Un congreso con suspenso en la CGT

Un congreso con suspenso en la CGT
Los dirigentes gremiales continúan debatiendo si habrá un solo secretario general o un triunvirato. Hoy se reunirán, por un lado, Gordos e Independientes y, por otro, estos últimos y el MASA.
Por Julián Bruschtein

La CGT entró en la recta final para elegir una nueva conducción. El miércoles se reunirán en Obras Sanitarias los congresales, pero todavía tienen que definir qué forma le darán a la cúpula de gobierno de la central obrera. El único candidato conocido es el líder metalúrgico Antonio Caló, pero existen sectores que plantean un triunvirato como alternativa.

“Lo vamos a definir diez minutos antes de que se vote en el Congreso”, repiten hasta el cansancio los dirigentes de los sectores mayoritarios de la CGT. La discusión interna sindical se centra en la estructura de la cabeza del consejo directivo. Si bien ya existía un acuerdo para que Caló desembarcara como secretario general de la central obrera, las diferencias de criterio aparecieron en cuanto el líder de la UOM pegó el faltazo a la reunión que mantuvo el sector con la presidenta Cristina Fernández y los rumores de algunas dolencias de salud. “Tenemos que reconstruir la candidatura de Caló, y hay que decir que hasta ahora era sólo una candidatura. Si como candidato flaquea, ¿qué podemos esperar cuando sea secretario general?”, confió a Página/12 un dirigente cercano a los Gordos.

La institucionalización de la CGT es el objetivo principal para los gremios que decidieron no apoyar una re-reelección del camionero Hugo Moyano. Con la fractura formalizada por el congreso realizado por Moyano y sus aliados –pese a que la convocatoria había sido anulada por el Ministerio de Trabajo y se había prorrogado el mandato del consejo directivo hasta el 3 de octubre–, los espacios gremiales que desconocen el mandato del camionero quedaron conformados en tres grandes grupos. Por un lado, los Gordos –gremios vinculados con los servicios–, los Independientes –UPCN, la Uocra y Obras Sanitarias, más dialoguistas y con buena llegada a la Casa Rosada– y el Movimiento Acción Sindical Argentino (MASA) –ex moyanistas encabezados por el taxista Omar Viviani y algunos no alineados como la UOM de Caló y el Smata de Ricardo Pignanelli–.

La discusión interna fue raspando cada vez más hasta la semana pasada que debían reunirse en la sede de UPCN para comenzar a definir el perfil de la nueva etapa cegetista, pero no asistieron los Gordos. Sucede que la candidatura de Caló fue tomada de forma casi personal por el MASA, lo que generó diferencias entre los grupos. Los Gordos comenzaron a trabajar la posibilidad de un triunvirato y los Independientes les dieron cierto crédito. Eso repartía la cúpula en un lugar para cada sector: Caló por el MASA, el dirigente de Sanidad Héctor Daer y el estatal Andrés Rodríguez fue el esbozo de cúpula. Pero Viviani planteó que Caló era el candidato de consenso, no era propio del MASA, por lo que pidió un lugar más, es decir, un cuarteto.

Con el Congreso pisando los talones de los sindicalistas, hoy tendrán un intenso debate para ir redondeando un acuerdo. Se reunirán los Gordos con los Independientes por un lado y el MASA con los Independientes por el otro para intentar acercar posiciones.

Después del miércoles la CGT quedará dividida en dos, la oficial y la de Moyano, además de la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y las dos CTA, la de Hugo Yasky y la de Pablo Micheli.

Comentá la nota