Un conflicto que se mantiene latente

Un conflicto que se mantiene latente

“Se firmó algo ultraprecario”, dijo el representante de los trabajadores del subte Roberto Pianelli, aunque destacó que posibilitó “sentarnos a discutir de nuevo”. Criticó a Metrovías y señaló que la situación “se politizó de una manera que era complejo salir”.

Por Laura Vales.

Tras el levantamiento del paro del subte, los metrodelegados advirtieron que el acuerdo que firmaron es precario porque la cuestión salarial no pudo ser cerrada. En los próximos días el tema volverá por esto a tener el foco en su punto de origen, la discusión entre el gobierno nacional y el porteño sobre el traspaso de la red. De todas maneras, más allá de las advertencias sobre que el conflicto sigue latente, tanto los trabajadores como la empresa dieron señales de que hay pocos ánimos de llegar a una situación que lleve a una nueva huelga. Para el gusto de todos, la que pasó fue demasiado complicada.

“Se firmó un acuerdo con lo mínimo, es algo ultraprecario. Pero nos permite, al menos, salir de este nivel de conflictividad y poder sentarnos a discutir de nuevo”, señaló ayer el titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro, Roberto Pianelli. El dirigente consideró que “el conflicto se politizó de una manera que, después, era complejo salir”.

También sostuvo que su gremio hizo a lo largo del año “todo lo posible” para no llegar a la protesta, y aseguró: “No queremos volver ni locos a esta situación”.

Sin embargo, aclaró que como trabajadores no pueden “permitir que una empresa parasitaria, que vive del subsidio, que no hace inversiones como el Grupo Roggio (dueña de Metrovías), pueda avasallar nuestros derechos y libertades de una manera inescrupulosa. Por eso, a veces, llegamos a esta instancia”.

Una de las cuestiones que los delegados analizaban ayer es la de cuánto cobrarán en septiembre. El acuerdo que firmó Metrovías con la Unión Tranviarios Automotor es el compromiso de un aumento de un 23 por ciento, pero el momento en que se pagará, con carácter retroactivo, está supeditado a que la empresa reciba los fondos desde el Estado.

Enrique Rositto, secretario de prensa de los metrodelegados, dijo que el gremio considera que Metrovías “tiene fuentes de dónde sacar el dinero”, más allá de que el uso de los subsidios enviados por la Nación se destrabe o no. De todos modos, lo cierto es que lo que quedó escrito es otra cosa.

Ayer, cinco de las seis líneas reanudaron el servicio a las 5 de la mañana, aunque la E comenzó a funcionar una hora más tarde por las tareas de alistamiento. Metrovías informó que no hubo problemas tampoco en el Premetro.

El dato curioso fueron los elogios que los delegados le volvieron a prodigar al subsecretario de Trabajo macrista, Ezequiel Sabor. Ya en la conferencia de prensa en la que anunciaron el levantamiento del paro le habían hecho un agradecimiento público por sus gestiones, Ayer, al hacer un balance de lo sucedido, el vocero de los delegados, Rositto, puso entre los “logros” el haber conseguido abrir un ámbito de negociación en la subsecretaría. “Los compañeros que estuvieron ahí dentro nos hablan de mucho profesionalismo y de una imparcialidad a las claras de Ezequiel Sabor. Si tuviéramos que seguir discutiendo en su área, iríamos con mucho gusto.”

De todos modos, Sabor –que es el mismo que firmó la multa de cinco millones de pesos al gremio por no acatar la conciliación obligatoria– aclaró que, como funcionario de la Ciudad, seguirá sosteniendo que la paritaria del subte debe ser discutida en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Para reafirmarlo, incluso vinculó a la cartera que encabeza Carlos Tomada con la resolución del tema. “Yo creo que el gobierno nacional participó. No me consta exactamente en qué medida ni qué actores participaron, pero entiendo que hubo algunas llamadas para destrabar el conflicto”, aseguró. Es decir que es improbable que la subsecretaría tome la iniciativa y llame a una nueva audiencia para negociar lo que quedó irresuelto, al menos mientras no haya en puerta el anuncio de alguna nueva medida gremial.

Comentá la nota