Un conflicto en una fábrica mantiene paralizado el polo químico de Zárate

Un conflicto en una fábrica mantiene paralizado el polo químico de Zárate

La firma TFL presentó un procedimiento de crisis; el sindicato declaró un paro y todas las fábricas, incluyendo una proveedora de oxígeno medicinal, llevan seis días sin producir

Un conflicto originado por el anuncio de despidos en una de las empresas mantiene paralizadas, desde el jueves pasado, a las fábricas químicas y petroquímicas de las ciudades bonaerenses de Zárate, Campana, Baradero y San Nicolás, y de las entrerrianas de Gualeguaychú y Larroque. Ayer por la tarde, funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación se reunieron por separado con dirigentes sindicalesy con directivos de las firmas, pero no se logró llegar a ninguna solución, por lo que las gestiones seguirán hoy. Sobre el final del día, el sindicato ratificó que continuará "por tiempo indeterminado" con la medida de fuerza, que está extendida "por solidaridad" con todas las fábricas del rubro en la zona.

La preocupación por la imposibilidad de producir llevó a algunas firmas a buscar otros interlocutores en el Gobierno; hay reuniones pedidas con la ministra de Industria, Débora Giorgi, y con funcionarios del área de Economía. Ya se cumplieron seis días sin actividad y las derivaciones empiezan a preocupar cada vez con más fuerza, sobre todo en las plantas de producción continua, algunas de las cuales requieren varios días para volver a arrancar los procesos de trabajo.

Si bien fuentes vinculadas a las negociaciones coincidieron en que existen otros temas que el sindicato está poniendo sobre el tapete (como la conformación de un sindicato de directivos), el origen del conflicto actual está en el caso de TFL, fabricante de colorantes. Según dijo a LA NACION el tesorero del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zárate, Néstor Carrizo, la condición que, para levantar el paro, se expuso ayer ante el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y su jefe de Gabinete, Norberto Ciaravino, es que la empresa desista del procedimiento preventivo de crisis, que solicitó abrir para poder despedir masivamente empleados con indemnizaciones reducidas.

Ese expediente, originalmente presentado ante autoridades provinciales, está desde ayer en el Ministerio de Trabajo nacional, donde señalaron que todavía no fue analizado. Esa medida pedida por la empresa podría no ser aceptada (el propio sindicato puede rechazarlo, según afirmaron autoridades del área laboral), aunque en tal caso podrían producirse las cesantías con el pago total de indemnizaciones.

Pese a que se había dictado una conciliación obligatoria, la medida no fue acatada. Hoy están paralizadas las plantas de alrededor de 40 empresas, entre ellas Praxair (produce oxígeno medicinal para hospitales y presentó una demanda penal contra el sindicato por los efectos de un posible desabastecimiento), Lanxess (insumos para curtiembres), Monsanto (herbicidas), Petrobras (materiales para la industria plástica), Bunge (urea) y Dak, la empresa que hace el pet para las botellas de Coca Cola y Danone, entre otras firmas, y que en estos días dejó de producir 3000 toneladas del material, según afirmó a LA NACION Marcelo Lois, gerente de Asuntos Corporativos. La medida también perjudica, entre otras, a Carboclor, Air Liquide, Atanor, Rohm and Haas, Clariant, Agrofina y Unilever.

Desde TFL ayer se emitió un breve comunicado, en el que se recordó que la cartera laboral bonaerense dictó, el 3 de este mes, una conciliación obligatoria que el gremio "no respetó". "Inmediatamente, el Ministerio de Trabajo de la Nación intimó a los trabajadores a levantar la huelga bajo apercibimiento de quitarle la personaría jurídica gremial."

La Unión Industrial de Zárate se manifestó ayer, en una solicitada publicada en medios locales, por la que se pedía una solución a la medida "que tendría su origen en el conflicto que vienen manteniendo [los trabajadores y el sindicato] con la empresa TFL". En el escrito, el presidente de la entidad, Horacio Ippoliti, pidió a las partes que "extremen sus recursos para lograr una solución justa, racional y pacífica". Y pidió que, en forma inmediata, se deje de afectar a las plantas ajenas al conflicto.

Según afirmaron algunas fuentes, el plan de crisis presentado por TFL implicaría una reducción importante de la dotación, hoy de 120 empleados. Y parte de la producción se reemplazaría con importaciones. La versión sindical es que directamente se iría a la sustitución total de la producción local por materiales traídos desde el exterior.

CRÓNICA DE UN PARO "SOLIDARIO"

El conflicto con TFL por sus planes de reducción de producción y personal se intensificó desde fines de octubre pasadoEl día 3 de este mes, el sindicato de químicos de Zárate declaró un paro, afectando a unas 40 plantas industriales. Trabajo dictó la conciliación obligatoria, en ese momento acatadaLa conciliación vencía el 29, pero el jueves 11 el gremio dispuso retomar el paro, que lleva seis días; hoy seguirán las gestiones en la cartera laboral

Comentá la nota