Conflicto de SMATA en Autosur deja a Río Grande sin combustible

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor decidió encarar una medida de fuerza por tiempo indeterminado en reclamo de un bono navideño de 50 mil pesos.

Ante la negativa de la empresa, paralizaron el expendio de combustibles, situación que generó quejas al por mayor de parte de riograndenses que se aprestaban a salir de vacaciones. La pasmosa lentitud del Ministerio de Trabajo se suma a la intransigencia del gremio, con los fueguinos próximos a iniciar sus vacaciones en el medio del conflicto.

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) decidió iniciar una medida de fuerza en reclamo de un bono navideño de 50 mil pesos por trabajador, interrumpiendo así el expendio de combustibles en las estaciones de servicio de la firma Autosur en Río Grande.

El paro de actividades se produce a un par de días de iniciar la etapa más complicada del éxodo vacacional, con miles de fueguinos emprendiendo sus vacaciones por vía terrestre y con la urgencia de aprovisionarse de combustible.

Es así que desde las primeras horas del jueves pudo verse en las tres bocas de expendio de Autosur, extensas filas de vehículos que aguardaban una definición respecto a la medida, conservando así un lugar cerca de las estaciones de servicio para poder cargar combustibles si el conflicto se destrababa.

Durante las primeras horas del día, el secretario gremial de SMATA, Marcelo Argüello, preció que “el requerimiento durante octubre fue por un bono de 50 mil pesos, ese fue el requerimiento que le hicimos a la empresa. Mantuvimos reuniones pero en ningún momento hubo ofrecimiento, a pesar de que decían que no podían”.

“La medida de fuerza va por tiempo indeterminado. Nosotros ya recibimos notificación del Ministerio de Trabajo para hablar con la empresa y ver de qué manera destrabamos este conflicto”, admitió el sindicalista.

Por último, Argüello aclaró que “la medida no es solo por la no aceptación del pago de bono, se han dado circunstancias que hacen a otra cuestión como pago en negro a empleados, casos de evasión impositiva, evasión de aportes y discriminación a los trabajadores”.

Durante la tarde, la situación e fue agravando. Cada vez más autos aguardaban una solución al conflicto mientras hacían sonar sus ruidosas bocinas, en señal de protesta porque a los riograndenses se le sumaron vehículos de Ushuaia y Tolhuin, obligados a cargar combustible antes de cruzar la frontera.

Sin avances en la negociación entre las partes, desde Autosur aseguraron que las pretensiones del gremio respecto al bono navideño, habían bajado a 4 mil pesos, en una cifra que duplica al aporte realizado el año pasado.

Por otro lado, y a pesar de los anuncios de SMATA, se supo que el Ministerio de Trabajo no había dictado aún la conciliación obligatoria. El órgano ministerial volvió a mostrar su pasmosa pasividad, impidiendo así que las partes resuelvan en una mesa de diálogo el conflicto a la brevedad.

Ante el malestar que se generaba en la gente, Autosur negoció con el gremio la apertura de una isla de expendio de combustible, por estación para satisfacer la demanda de los miles de vehículos que aguardan en cada una de las tres bocas de expendio.

Según informó el apoderado de Autosur, Carlos Mann, estaba pautada una reunión “a partir de las 18 con el gremio para seguir negociando”. Al cierre de esta edición, no había novedades sobre un posible acuerdo.

“De todas maneras exigimos que se permita la apertura de la totalidad de las estaciones de servicio y se preste atención normalmente hasta tanto podamos sentarnos a negociar”, plantearon finalmente, desde la empresa.

Coment� la nota