La CGT condiciona una foto con Macri a que haya respuestas a sus reclamos

La CGT condiciona una foto con Macri a que haya respuestas a sus reclamos

Comparten la apuesta por el diálogo, pero exigen al Gobierno medidas concretas para resolver la inflación y el deterioro del empleo. Postergan definición de un paro general

La flamante conducción de la CGT ya ratificó su decisión de no avanzar con una ofensiva de confrontación con el Gobierno en el corto plazo. Pero en las últimas horas también envió otro mensaje contundente a la Casa Rosada: solo participará en una posible concertación social convocada por el presidente Mauricio Macri si desde el Ejecutivo ofrecen respuesta concretas a su principal agenda de reclamos. "Compartimos la necesidad de revitalizar el diálogo y estamos dispuestos a conversar, pero si es sólo para una foto mejor que ni nos llamen", advirtieron ayer desde la nueva central reunificada.

En la CGT esperan por medidas concretas que den respuesta a sus planteos para contener la inflación, rediscutir la suba de tarifas, apurar los cambios en Ganancias y contener el deterioro del empleo, entre otras cuestiones. Para ello, este mediodía le harán llegar al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, un pedido formal para un encuentro al que también esperan sumar a los ministros de Economía, Alfonso Prat Gay; de Salud, Jorge Lemus; y de Producción, Francisco Cabrera. En la cúpula cegetista esperan avanzar en ese marco con cuestiones específicas sobre sus reclamos, para después si reunirse eventualmente con Macri. "Sin agenda ya acordada con los ministros no sirve de nada ver a Macri, es solo un encuentro protocolar", remarcaron desde el flamante triunvirato de conducción de la entidad.

Sin embargo, en la central también tomaron distancia de las versiones acerca de un supuesto compromiso del camionero Hugo Moyano con el jefe de Estado, en el marco del almuerzo a solas que compartieron el miércoles pasado en Olivos, para garantizar un escenario de paz social hasta fin de año. "Eso no existe", remarcaron desde el moyanismo y, si bien ratificaron que mantendrán una actitud de "prudencia y mesura", advirtieron que "si no hay respuestas, habrá paro, es indudable".

La intención de la cúpula cegetista de rechazar cualquier estrategia de confrontación en lo imediato también apunta a tomar distancia de la ofensiva política del kirchnerismo contra el Gobierno. "No vamos a ser parte del microclima que promueven sectores K que se quieren llevar puesto al Gobierno", enfatizó un dirigente. Y otro agregó: "No seremos cola de nadie. Tenemos que actuar con mesura porque hay mucha efervescencia en las calles".

También el secretario adjunto de la central, Andrés Rodríguez (Upcn), insistió ayer en que "el paro no debe ser visto como algo milagroso que soluciona todo" y, tras sostener que la entidad tiene "la obligación de defender los derechos de los trabajadores", sostuvo que la decisión de la nueva conducción es "privilegiar la vía de la negociación". Con esa definición de fondo, esta semana se volverá a reunir la "mesa chica" cegetista, con la presencia de Moyano y el gastronómico Luis Barrionuevo, para consensuar los lineamientos centrales que llevarán al encuentro con los ministros del Ejecutivo.

Comentá la nota