Conflicto en Papelera Azuleña: "La decisión es ir por la quiebra"

Así lo resolvieron los trabajadores de la empresa, luego de que la Sala 1 de la Cámara de Apelación Civil y Comercial resolviera reencauzar la acción de amparo presentada por los empleados en los términos de la Ley de Quiebra, devolver las actuaciones a la instancia de origen a efecto de que éstos soliciten las medidas cautelares que consideren convenientes y revocar la imposición de costas en la primera instancia.
"Que el Estado vaya pensando en que la única salida política que existe es la expropiación de la planta", expresó el Dr. Jorge Moreno. En horas de la mañana, los obreros se presentaron a trabajar respondiendo a las cartas documento mediante las cuales se los intimó a hacerlo. En representación de la empresa asistió Luis Lobrundo, quien argumentó ser el encargado de planta, pero al no abonárseles lo adeudado a los trabajadores, se resolvió seguir con la toma.

PAPELERA AZULEÑA

"Que el Estado vaya pensando que la única salida política que existe es la expropiación"

Así lo expresaron anoche el Dr. Jorge Moreno y Elisén Pereyra, luego de una asamblea realizada en la fábrica y ante la continuidad del conflicto que los empleados mantienen con la patronal. En horas de la mañana, los obreros se presentaron a trabajar respondiendo a las cartas documento mediante las cuales se los intimó a hacerlo. En representación de la empresa asistió Luis Lobrundo, quien argumentó ser el encargado de planta. Al no abonársele lo adeudado a los obreros, se resolvió seguir con la toma. Cerca del mediodía, la Sala 1 de la Cámara de Apelación Civil y Comercial decidió reencauzar la acción de amparo presentada por los trabajadores de Papelera Azuleña en los términos de la Ley de Quiebra, devolver las actuaciones a la instancia de origen a efecto de que los empleados soliciten las medidas cautelares que consideren convenientes y revocar la imposición de costas en la primera instancia.

"Seguiremos acá en la planta. Vamos a seguir peleando para recuperar la Papelera y así trabajar dignamente, poniendo la fábrica en condiciones para poder producir. A su vez, llevaremos esta cuestión a la instancia de la quiebra, de acuerdo con la resolución judicial", destacó Elisén Pereyra.

El Dr. Jorge Moreno subrayó que "es fundamental que el Estado vaya pensando en que la única salida política que existe es la expropiación de la planta. Vamos a tener que empezar a trabajar en ese sentido. Incluso, es lo que aconsejan de alguna manera los jueces de la Cámara en el fallo".

Luis Lobrundo se presentó ayer como encargado de la planta y le indicó al Dr. Jorge Moreno: "A usted lo desconozco y yo no doy explicaciones a extraños". Los trabajadores le solicitaron que acredite su pertenencia a la empresa.

Con la presencia del Dr. Gustavo Torchia, en su carácter de escribano público, se firmó un acta en la que se dejó constancia, entre otras cosas, de la presencia de los obreros en la planta y de la ausencia de los dueños de la fábrica, Jorge Scabuzzo y Abel Amaya, y del apoderado, Germán Vena.

"La decisión es ir por la quiebra". La afirmación pertenece al Dr. Jorge Moreno, patrocinante de los trabajadores de Papelera Azuleña. El abogado habló así al momento de dar a conocer cuáles son los pasos a seguir en la continuidad del conflicto que mantienen los empelados con la patronal. Esta resolución se tomó luego de que, en horas del mediodía, la Sala 1 de la Cámara de Apelación Civil y Comercial decidió reencauzar la acción de amparo presentada por los obreros en los términos de la Ley de Quiebra, devolver las actuaciones a la instancia de origen a efecto de que los empleados soliciten las medidas cautelares que consideren convenientes y revocar la imposición de costas en la primera instancia.

A su vez, a las 8 de ayer, los empleados se presentaron a trabajar respondiendo a las cartas documento mediante las cuales se los intimó a hacerlo. En representación de la empresa asistió Luis Lobrundo, quien argumentó ser el encargado de planta, pero al no abonárseles lo adeudado, los obreros decidieron continuar con la toma de la planta.

