Se complica el objetivo del Gobierno de que los gremios afines acuerden aumentos del 25%

Se complica el objetivo del Gobierno de que los gremios afines acuerden aumentos del 25%
Los metalúrgicos de Caló insisten con un incremento cercano al 30%, en una sola cuota y el pago de adicionales. Desde la UOCRA también se mostraron firmen en no moderar sus pretensiones, distantes de la pauta oficial
Mientras al promediar la semana pasada en la Casa Rosada se entusiasmaban con la idea de sellar en breve las paritarias -hasta se habló de un acto el viernes pasado- con subas más bien cercanas al 25 por ciento en un puñado de sindicatos afines, hoy la realidad es otra.

El Gobierno está teniendo dificultades para que los gremios acepten el techo salarial que proyectó. La UOM y la UOCRA, los dos sindicatos industriales más importantes del país e integrantes de la CGT oficialista, insisten en reclamar en sus negociaciones con las patronales incrementos salariales del 30 por ciento.

"Debemos tener en cuenta la devaluación, la inflación y que aún quedan algunos nubarrones en el horizonte. Si queremos mantener el poder adquisitivo de los trabajadores no podemos firmar por menos", señalaron anoche en la UOCRA al diario Clarín.

El gremio que conduce Gerardo Martínez quiere un aumento del 30%, en un solo tramo, pese a que se hablaba que el dirigente no veía con malos ojos ponerle mesura al reclamo de los trabajadores y ajustar el sueldo acorde a las exigencias del Ejecutivo.

En la UOM también ratificaron su pedido. "Más no nos podemos agachar porque se nos vería la cola", señaló un jefe de los metalúrgicos en referencia a que menos del 30% no pueden exigir. El sindicato que lidera Antonio Caló pide ese porcentaje a pagarse en una una vez. También reclama dos sumas extras para compensar la inflación de los primeros tres meses del año.

En rigor, si bien el pedido de aumento para el salario más bajo de ese sector representa una suba del 26,5% en dos cuotas (un pago de 15% más otro de 10% acumulativo) en el sueldo promedio del trabajador - $8.000- la mejora llegará al 29,6 por ciento.

A ese porcentaje hay que adosarle el reclamo de un plus de $ 3.000 en tres pagos, $2.000 por la próxima paritaria y $1.000 para compensar el encarecimiento del costo de vida del primer trimestre de este año. "La inflación no es culpa de la patronal, pero tampoco nuestra", sostuvieron en la UOM.

Por el momento, los pedidos de la cúpula de la UOM sufren una gran distancia con lo ofrecido por las cámaras empresarias, que insistieron en las dos audiencias que ya tuvieron (mañana volverán a verse) en una recomposición salarial del 24 por ciento, en tres tramos.

Las empresas constructoras, por su parte, empezaron a negociar con el Gobierno la actualización monetaria de los contratos de las obras públicas. Hasta que no se resuelva esto, no se cerrará ka paritaria. "Esta semana, difícil. Es más probable que la semana próxima se pueda llegar a un acuerdo", estimaron en el gremio que lidera Gerardo Martínez.

En la Rosada también presionan a los estatales de UPCN, Obras Sanitarias, Bancarios y de Luz y Fuerza para que morigeren sus reclamos y firmen un aumento del 25 por ciento, pero tampoco esos sindicatos todavía se hicieron eco de la pauta oficial.

Comentá la nota