SIN CONCILIACIÓN EN UNA NUEVA AUDIENCIA: "Esta conducción municipal ha faltado siempre a la palabra"

SIN CONCILIACIÓN EN UNA NUEVA AUDIENCIA: "Esta conducción municipal ha faltado siempre a la palabra"
Fue Rubén Rodríguez, secretario General del SOEMPA, quien lo expresó luego de que no se llegara a ningún acuerdo en la audiencia que tuvo lugar por la mañana en la delegación local del Ministerio de Trabajo, ante el incumplimiento del Ejecutivo en la entrega de ropa de trabajo a sus empleados. El dirigente advirtió que si los trabajadores se niegan a realizar sus tareas, están respaldados legalmente. Del intendente Inza sostuvo que "cree que vive en el pueblo de las maravillas" y aseguró que el gremio no da más concesiones.
AUDIENCIA SIN CONCILIACIÓN

"El SOEMPA no le da más concesiones al Ejecutivo comunal"

Lo dijo el secretario General de ese gremio, Rubén Rodríguez, luego de la audiencia que mantuvieron con el Ejecutivo en la delegación local del Ministerio de Trabajo, por la denuncia que a principios de este mes hizo por la falta de entrega de la ropa de trabajo. No hubo acercamiento de las partes, ya que desde el municipio no se presentaron con una fecha concreta para cumplir con esa obligación y el sindicato decidió no dar más tiempos. En duros términos, el dirigente se refirió al intendente Inza y su gestión: "Esta conducción municipal ha faltado siempre a la palabra, ha incumplido todas las actas, no ha tomado nota de los pedidos y recomendaciones que constantemente hemos realizado".

Ayer por la mañana se realizó la audiencia conciliatoria entre el Departamento Ejecutivo y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Azul (SOEMPA), convocada por la delegación local del Ministerio de Trabajo ante la denuncia que a principios de este mes realizó ese gremio por el incumplimiento del Ejecutivo en la entrega de la ropa de trabajo a los empleados municipales.

En la audiencia no lograron acercar posiciones ya que la comuna no llevó una fecha precisa para otorgar los equipos y el gremio no aceptó dar más tiempo.

Representando a la comuna se hizo presente el subsecretario de Legal y Técnica Emanuel Barrionuevo; mientras que por el sindicato lo hicieron el secretario General Rubén Rodríguez, Marcela Milutinovic y Sergio Pacheco, ambos como integrantes de la comisión directiva.

Sin más concesiones

Al término de la audiencia, Rodríguez habló con este diario y señaló que "como todos los años, lamentablemente, tenemos que recurrir al Ministerio de Trabajo para que entreguen la ropa de trabajo".

Recordó que para no llegar a la instancia del Ministerio, el sindicato previamente elevó una nota al Ejecutivo "pero nunca nos respondieron".

Por eso ayer, las partes se encontraron en la delegación local. Al respecto, el sindicalista comentó que "Barrionuevo fue con un expediente administrativo en el que consta el decreto firmado en febrero por el intendente para que todas las áreas pidan el talle de la ropa y la cantidad. Lo mostró como algo positivo, remarcando que era una decisión política del intendente de entregar la ropa a todos".

A esto, desde el gremio le advirtieron que "no es una decisión del intendente sino una obligación que tiene el jefe comunal", lo cual consta en el acta firmada ayer.

Es más, consignó que "los expedientes no nos garantizan la entrega efectiva de la ropa y, además, el expediente que mostró ni siquiera estaba completo porque no tiene el recuento final de todas las áreas por cantidad y demás. La realidad es que no tenemos la ropa y eso nos preocupa".

En este contexto, el Ejecutivo propuso realizar una reunión con el gremio dentro de 15 días para determinar las áreas que deberían tener prioridad en la entrega, cosa que el SOEMPA no aceptó.

Sobre esto, Rodríguez explicó que si bien es verdad que siempre priorizaron las áreas que trabajan en la calle porque son las que están más expuestas, ahora no pueden hacerlo "porque el año pasado al empleado administrativo no se le entregó la ropa. De esta manera, no podemos tomar la decisión que sigan esperando porque sería demasiado injusto".

Lo que quedó plasmado en el acta es que "el SOEMPA no le da más concesiones, por lo tanto hoy los empleados que no quieran trabajar porque no tienen la ropa correspondiente, pueden no trabajar y el sindicato los va a respaldar".

