Conflictos laborales que se encaminan hacia una solución

Se concretó ayer el segundo día enmarcado en el paro que programaron para esta semana estatales bonaerenses nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Central de Trabajadores Argentina (CTA), en reclamo por el pago fraccionado de los aguinaldos a los empleados públicos, y nuevamente en Trenque Lauquen la medida se hizo notoria en algunas dependencias de la administración pública, en medio del receso escolar invernal y de la feria judicial.
Además de este nuevo paro y de la movilización del martes en La Plata por parte de representantes de gremios estatales, de profesionales de la salud y judiciales que culminó frente a la Gobernación, se advirtió que podrían profundizarse las medidas de fuerza si la administración de Daniel Scioli no deposita el Salario Anual Complementario en forma íntegra antes del 15 de agosto. Aunque el panorama cambió a media tarde con el anuncio de que el gobierno nacional asistirá financieramente con 600 millones de pesos a la provincia de Buenos Aires para garantizar el pago de aguinaldos, y autorizará a emitir bonos por 900 millones de pesos para cancelar obligaciones con proveedores y mantener los servicios esenciales en territorio provincial.

Ayer se iba a reunir el consejo directivo de ATE para definir nuevas medidas de fuerza, habiéndose ya advertido que no se sabe si comenzarán las clases tras las vacaciones de invierno si no se paga antes el aguinaldo.

Así, los sindicatos que integran el Frente Gremial Docente (FEB, Suteba, UTA y los privados de Sadop, entre otros) habían confirmado que realizarían nuevas medidas de fuerza en el reinicio de clases y reclamado que la Provincia pague antes del 15 de agosto el aguinaldo completo. De esta forma, se había programado un paro de docentes para el lunes 30 y el martes 31 de este mes.

Comentá la nota