Conflicto en la Caja: Denuncias penales cruzadas entre La Bancaria y Cortalezzi

Conflicto en la Caja: Denuncias penales cruzadas entre La Bancaria y Cortalezzi
Fue tras los graves incidentes registrados el jueves en la zona de la plaza Independencia. El Interventor de la entidad crediticia estatal denunció a los dirigentes bancarios por “privación ilegítima de la libertad y amenazas de muerte”. Desde el gremio demandaron al funcionario por “instigación a cometer delitos”.
El prolongado conflicto que mantienen la Asociación Bancaria y la conducción de la Caja Popular de Ahorros (CPA) tuvo una escalada de violencia el último jueves, cuando se produjeron graves incidentes, que terminaron recalando en la Justicia, con demandas cruzadas entre las partes.

El interventor de la entidad crediticia estatal, Armando “Cacho” Cortalezzi, presentó ayer una denuncia penal por "privación ilegítima de la libertad, lesiones, amenazas de muerte, calumnias e injurias" contra los dirigentes del gremio bancario, con su titular, Eduardo Bourlé, a la cabeza.

En tanto, desde la AB denunciaron el mismo jueves al funcionario en la fiscalía de turno, responsabilizándolo por las lesiones que sufrieron miembros del gremio ese día cuando repartían panfletos contra Cortalezzi frente a la plaza Independencia y fueron violentamente atacados, según aseguraron, por unos 40 hombres que responderían al Gobierno. Luego de ese incidente, al que la Bancaria calificó como "una patoteada", dirigentes y trabajadores, que rápidamente se hicieron presentes en el lugar, increparon a Cortalezzi, quien estaba junto a su hijo a pocos metros de allí, en un bar de 25 de Mayo y Mendoza, donde tuvo que permanecer refugiado durante más de tres horas.

Qué dice Cortalezzi

"Fui atacado por esta gente, que me andaba siguiendo y me hizo una emboscada, porque de otra manera no se puede entender cómo un día feriado, Jueves Santo, sin actividad bancaria ni en la Caja, en15 minutos aparezca el gremio en su totalidad, con camionetas, afiches, huevos, megáfonos y cámaras, para insultarme cuando estaba con mi hijo de 10 años desayunando en un bar", explicó Cortalezzi a EL SIGLO.

El interventor de la CPA aseguró desconocer el incidente previo, en el que dos jóvenes ex empleados de la institución vinculados al gremio fueron salvajemente golpeados, según la denuncia policial, por gente que le respondería a él. "No conozco qué es lo que pasó y no sabía nada de ese supuesto incidente o ataque hasta que pude salir del bar y enterarme por la prensa. Nunca se me ocurriría contratar gente para que provoque una pelea estando yo en la zona con mi hijito de 10 años”, afirmó Cortalezzi.

El legislador en uso de licencia aseguró que el jueves por la mañana había concurrido al centro a comprarle un par de botines a su hijo y que estaban juntos en el bar "Café 25" cuando aparecieron los sindicalistas. "Llegaron con megáfonos y comenzaron a insultarnos y amenazarnos, a tirar huevos, a gritar que me iban a matar, que me cuide. Los demás clientes se fueron y quedamos prácticamente solos con mi hijo, que estaba asustado y lloraba. Pasó como una hora, hasta que pude mandarlo con una persona para que lo lleve con su madre. Un médico lo tuvo que revisar por un ataque de nervios", relató el funcionario. Según Cortalezzi, recién pudo salir del bar "como a las 15.30, porque ni con la Policía desistían en su actitud amenazante, y los propios agentes me pedían que me quede, porque si salía me iban a golpear".

Frente a la situación descripta, el interventor de la CPA confirmó a este diario que presentó contra los bancarios una "denuncia penal por privación ilegitima de la libertad, amenazas de muerte, calumnias e injurias. Tanto por los gritos de que me iban a matar como por los panfletos difamatorios que entregaron", acotó. Por último, dijo que no está dispuesto "a dar un paso al costado, que es lo que ellos quieren, porque están acostumbrados a utilizar estos métodos para sacar funcionarios y hacerlos abandonar. Los de la Bancaria quieren que me vaya para volver a manejar la Caja a su antojo y por conveniencia económica personal, para darle a un empleado que era chofer 16 mil pesos en concepto de horas extra”, lanzó.

