Un conflicto que se agrava: No hubo diálogo y hoy tampoco hay subtes durante todo el día

Los metrodelegados, que habían paralizado el servicio durante el fin de semana, decidieron ayer extender 24 horas la huelga. Reclaman la reapertura de la paritaria y acusan a la Ciudad y Metrovías.
Otra vez, los 900.000 usuarios que usan a diario las seis líneas y el Premetro porteño se quedarán sin ese transporte por un paro gremial. Disgustados por la falta de respuesta a la huelga que llevaron adelante todo el fin de semana, los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) decidieron anoche extender 24 horas más la medida de fuerza que empezaron el viernes y así presionar más duro para conseguir una suba salarial del 28% y “mejores condiciones de trabajo”. Pese a que habían aclarado que su intención era “llamar la atención” durante el fin de semana para no afectar a los pasajeros, los metrodelegados pararán el subte en un día que se mueve mucha gente y recién esta noche harán otra asamblea para decidir los pasos a seguir. La puja se da en medio del conflicto político que enfrenta a la Nación con la Ciudad y que tiene como eje el traspaso de los subterráneos .

Anoche, los representantes de la AGTSyP dieron una conferencia de prensa para anunciar la medida y para quejarse por la “falta de respuestas” de la empresa Metrovías (concesionaria del servicio) y de la Ciudad ante el paro que iniciaron el viernes a última hora. Roberto Pianelli, secretario general del gremio, habló de una “medida de autodefensa” ante la ausencia de una decisión política que resuelva el conflicto y le apuntó al Gobierno porteño por no estar dispuesto a encarar la negociación salarial. “Nos da vergüenza tener que llegar a esta instancia, pero no sabemos de qué manera hacer entender que si no resolvemos esto no va a haber subtes, no nos dejan otra alternativa”, advirtió. Su par, Néstor Segovia, agregó que no van “a retroceder ni un centímetro” en su reclamo. “Esto se destraba en una mesa de negociación con la empresa y los funcionarios que correspondan”, señaló.

La paritaria para los trabajadores del subte debía reabrirse el jueves. Pero el Ministerio de Trabajo, que la había convocado en mayo, dijo que debía ser convocada por la Ciudad.

Por eso, en el medio de la disputa por el traspaso del subte, los metrodelegados apuntaron contra Subterráneos de Buenos Aires (SBASE, la empresa del Gobierno porteño que se encarga de las obras en el subte). “Si Juan Pablo Piccardo es el presidente de SBASE tendría que preocuparse por esto. Pero por lo visto no le importan los usuarios”, comentó Segovia. Y agregó: “Les pedimos disculpas a los pasajeros, pero los culpables son otros, no los trabajadores . Si nos llaman vamos a levantar la medida, confiamos que van a recapacitar”. En la misma mesa, los sindicalistas también buscaron diferenciarse de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), con quienes están enfrentados. “La UTA es parte del pasado”, dijeron. El gremio había llamado a un paro desde hoy hasta el miércoles pero el viernes lo levantó y dejó más expuestos en sus reclamos a los metrodelegados.

Desde Metrovías (del grupo Roggio, al que el Gobierno nacional le dio el manejo del tren Sarmiento) salieron a aclarar que la empresa opera con una deuda acumulada de $ 200 millones y que no sabe si puede hacerse cargo del pago de los sueldos.

Con la tensión en aumento entre Nación y Ciudad, ayer el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, fijó la postura de la Rosada: “Mauricio Macri es el que tiene que cumplir con la ley y hacerse cargo del subte”.

Comentá la nota