El conflicto paritario se traslada al área de la salud

El conflicto paritario se traslada al área de la salud
Es poco probable un acuerdo oficial con los gremios ATE y Ampros. También sería difícil la negociación con los judiciales.
El Gobierno provincial todavía no tiene cerrada la negociación salarial con los docentes y mientras los maestros evalúan la última propuesta de 26,5% de aumento en marzo y julio, ya empezaron a soplar los mismos aires de conflicto que se vienen repitiendo desde hace diez años en la Salud.

Esta tarde a las 17 los paritarios del Gobierno provincial y los de ATE y Ampros se reunirán en la Subsecretaría de Trabajo luego del rechazo a la última propuesta oficial de 22,47 por ciento, a pagarse en marzo, mayo y setiembre.

Todo indica que el nuevo ofrecimiento del Gobierno a la Salud será menor al que en estos momentos analizan los maestros y profesores mediante simulaciones personales previas a una definición en los plenarios departamentales y provincial que se llevarán a cabo dentro de los próximos siete días.

En tanto ATE y Ampros, ya han convocado mañana a asambleas por hospital y la interhospitalaria en el Notti el jueves 7.

Aunque anoche el Gobierno definía la propuesta final que presentará hoy a la Salud, todo indica que continuará contemplando un escalonamiento de tres veces (no de dos) y que -superior al 23%- no se aproximará al 26,5%.

Por lo tanto, no se vislumbra aún otra perspectiva que la de un choque frontal. Tanto Ampros como ATE reclaman un 50%, mientras el Gobierno tiene resuelto que el porcentaje que se defina con el SUTE será el techo de todas las paritarias. El gobernador Francisco Pérez no quiere que se repita la historia de 2012 cuando el 47% de aumento que alcanzaron ATE y Ampros (tras tres meses de conflicto) provocó la reapertura de la paritaria (y conflicto) docente.

"Las ofertas se podrán mejorar pero nunca serán retroactivas", aseguran en la Casa de Gobierno. Quieren decir que las propuestas irán corriendo su mes de aplicación inicial a medida de que se demoren las aceptaciones. Este tema ya se hizo evidente con los docentes donde la primera propuesta contempló el aumento en enero, una oferta intermedia en febrero y la última en marzo.

El sector de la Salud presenta particularidades especiales. Es -junto con el de Judiciales- el que reúne el mayor número de trabajadores entre los 1.600 empleados públicos que perciben ingresos superiores al sueldo del Gobernador (25 mil pesos). Hoy, entre los 5.234 profesionales médicos de la provincia 1.700 superan los 10 mil pesos mensuales por 24 horas de trabajo diario.

Hay casos de más de 35 mil pesos por mes entre médicos del COSE y farmacéuticos de la OSEP. La mayoría recibe de 7 a 9 mil pesos y los ingresantes arrancan cobrando 6 mil pesos. Aquí la diferencia entre los que cobran menos y quienes reciben más, supera las seis veces.

Los ingresos son más homogéneos entre los 620 licenciados en Enfermería con una diferencia de tres a uno entre los de mejor sueldo (20 mil pesos) y quienes ganan menos (7 mil).

El sector de los enfermeros, técnicos y personal de apoyo es el más numeroso con 10.500 empleados que trabajan 40 horas por semana. Aquí la mayoría de los sueldos es de 6 y 7 mil pesos por mes y la brecha va de 4 mil a 22 mil pesos, superando las cinco veces.

La dispersión de ingresos en la Salud ha motivado que este año -al igual que en 2012- ATSA, el gremio que dirige Juan Carlos Navarro, proponga que los sueldos superiores al ingreso del Gobernador, lisa y llanamente no tengan aumento. La Sanidad negocia su propia paritaria, enfrentado a ATE y Ampros.

En tanto en el Poder Judicial se espera una paritaria difícil esta mañana. Por primera vez habrá dos organizaciones gremiales sentadas en la mesa de negociaciones: al sindicato que conduce Carlos Ordóñez se le sumará la Asociación de Funcionarios de Marcelo Fekonja. Ambos disputan la representatividad de las clases 1 a 7 y mantienen planteos cruzados.

Comentá la nota