El conflicto del subte ingresó en una etapa de tregua precaria

En el marco de la tregua, los subtes volvieron a funcionar en la Ciudad

Después de diez días de paro, ayer se reanudó el servicio en las seis líneas del subte y el Premetro. Sin embargo, los metrodelegados advirtieron que el acuerdo firmado con la empresa concesionaria Metrovías es “transitorio, mínimo y ultraprecario” y que en los próximos días continuarán con las negociaciones para discutir paritarias.

Con los subtes en funcionamiento, los metrodelegados profundizaron la idea que esbozaron el lunes por la noche, cuando anunciaron el fin de la medida de fuerza, pese a que el subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, aseguró que el conflicto terminó y “no se está en la puerta de otro paro”.

“Ahora queremos discutir nuestro salario y las condiciones laborales que quedaron”, señaló el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli. Y añadió: “Siempre hay posibilidades de nuevas medidas, pero vamos a trabajar para que no las haya”.

Sabor y algunos medios periodísticos señalaron que el acuerdo firmado por los metrodelegados con Metrovías incluía un aumento de 23%, muy similar al que selló la Unión Tranviarios Automotor (UTA). No obstante, desde la AGTSyP desmintieron esa información. “En el acta no se menciona una sola línea que tenga referencia a un aumento de salario”, aclaró el abogado de esa entidad gremial, Luis Ramírez.

La empresa y los metrodelegados acordaron cuatro puntos referidos a las condiciones de trabajo y la recategorización de dos escalafones.

“El triunfo más importante es que a los trabajadores con enfermedad prolongada, producto de la insalubridad del subte, la empresa les pague durante seis meses y luego les reserve el puesto durante dos años, con un subsidio del 30% del sueldo”, explicó el secretario adjunto de la AGTSyP, Néstor Segovia.

A su vez, el abogado de los metrodelegados señaló: “Le hemos pedido ayer a la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad, en el marco de las negociaciones, que levanten la sanción de casi $5 millones contra los metrodelegados (por no acatar la conciliación obligatoria), que significaría la liquidación de un sindicato nuevo, y han quedado en analizar esta situación”.

El día anterior, Sabor manifestó que desde la subsecretaría que preside estaban evaluando qué hacer con la multa.

Pianelli celebró que los subtes estén nuevamente en funcionamiento pero resaltó que se trata de “una suspensión de la medida de fuerza”. Y detalló: “Nos vimos en la necesidad de parar toda la semana para que esto termine, por suerte ayer a la noche, con lo mínimo, ultraprecario. Pero nos permite, al menos, salir de este nivel de conflictividad y poder sentarnos a discutir de nuevo”.

Por las dudas, Sabor negó que la participación de la Subsecretaría de Transporte porteña en este último conflicto implique la aceptación del traspaso del control del subte de la Nación a la Ciudad, algo a lo que se resiste sistemáticamente el alcalde, Mauricio Macri. “Este es un organismo que emana de la Constitución de la Ciudad y estábamos actuando bajo una orden judicial”, subrayó el funcionario.

Comentá la nota