Conflicto en Télam continúa: las partes aún inflexibles

Conflicto en Télam continúa: las partes aún inflexibles

Seis semanas después de que el directorio de la agencia nacional de noticias Télam decidió el despido de más de 350 de sus trabajadores, el conflicto gremial continúa y el servicio de la empresa se mantiene completamente detenido, aunque las autoridades dejaron trascender que es inminente el lanzamiento de una nueva y moderna plataforma de información, elevando el perfil de la agencia para hacerla más masiva y competitiva.

Como un recordatorio de la situación, la página web telam.com.ar porta un banner que advierte que "por medidas gremiales el servicio se encuentra temporalmente limitado". A continuación, pueden verse fotografías del seleccionado argentino de fútbol en la previa del partido con Nigeria por la segunda fecha del Mundial de Rusia (disputado el 26 de junio) y el comunicado emitido ese día por el directorio de la empresa que se titula "Télam tiene futuro" y en el que defiende la nueva etapa de la agencia.

Ocupación 

La medida de fuerza que llevan a cabo los tres sindicatos que operan en los dos edificios de la empresa se mantiene firme e incluye, además del paro por tiempo indeterminado, medidas como conciertos, choriceadas, murgas, charlas con psicólogos, así como la ocupación de las redacciones.

La decisión de despedir al 40 por ciento del personal de la empresa (a quienes se les pagó la indemnización y que hasta ese momento formaban parte de una plantilla de poco más de 900 empleados) fue tomada como parte de la decisión del Gobierno de Mauricio Macri de achicar gastos para controlar el monumental déficit del Estado argentino.

El directorio, conformado por los veteranos periodistas Rodolfo Pousá y Ricardo Carpena y por el recientemente designado Pablo Ciarlero, recibió órdenes directas del titular del Sistema Federal de Medios, Hernán Lombardi, para avanzar con la drástica determinación que generó uno de los paros más extensos de la historia de la agencia fundada en abril de 1945 por el entonces vicepresidente de la Nación, Juan Domingo Perón.

Pero, además de resolver el achicamiento de Télam, los funcionarios pretendieron resolver la cuestión puntual de la militancia kirchnerista que se había acentuado entre editores y redactores desde que la agencia la dirigía el camporista Fabián "Conu" Rodríguez, hoy afectado a la comunicación de prensa de la expresidenta y actual senadora nacional Cristina de Kirchner.

Los responsables de la agencia recuerdan casos como la publicación de los tickets del vuelo que tomó el periodista Damián Pachter, exiliado en Israel luego de anunciar la muerte del fiscal federal Alberto Nisman, o la publicación de un "cable falso" sobre la liquidación de Lebac durante la tormenta cambiaria de mayo.

Apenas conocida la noticia, la primera medida de fuerza gremial fue decretar una huelga y ocupar los edificios de Bolívar 531 y de Belgrano 347, en el porteño barrio de San Telmo.

Bloqueo

Esa decisión motivó que el directorio de la empresa bloquee, en un primer momento, el uso del sistema de edición de la agencia y licencie al resto del personal que no había sido despedido, quienes cobraron sus haberes de julio en el límite del plazo legal, cuando habitualmente el depósito en las cuentas se verifica el primer día hábil de cada mes.

Todas las negociaciones ante el Ministerio de Trabajo fracasaron, aún la propuesta de la empresa de rever cierto número de despidos que, de todos modos, no pasaría de veinte o treinta casos.

"Todos adentro o nada", argumentan desde los sindicatos APBA (el más nuevo, conformado por exeditores de la agencia), Sipreba y Sitrapren.

Sin embargo, desde el directorio de la agencia dejaron trascender a los trabajadores que pronto reanudarán las tareas y que se está buscando un lugar acorde para comenzar lo que dieron en llamar "la nueva Télam".

En ese sentido, en las últimas semanas los redactores observaron cambios en la página de edición que se utiliza para subir las notas al sistema.

Por lo pronto, según indicaron en estricto off the record, ya tienen el aval de unos 300 trabajadores para volver a poner en funciones a la agencia de noticias que es la más grande de la Argentina y cuyos abonados se encuentran en redacciones de todo el país.

Coment� la nota