Se complica la negociación salarial con los municipales

El Ejecutivo presentó este lunes una propuesta, que fue rechazada por la asamblea, porque no incluye un aumento en los sueldos. Anoche, desde el Gobierno indicaron que no hay posibilidades de dar una suba “en negro”. Hoy, un sector de los empleados seguirá en estado de asamblea.
El Gobierno municipal no logró ayer destrabar el conflicto con un sector de los trabajadores municipales que reclaman un aumento salarial.

El viceintendente Guillermo Caruso y el secretario de Economía, Andrés Abate, presentaron ayer por la mañana una propuesta a los representantes de los trabajadores, pero la asamblea rechazó la oferta porque no incluía una suba salarial.

En consecuencia, un sector de los trabajadores continuará hoy con el estado de asamblea permanente en áreas claves, como Obras y Servicios Públicos, y sólo funcionarán las guardias pasivas en los servicios.

La oferta oficial se presentó en la mesa salarial que se realizó ayer por la mañana. Según informaron desde el Ejecutivo, la propuesta contemplaba un diez por ciento de antigüedad para los empleados de la categoría más baja, que no cobran ese concepto.

Una bonificación para directores y jefes de área y también para choferes. Además un adicional para los empleados con título secundario. Aunque admitieron que no contemplaba un incremento salarial para todos los empleados.

En el Gobierno municipal no quieren otorgar un aumento “en negro” porque saben que será una complicación en las finanzas municipales para el futuro. Además, contradice lo que el intendente Roberto Cacault proclamó en campaña y apenas asumió. El jefe comunal se opuso desde el principio a otorgar incrementos no remunerativos como ocurrió en la gestión del ex intendente, Ricardo Alonso.

Desde el Ejecutivo recordaron que el acuerdo firmado en marzo pasado con los representantes de los trabajadores justamente “blanqueó” todas esas sumas en negro que pasaron a los sueldos básicos.

A eso se suma que la Municipalidad se quedó con 400.000 pesos mensuales tras la decisión del Gobierno provincial de recortar la ayuda extraordinaria que enviaba todos los meses al Municipio.

Ayer, Caruso y Abate estuvieron reunidos durante toda la tarde para tratar de elaborar una nueva oferta para presentar hoy a los representantes de los empleados, pero los números no cierran.

Hasta anoche no había una nueva oferta como para presentar.

Sigue el conflicto

La delegada de los municipales y dirigente de ATE María Martínez informó tras la reunión de ayer con el viceintendente y Abate, que la oferta no cumplió las expectativas de los trabajadores.

“Se presentaron con una propuesta que es más de lo mismo”, indicó. “Obviamente que hay malestar porque no presentaron una propuesta de aumento”, señaló Martínez.

Explicó que en ningún momento el Gobierno municipal ha discutido el reclamo de los 1200 pesos que pidieron de aumento para la categoría más baja. “Está bastante fea la situación”, resumió.

Martínez dijo que las medidas de fuerza continuarán hoy desde las 8 y que esperarán que desde el Gobierno los convoquen a una nueva reunión de mesa salarial, porque advirtió que pasaron a un cuarto intermedio ayer luego de que no pudieran alcanzar un acuerdo.

El intendente sigue de cerca las negociaciones, pero no participa de la mesa salarial. En el Gobierno advierten que no todos los empleados municipales están de acuerdo con la protesta. Aunque no saldrán a marcar esas diferencias.

Martínez, sin embargo, afirmó ayer que participaron muchos trabajadores de la asamblea “y hay bastante fuerza”.

Sostuvo que desde el Ejecutivo “llamaron para decir que están trabajando, pero que desde la Provincia no acceden”. Martínez recordó que “el gobernador (Jorge Sapag) se aumentó el sueldo tres veces”.

Comentá la nota