Conflicto en Prosegur: "El gremio actuó de manera extraña y nos dejó solos"

Conflicto en Prosegur: "El gremio actuó de manera extraña y nos dejó solos"
El delegado de los trabajadores, Luis Emilio Roberto, reveló que “nos enteremos de encuentros y reuniones del sindicato con la gerencia de la empresa sin la presencia del delegado. Puede haber algún otro tema del que nosotros no estamos al tanto”.

“El gremio (de Camioneros) está actuando de manera extraña con los afiliados de Prosegur. Nos dejaron solos”. El que hace la afirmación es Luis Emilio Roberto, delegado en esa empresa que mantiene un conflicto con sus trabajadores, que a su vez salieron en respaldo de lo actuado por el delegado ante lo que perciben como un abandono por parte de la cúpula del Sindicato de Camioneros.

El conflicto estalló el 5 de marzo, cuando se conoció el reclamo salarial. La empresa mandó 21 telegramas de despido y pidió el desafuero del delegado gremial. El sindicato se apartó del conflicto y desprotegió a los trabajadores, según ellos mismos revelaron.

Aunque se dictó la conciliación obligatoria y entonces la situación se retrotrajo al 5 de marzo, los empleados no volvieron a trabajar y están siendo reemplazados por personas de Buenos Aires. La sede de Prosegur fue mudada de la calle Fiorucci a la calle Alsina, frente a la estación de trenes. El próximo martes 12 marzo se hace la última reunión de la conciliación obligatoria.

Evasivas sindicales

Luis Emilio Roberto apuntó, en diálogo con El Diario, que “el gremio está actuando de manera extraña con los afiliados de Prosegur. Llegamos a esta instancia porque no hay una solucion vía sindical. Tomamos una medida de fuerza avalada por ellos. Es legítima”, insistió.

Relató los pormenores de la situación y describió las circunstancias que le fueron dando forma al conflicto. El reclamo puntual son los remplazos, de acuerdo a lo que establece el artículo 322 del convenio 4089. “Cuando los custodios manejábamos, los camiones nos tienen que pagar como choferes. Es una diferencia de 500 pesos en el sueldo”, precisó el delegado.

Dijo que se había hecho el reclamo vía sindicial el año pasado “y quedó en la nada”.

En ese panorama, “el gremio siempre trató de frenar la medida de fuerza”, dijo Roberto.

Contó que el 30 de octubre el año pasado hubo un espisodio de “intimación del gremio a la empresa, comunicando que íbamos a iniciar un paro. La nota fue firmada por la totalidad de los empleados en noviembre del año pasado. Esa vez decidimos no hacer el paro porque por la razón social que cumplimos como empleados”, explicó.

“Venían las fiestas y la gente cobra el aguinaldo y no íbamos a dejar los cajeros y los bancos sin dinero. Acordamos dar una tregua al sindicato para ver si lo solucionaba. Nunca hubo respuestas y sólo evasivas de parte del sindicato a nuestros reclamos”, relató.

Añadió, en tono de sospecha, que “nos enteremos de encuentros y reuniones del sindicato con la gerencia de la empresa sin la presencia del delegado. Esto nos da a entender que puede haber algún otro tema del que nosotros no estamos al tanto”.

El estallido

Roberto contó cómo se sucedieron los hechos que derivaron en el conflicto todavía vigente. En los primeros días de marzo, “informamos al sindicato, al secretario gremial (Norberto) Neuman, de que el 5 de marzo a las 6 íbamos a mantener una asamblea la totalidad de los compañeros. En ese momento el encargado de la planta de Prosegur nos dice que entreguemos las armas y nos retiremos. Decidimos quedarnos y cumplir el jornal de horas y esperar la presencia del sindicato”.

“A las 8 horas se hizo presente el secretario gremial Neuman. Nos dice que el gremio se iba a hacer presente a las 16 horas para apoyarnos en la legitimidad del paro. Nunca aparecieron. Al ir al sindicato y pedir el respaldo como afiliados nos encontramos con patotas de 25 de Mayo. Se hizo imposible dialogar y solicitar el apoyo correspondiente como gremio”, denunció Roberto.

“Ese mismo día -recordó- cuando queremos ingresar, el gerente de seguridad de la Patagonia, Angel Tobaldo, estaba del lado de la empresa y a dedo dice quién entra y quién no. Le informamos al sindicato que había compañeros que no podían ingresar a trabajar. Recien ahí iniciamos la medida de acampar al frente de la empresa para ser escuchados”, confirmó.

Aseveró que “el sindicato nunca se hizo presente con banderas del sindicato identificatorias y nunca se pusieron al frente del reclamo para defender a los trabajadores. Estuvimos 9 días solos acampando y la ayuda que recibimos fue de la sociedad y de otras dirigencias políticas. El sindicato se sintió ofendido y me acusa de militar en otros partidos en contra del gremio”.

Roberto analizó: “Lo que le molestó al gremio es que me apoyaron otros delegados de Camioneros en otras empresas. Los delegados de Camioneros en otras empresas han manifestado el apoyo a nuestro reclamo”, completó.

Comentá la nota