CONARPESA: LIBERARON LAS RUTAS, PERO EL CONFLICTO SIGUE LATENTE

CONARPESA: LIBERARON LAS RUTAS, PERO EL CONFLICTO SIGUE LATENTE

A los tres despidos originales que habían dado inicio al conflicto en Conarpesa, ayer la pesquera había redoblado la apuesta tras el bloqueo de las dos plantas de procesamiento de Madryn y Rawson, ordenando la cesantía de otros doce marineros y también la suspensión de la totalidad del personal de planta, hasta tanto se restableciera la actividad productiva.

Los accesos a Puerto Madryn estuvieron cortados por una durísima medida de fuerza llevada adelante por el SOMU, cortando las rutas 3 y 1, las dos vías que comunican a la ciudad del golfo con el resto de la provincia. La medida causó un gran malestar entre los automovilistas afectados por el corte, pero también sobre amplios sectores de la comunidad que se veían alcanzados en forma indirecta.

En las jornadas del miércoles y jueves, la ciudad de Puerto Madryn se vio fuertemente afectada por los cortes de ruta que impidieron el tránsito normal no sólo de los chubutenses sino también de los turistas que se encuentran vacacionando y que buscan trasladarse para conocer los distintos atractivos turísticos que ofrece la Comarca Península Valdés.

Repudio del Gobierno

Al respecto, el secretario de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, Carlos Zonza Nigro, repudió la actitud de los manifestantes que “están afectando seriamente al sector turístico” y los convocó a deponer la actitud que “tanto mal le hace a una comunidad que genera recursos genuinos con el turismo y fuentes de empleo con el esfuerzo del sector privado y del sector público desde donde permanentemente estamos generando propuestas, obras y acciones de promoción para que lleguen turistas”.

Así también, el funcionario provincial afirmó que “independientemente de qué están reclamando y quiénes son los que cortan las rutas, lo cierto es que se ha tomado al corte como una metodología constante, afectando los derechos de toda una comunidad de desplazarse libremente y de generar movimiento en la economía”. Y agregó: “Estos dos días de cortes se dieron en días en que llegaron miles de turistas extranjeros en dos cruceros, lo que significa un gran perjuicio para todos”.

Retrotraer las medidas

La Secretaría de Trabajo de la Provincia del Chubut dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto en Conarpesa, por el cual manifestantes enrolados dentro del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), reclaman la reincorporación de empleados que fueron despedidos de la empresa. Esta medida implica retrotraer la situación al estado anterior al inicio del conflicto, lo cual implicaría dejar sin efecto los despidos y suspensiones y el levantamiento del corte de ruta.

“Esperamos que ahora como corresponde, las dos partes se atengan a lo que dice la ley y cumplan con sus obligaciones, que son por un lado retrotraer los despidos y las suspensiones, tanto para el SOMU como para el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA) por parte de la empresa, y que los empleados que quieran gozar de la cobertura que les da la conciliación obligatoria, abandonen toda medida de fuerza. En caso contrario, las partes que están metidas dentro de la conciliación, están expuestas a una sanción”, expresó Ruffa.

En referencia a las medidas adoptadas por los manifestantes, el secretario de Trabajo indicó que “no nos parece razonable que ante cualquier conflicto se estén utilizando métodos que perjudican a toda la población”.

Asimismo, el presidente de Conarpesa, Fernando Álvarez Castellano, habría anunciado que “no hay ninguna posibilidad de negociar nada mientras haya cortes de ruta, las plantas estén bloqueadas, y no nos dejen descargar el langostino de los barcos en Rawson”.

“No me siento a negociar con nadie, por más que me lo pida el Gobierno, hasta que levanten las medidas de fuerza. No importa si pasa una semana o diez años, a mí no me van a venir a extorsionar a esta altura de mi vida”, sostuvo el ejecutivo.

“No voy a permitir que tres o más trabajadores de mi empresa sean los cabecillas de una protesta que le provocó el perjuicio de tener que tirar a la basura cinco mil cajones de langostino. Ante eso, Conarpesa no se queda de brazos cruzados, actúa en consecuencia y fue cuando resolvimos el despido de tres marineros con justa causa”, explicó Álvarez Castellano al dar cuenta de los orígenes del conflicto en diciembre del año pasado.

Después vinieron las audiencias, la conciliación “y para dar por terminado el conflicto y superar definitivamente la situación les propusimos un acuerdo económico desvinculatorio, pero lo rechazaron. Al parecer pretenden que les financie esta movida, pero no lo van a lograr”, les dijo en alusión a los despedidos. Precisó que uno de ellos “en los últimos tres años tiene más de 400 faltas por certificados médicos por supuestos accidentes laborales. Con esos antecedentes y los perjuicios provocados a la empresa por el bloqueo de camiones con materia prima, no hay marcha atrás, esas tres personas no volverán a ser trabajadores de Conarpesa, nunca”, dijo tajante.

Personal suspendido

En cuanto a los telegramas enviados al personal de planta, contratados, eventuales y efectivos, sostuvo que “rescindimos el vínculo laboral temporalmente por diez días prorrogables a otros periodos iguales, hasta tanto nos dejan trabajar. Tres personas son las que impiden trabajar a 400 empleados. Tres marineros despedidos le harán cobrar menos este mes a 400 trabajadores porque no hay producción para procesar, y cada día que pase será un día menos trabajado para esa gente”, sugirió al sostener la posición oficial de la empresa.

No obstante, aclaró que “no tenemos ningún conflicto con el personal del STIA, la cuestión se circunscribe a tres marineros del SOMU, allí está el origen de la situación. Los telegramas de suspensión a la gente de planta es temporal, ni bien se liberan las plantas y entra el pescado, todos vuelven a trabajar normalmente”.

Audiencia del lunes

El lunes a las 10 de la mañana habrá una audiencia de conciliación, pero en este caso es por los recientes despidos y suspensiones, no así por los tres despidos de diciembre ya que por esa situación las partes fueron liberadas.

Los marineros que fueron echados en diciembre anticiparon que en caso de no retrotraerse también sus despidos y de no haber una solución, volverán a manifestarse en las rutas la semana próxima. El conflicto no está solucionado, sino que volvió a su punto inicial.

Comentá la nota