La denuncia de La Bancaria

La AB, con el patrocinio del abogado Gustavo Morales, denunció el jueves a Cortalezzi por "instigación a cometer delitos". Según explicó a nuestro diario el letrado, "se pudo constatar que ese día el interventor de la CPA llamó desde su celular, entre las 11.00 y las 11.15, a una patota que le responde y que integran aproximadamente 40 personas para que golpeen a los 10 empleados de la bancaria que repartían impresiones de una nota publicada en la prensa".

Según Morales, como consecuencia del ataque "los trabajadores de la AB Héctor Díaz y Jorge Garay sufrieron graves lesiones; al primero le quebraron el tabique y el otro chico tiene severos hematomas en todo el cuerpo, lo que los dejará sin trabajar por más de 30 días", detalló.

Al abogado sostuvo que "de no haber sido por la gente que pasaba por ahí la patoteada (sic) podría haber terminado de la peor manera, ante la pasividad total de la guardia policial de la Casa de Gobierno, que no solo no movió un dedo, sino que además fue la que le señaló a esta patota la presencia de estos chicos que repartían volantes. Cuando les pegaban en el suelo a estos chicos les decían: 'esto es para que aprendan que no se tienen que meter con Cacho Cortalezzi', lo que confirma quién instigó el ataque", sentenció.

Desde la oposición responsabilizan a Alperovich por la escalada de violencia

El senador nacional radical José Cano manifestó que "los tucumanos asistimos azorados a los hechos que tienen como protagonistas principales al interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA) y al Gobierno que debe asegurar la seguridad de todos los ciudadanos", en alusión a los incidentes del último jueves (nota central).

El opositor sostuvo que "las agresiones a trabajadores bancarios que repartían volantes en el centro de la ciudad son una muestra más de la intolerancia del alperovismo para quienes piensan distinto. No es la primera vez que quienes manifiestan en contra del gobernador son agredidos impunemente. Ya lo padecieron los trabajadores de la salud y Alberto Lebbos. Ahora le tocó el turno de la Asociación Bancaria en una secuencia que debe ser condenada con firmeza", reclamó.

Según Cano, "Armando Cortalezzi demostró que no está a la altura del cargo que detenta. Un funcionario del Poder Ejecutivo no puede calificar de patoteros de poca monta a dirigentes sindicales. Quizás base sus afirmaciones en el conocimiento que tiene de la mano obra de calificada con la que patotea a quienes piensan distintos. Su accionar provocativo fomenta la violencia e impide la resolución de los conflictos por vías racionales. Actúa como un hampón y no como un funcionario público", espetó el parlamentario. Para el titular del bloque de senadores de la UCR "las cámaras de seguridad con las que el Gobierno controla lo que sucede en el centro de la ciudad pueden dar luz sobre los hechos sucedidos el jueves santo. Exigimos al gobernador José Alperovich que castigue a los responsables de la violencia incentivada y amparada desde la sede del Poder Ejecutivo. Lo hacemos responsable de poner fin a esta escalada de violencia que no merecemos tucumanos y que está amparada desde el Estado", advirtió Cano.

En tanto, desde el Frente Amplio Progresista repudiaron las agresiones sufridas por los bancarios que el jueves repartían folletos contra Cortalezzi en el microcentro. "Frente a los aberrantes hechos protagonizados en el día de ayer, cuando personas de civil descendieron de autos sin patente, y junto a otras que salieron intempestivamente del Palacio Gubernamental; agredieron impunemente a empleados de la CPA que se manifestaban denunciando 60 despidos en la institución, todo ante la mirada complaciente de la guardia de Casa de Gobierno; desde el Frente Amplio Progresista nos preguntamos ¿Si estos personajes actúan así a metros del Palacio de Gobierno y las cámaras de seguridad no registran nada, qué seguridad puede esperar la sociedad tucumana? Una verdadera vergüenza que el Gobierno, con José Alperovich a la cabeza, deben dar repuesta urgente", expresaron los dirigentes Federico Masso, Rodolfo Succar, Oscar Gramajo y Rodolfo Burgos. Los opositores apuntaron que "este tipo de hechos instalan la impunidad y la inseguridad a la altura de políticas de Estado, y sería muy grave para la protección de la ciudadanía que en las próximas horas, la Justicia y las autoridades del Ministerio de Seguridad en la Provincia, usando la tecnología y todas las herramientas de que disponen; no identificaran a los responsables de la agresión y no esclarecieran la actitud de los efectivos policiales".

Comentá la nota