Condenan al sindicato de Camioneros

Condenan al sindicato de Camioneros
El gremio y su jefe de prensa deberán pagarle al ex dirigente del PST, Carlos Petroni, 40 mil pesos más ajustes.

El sindicato de Camioneros y su jefe de prensa, Carlos Enrique Altamirano, fueron condenados por denostar públicamente a un militante trotskista que denunció públicamente y en dos juicios por violaciones a los Derechos Humanos, supuestos vínculos de Hugo Moyano con la ultraderecha peronista de los años '70, representada por la temible Triple A, que encabezaba José López Rega.

El juez de primera instancia Eduardo Alejandro Caruso dispuso la condena, por 40 mil pesos más ajustes, a favor de Carlos Enrique Petroni, el hombre que desde hace casi una década sostiene que Moyano estuvo vinculado en su juventud en Mar del Plata con el ala más reaccionaria del sindicalismo peronista.

En 2011, Moyano estuvo a un paso de comparecer como acusado de los delitos de "calumnias e injurias" en un juicio oral y público, pero la causa terminó prescribiendo. El 22 de noviembre de aquel año el líder sindical camionero debía comparecer ante un tribunal unipersonal encabezado por el juez en lo correccional Raúl García, pero un coimputado por el mismo delito que Moyano presentó un certificado médico aduciendo que por siete días no podría asistir a las audiencias. Por el paso del tiempo, el expediente quedó prescripto un día más tarde, el 23 de noviembre.

Carlos Enrique Petroni es un ex dirigente del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) en la década del '70 que –según reconoció ante la Justicia–"promediando la década del '60 abrazó la ideología marxista y en los albores de los '70 adoptó la tendencia trotskista". Esa postura ideológica lo enfrentó histórica e irreconciliablemente con Moyano.

Tanto ante el juez federal Norberto Oyarbide como en los "juicios por la verdad", Petroni relacionó al camionero con dos agrupaciones vinculadas con la organización paramilitar de ultraderecha: la Concentración Nacional Universitaria Peronista (CNU) y la Juventud Sindical Peronista (JSP). "En todo este proceso, los integrantes de este grupo (CNU y JSP) mantuvieron una estrecha amistad y colaboración política con el entonces secretario general del gremio de camioneros local, en 1972, y luego secretario general de la CGT local, entre 1976-1983, que incluso llegó a la conformación de organizaciones políticas conjuntas con Hugo Moyano, actual secretario general de la CGT".

En 2008, un hermano de Petroni, Fernando Héctor, firmó una solicitada publicada en el diario Clarín desmintiendo tales supuestos vínculos. Y Moyano, durante un seminario en la Biblioteca Nacional para negar sus supuestos vínculos que la Triple A, sostuvo: "El hermano dijo que el testigo está enfermo, así que no se puede tener en cuenta lo que dijo."

Esa es la causa penal que terminó prescripta. Pero la situación desembocó en un expediente civil, que se potenció cuando trascendió que la justicia de Suiza investigaba a Moyano por presunto lavado de dinero. Según se lee en el expediente, "el Sindicato de Choferes de Camiones como reacción a un exhorto remitido desde Suiza instruyendo una presunta comisión de lavado de dinero contra Hugo Moyano y su hijo Pablo, llamó a un paro general para el 21 de marzo de 2011". En ese contexto, el vocero del gremio Altamirano "expuso ante los medios de comunicación acerca de una pretendida campaña antimoyanista, enumerando entre otras causas la iniciada por él, atribuyéndole formar parte de un plan para perseguir criminal y socialmente a Moyano".

Petroni remitió a Altamirano la carta documento Nº 12094805, del 1 de abril de 2011, "intimándolo a rectificarse y retractarse públicamente de las injurias conferidas contra su persona. Y ante la falta de respuesta dice que se vio obligado a remitirle, el 2 de mayo de 2011, una segunda bajo el Nº 12094808, y a iniciar la presente acción por daños y perjuicios" ya que había sido llamado públicamente "mentiroso", "mitómano", "enfermo".

"Se habló de Moyano con la Triple A, el mitómano de Petroni que su propio hermano lo sale a denunciar que es un enfermo que miente que le dan dos pesos con cincuenta y sale a hablar cualquier cosa. Jamás se comprobó nada", dijo explícitamente Altamirano en un programa de TV.

"Expresiones, sin duda, disvaliosas tanto individual como socialmente", consideró el juez civil. "Máxime teniendo en cuenta que las declaraciones en virtud de las cuales el demandado calificaba al accionante de mentiroso (que vinculaban a Hugo Moyano con la Triple A), habían sido vertidas por este en el contexto de una causa judicial, pudiendo la imputación injuriosa acarrearle, a más de la desacreditación ante la sociedad, eventuales consecuencias de índole penal", añadió. "Así, teniendo presente la intensidad de los afectos heridos, el medio utilizado para verter las expresiones calumniosas e injuriosas (canal televisivo en un horario de alta audiencia) y la afectación del honor en su dimensión no sólo individual sino sobre todo en la social que las mismas importaron, se habrá de acceder al reclamo formulado por este concepto por la suma de 40 mil pesos", resume el fallo del juez Caruso.

Comentá la nota