El comienzo de una jornada agitada

A las 8 de ayer, los trabajadores estuvieron en la planta de Papelera Azuleña respondiendo a las cartas documento mediante las cuales se los intimó a presentarse a trabajar y que fueron recibidas en la audiencia de la semana pasada. Tal como había manifestado el empleado Elisén Pereyra, ellos se presentaron "esperando a que alguien venga a asignarnos las tareas de trabajo, pero siempre y cuando se nos abonen los salarios caídos y la deuda que tienen con nosotros. También pedimos las condiciones mínimas e indispensables de seguridad para poder trabajar; esto es la ART y todo lo demás".

Fue así que en representación de la empresa concurrió Luis Lobrundo, argumentando que cumple funciones de encargado de planta y que lo había enviado la patronal. El hombre se acercó a los trabajadores y les preguntó si iban a comenzar a trabajar. Los obreros le repreguntaron si tenía todo el dinero que se les adeuda, a lo que Lobrundo les respondió que no, razón por la cual se decidió continuar con la toma de la fábrica.

En el transcurso de esa situación se dieron algunos entredichos entre Lobrundo, los empleados y el patrocinante de los obreros, el Dr. Jorge Moreno, a quien el enviado de la patronal, en un primer momento, desconoció y le dijo: "A usted lo desconozco" y "yo no doy explicaciones a extraños".

Asimismo, los trabajadores cuestionaron a quien se presentó como representante de la patronal sobre su carácter de empleado. "¿Dónde figura que sos empleado? ¿Tenés recibo?", le preguntaron. "Yo soy empleado, a mí me pagan igual que a ustedes, con más cargo", indicó Lobrundo y acotó que no estaba allí "para discutir".

Momentos después arribó al lugar el Dr. Gustavo Torchia, en su carácter de escribano público. Tras su llegada, se firmó un acta en la que se dejó constancia de la presencia de los obreros en la planta y de la ausencia de los dueños de la fábrica, Jorge Scabuzzo y Abel Amaya, y del apoderado, Germán Vena. También Lobrundo hizo constar en actas que a él lo habían enviado a preguntarle a los obreros si iban a comenzar a trabajar y que en caso de ser positiva esa respuesta, informarles que deberían hacerlo en el horario de 8 a 16. Además, pidió que se señalara en ese documento la presencia en la planta de "gente extraña" (en el lugar había representantes gremiales y de partidos políticos, que se han solidarizado desde el comienzo con la lucha de los trabajadores, y algunos representantes de medios de prensa locales). En ese acta, los empleados también apuntaron que comenzarán con sus labores cuando se les abonen los salarios caídos y cuando les brinden las condiciones mínimas de seguridad y salubridad para hacerlo. Asimismo, solicitaron que la empresa acredite el carácter de encargado de Lobrundo.

La resolución de la Cámara

Cerca del mediodía, la Sala 1 de la Cámara de Apelación Civil y Comercial, integrada por los doctores Esteban Louge, Ricardo Bagú y Lucrecia Comparato, decidió reencauzar la acción de amparo presentada por los trabajadores de Papelera Azuleña en los términos de la Ley de Quiebra, devolver las actuaciones a la instancia de origen a efecto de que los empleados soliciten las medidas cautelares que consideren convenientes y revocar la imposición de costas en la primera instancia, además de no imponer costas en la superior.

"Vamos a estudiar el tema y luego hablaremos con los trabajadores para determinar qué camino seguir. Seguramente será el de la quiebra", señaló el Dr. Jorge Moreno, luego de dar a conocer -frente a Tribunales- el fallo de la Sala 1 de la Cámara de Apelación Civil y Comercial. Asimismo, el abogado de los trabajadores de la empresa local apuntó que "la quiebra está radicada en el Juzgado Civil y Comercial Nº 3, a cargo del Dr. Juan Carlos Tato". "Tenemos que ver si apelamos esta resolución ante la Corte o la damos por consentida y reencausamos todo como dice la Cámara, a través de la quiebra. Hay que hacer un estudio profundo de la cuestión", refirió.

