La conciliación obligatoria permite que la flota fresquera pueda reanudar sus tareas

El Simape acató la disposición ministerial pero mantiene posiciones. Es improbable que ahora la asamblea apruebe medidas de fuerza ya que la conciliación estableció de dos a tres semanas de negociación para tratar el reclamo de aumento salarial.
La medida de fuerza implementada desde el 1 de abril provocó que más de 60 de las 80 embarcaciones fresqueras con asiento en la ciudad quedaran amarradas en el puerto.

El Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) acató la conciliación obligatoria dispuesta en la noche de este martes por el Ministerio de Trabajo de la Nación, permitiendo que desde ayer los buques fresqueros de altura que permanecían amarrados al puerto local tengan la posibilidad de reiniciar sus actividades. "Hemos acatado la conciliación en nuestra condición de sindicato con personería gremial porque a nosotros no nos interesa el conflicto sino lograr un aumento salarial", le dijo a LA CAPITAL el secretario adjunto del Simape, Pablo Trueba.

El dirigente aseguró tener la "esperanza" de que la medida de la cartera laboral -que se extenderá por un plazo inicial de 15 días- "sirva para tener una negociación seria" con la parte empresaria y alcanzar un acuerdo que permita recomponer los sueldos de los marineros de la flota fresquera.

La conciliación obligatoria dictada el martes obligó al Simape a ponerle fin a la medida de fuerza que había puesto en práctica el 1 de abril, consistente en impedir la salida de las embarcaciones que progresivamente fueran llegando al puerto local. El objetivo era el de mantener en tierra a la mayor cantidad de afiliados posible para reunirlos en una asamblea y discutir allí cuál sería la postura del gremio que lidera Juan Domingo Novero frente a la negociación salarial. Trueba explicó que pese a que los trabajadores ya están "en libertad de acción" para embarcarse la asamblea igualmente se llevará a cabo mañana a las 11 para evaluar los pasos a seguir "con quienes estén" y con aquellos afiliados con los que la dirigencia sindical todavía no mantuvo algún tipo de diálogo. "Mucha gente vino hoy (por ayer) al sindicato para informarse sobre lo que implicaba la conciliación y todos valoraron positivamente el hecho de que se la haya acatado tal como lo dispone la ley. Ahora lo más importante es lograr un aumento salarial más allá del conflicto", destacó.

Lo cierto es que la medida de fuerza implementada desde el 1 de abril provocó que más de 60 de las 80 embarcaciones fresqueras con asiento en la ciudad quedaran amarradas al puerto local. Si bien con el dictado de la conciliación todas ellas podrán zarpar, en realidad podrían transcurrir varios días hasta que la mayoría esté en condiciones de regresar a altamar.

Por eso se especula con que la asamblea convocada para el viernes llegue a reunir a un significativo número de marineros.

Esperan ser convocados

En tanto que el sindicato así como las cámaras empresariales aguardan a que ahora el Ministerio realice una convocatoria para reunirlos e iniciar así un diálogo formal ya que la audiencia que había sido programada para hoy en la sede local del Ministerio quedó sin efecto. "Ahora arrancamos desde cero aunque ratificamos nuestra postura, mientras que los empresarios no nos han hecho ninguna propuesta", dijo Trueba. Según el sindicalista hasta el momento las conversaciones con las cámaras estuvieron signadas por "evasivas" por lo que consideró "valiosa" la intervención del Ministerio para llegar a un acuerdo.

En tanto que fuentes del sector empresario también se mostraron conformes con la decisión de la cartera laboral y de la Subsecretaría de Pesca de la Nación de haber tomado cartas en el asunto para descomprimir el conflicto y poner paños fríos en un sector que en los últimos meses viene mostrando signos cada vez más preocupantes de desaceleración en su actividad por la retracción en sus ventas y la suba de costos de producción.

Comentá la nota