"Esta conducción municipal ha faltado siempre a la palabra"

Volviendo a la reunión que quiere hacer el Ejecutivo, remarcó que sería recién dentro de 15 días, por lo que, teniendo en cuenta el expediente incompleto en el que ni siquiera está la orden de compra, "nos va a llevar dos meses más tener la ropa".

Consultado si el sindicato puede accionar de alguna otra manera, Rodríguez señaló que "si el empleado no quiere trabajar hasta que no le entreguen la ropa, está amparado legalmente porque es una obligación legal del Estado entregarla".

Unido a esto, marcó que el miércoles el intendente presentó nueve motoguadañas y dos motosierras que adquirió el municipio "pero bueno sería que le entregue la ropa, porque sin ella no pueden usar esas máquinas".

Por todo esto, sostuvo que "el SOEMPA no le da más concesiones al Ejecutivo comunal porque no ha manifestado ninguna voluntad de trabajar en conjunto".

Añadió que "nosotros siempre hemos terminado dándole plazo al Ejecutivo, pero a esta conducción municipal no porque ha faltado siempre a la palabra, ha incumplido todas las actas, no ha tomado nota de los pedidos y recomendaciones que constantemente hemos realizado".

"En el pueblo de las maravillas"

En otro tramo de la nota con este diario, el dirigente entendió que la administración Inza "tiene una estrategia de gobierno que cree que pueden desconocer a los sindicatos. Hablan de justicia social, de derechos humanos, pero van a contramano de todo eso porque ni siquiera tiene como corresponde a sus empleados".

Remarcó que "entraron a la administración creyendo que tenían potestad absoluta en todo, con un desconocimiento total a lo que es la administración pública y lo total falta de respeto a las leyes. Por eso nosotros hemos tenido tanto distanciamiento".

Distanciamiento que se plasma también en el hecho que sólo una vez se reunieron con el jefe comunal. Fue a los pocos días de asumir Inza y en un encuentro de presentación.

Respecto a esto, Rodríguez advirtió que "el intendente quiere vender una imagen como de un ser superior que no se puede sentar con los sindicatos o con cualquier otra institución intermedia" y comentó que el miércoles cuando el jefe comunal fue a la Secretaría de Obras Públicas "entró por el pasillo y no saludó a nadie. Fue a una reunión y después se fue de la misma manera".

Entendió que esa actitud "es la que le hace vivir en el pueblo de las maravillas que cree que vive. La ciudad es un caos y en su discurso reafirma que vamos bien, mejor y por más cosas que lamentablemente la gran mayoría de los vecinos de Azul no vemos".

Consultado si pueden llegar a tomar alguna medida de fuerza, dijo que "al Ejecutivo le venimos advirtiendo que con nosotros no arreglaron sueldos, la relación sigue siendo pésima, no se trabaja en mejorar nada para el empleado, no nos entregan la ropa y se siguen sumando cosas. Nosotros estamos esperando la participación de los empleados, si ellos deciden tomar medidas de fuerza, la vamos a hacer".

Aseguró por último que estas situaciones llevan a que el SOEMPA esté en estado de alerta.

CONTRATOS DE PERSONAL Y PLANTA PERMANENTE

Rubén Rodríguez comentó ayer al dialogar con este diario, que la semana pasada le enviaron un expediente al municipio "por los contratos de personal que este Departamento Ejecutivo hizo y los pases a planta permanente".

Sobre esto advirtió que "hubo irregularidades. La ley es muy clara para aquellos que acceden a la administración pública: deben hacerlo en la escala inferior de cualquier categoría. Sin embargo, ingresó personal con la máxima categoría, privilegiándolos sobre el resto de trabajadores".

El tema no queda ahí, ya que el dirigente apuntó que "eso que hoy es un beneficio para esos trabajadores privilegiados, a la larga puede ser un perjuicio porque no tienen garantizada la estabilidad laboral".

En ese sentido, explicó que "si alguien entró mal, pierde la estabilidad. Así que si mañana entra otra administración, le puede bajar sus contratos legalmente. Por eso, le advertimos a Inza que esos beneficios para sus cercanos políticos, a la larga van a ser un problema".

En lo que hace al pase a planta permanente de los trabajadores, indicó que "por ley pasan los que tienen 5 años de antigüedad. Sin embargo, tomaron gente que fue directamente a planta permanente".

No dejó de mencionar que todo esto se da en un contexto en el que el municipio hay "una planta política sobredimensionada".

Comentá la nota