Sobre lo sucedido en horas de la mañana con Luis Lobrundo, el Dr. Moreno expresó que "al hacer una evaluación desde el punto de vista de los trabajadores, fue una provocación de la patronal. Desde el punto de vista legal, me llama la atención que envíen a alguien que ni siquiera pudo acreditar que es su representante. Además, con todas las pretensiones que tuvo y el desconocimiento -por ejemplo- hacia mi persona como patrocinante de los trabajadores".

De la misma manera, el abogado explicó que "para recurrir a la Corte, el plazo es de diez días hábiles. Así que tenemos que estudiar el tema para ver si es necesario recurrir o seguimos con el rencausamiento, tal como lo aconseja la Cámara".

"La decisión es ir por la quiebra"

En horas de la noche, los trabajadores realizaron una asamblea junto a su patrocinante para determinar qué medidas se tomarían ante la continuidad del conflicto. Luego de esta reunión, Elisén Pereyra y Jorge Moreno dialogaron con los medios a los fines de dar a conocer lo resuelto en la oportunidad.

"Seguiremos acá en la planta. Vamos a seguir peleando para recuperar la Papelera y así trabajar dignamente, poniendo la fábrica en condiciones para poder producir. A su vez, llevaremos esta cuestión a la instancia de la quiebra, de acuerdo con la resolución judicial de hoy (por ayer)", mencionó el trabajador. Además, Pereyra agradeció a todos aquellos que adhieren a la lucha de los empleados de Papelera Azuleña. "Vamos a necesitar de la colaboración de la comunidad para poder mantenernos en la planta. Vamos a tratar por todos los medios de ir tomando las medidas necesarias para poder resistir", dijo.

A su turno, Moreno subrayó que "la Cámara considera que la quiebra es la vía más rápida y sencilla para los trabajadores, nosotros habíamos sostenido que era el amparo. Pero tenemos que atenernos a ese fallo. Recurrir a la Corte de la Provincia llevaría mucho tiempo, ya que no tienen un plazo determinado para expedirse. La experiencia enseña que tarda años en hacerlo. Así que la decisión es ir por la quiebra".

Ante la consulta sobre cuáles son los pasos judiciales a seguir, el abogado respondió que "ya hay un pedido de quiebra formulado por un ex trabajador. Está radicado en el Juzgado Civil y Comercial Nº 3. El juez se tiene que expedir si la declara o no la declara. En caso que la declare, los trabajadores se van a tener que presentar a verificar los créditos que tienen contra la patronal. A partir de ahí se pueden solicitar medidas cautelares, entre ellas la entrega de la planta para poder reactivarla y todas las que se consideren necesarias. Y si no, se presentarán ellos también solicitando la quiebra de la patronal y pidiendo las mismas cautelares".

En referencia a los tiempos judiciales de esta instancia, Moreno aseguró que "las cautelares tienen que ser resueltas inmediatamente, sobre todo y fundamentalmente, atento a la situación de urgencia de los empleados y su familia. Entonces, le vamos a pedir al Juez que lo resuelva en un tiempo perentorio, yo no diría de horas pero sí de pocos días".

De la misma manera, el profesional hizo hincapié en que "la Ley de Quiebra prevé la posibilidad de que -cuando hay una cooperativa en formación y teniendo en cuenta la necesidad de los empleados de mantener su fuente de trabajo- la planta sea reactivada, en un principio y como medida cautelar, bajo la gestión obrera". "Creemos que la Ley nos da la razón y que no hay otra solución. La única posibilidad que tendría la patronal sería parar la quiebra haciendo el pago efectivo de todo lo adeudado a los empleados actuales y a los ex trabajadores, o pidiendo un concurso y demostrando que está en condiciones de poder reactivar la planta, cosa que hasta ahora no ha demostrado", destacó el abogado.

Finalmente, Moreno resaltó que "es fundamental que el Estado vaya pensando en que la única salida política que hay acá es la expropiación de la planta. Vamos a tener que empezar a trabajar en ese sentido. Incluso, es lo que aconsejan de alguna manera los jueces de la Cámara en el fallo, diciendo que esa sería la solución más adecuada. Y como se trata de una decisión política, tanto el Municipio como los legisladores tendrán que ponerse a trabajar en ese contexto".

Comentá la nota