La CTA considera que desde el gobierno se quiere “demonizar” la protesta social

La sanción por parte del Congreso de la Nación al proyecto del Poder Ejecutivo Nacional de poner en vigencia la Ley Antiterrorista a motivado la reacción de distintos sectores, especialmente los gremiales que consideran que lo que se busca es “frenar” los reclamos en contra de medidas que perjudiquen a los trabajadores
La sanción por parte del Congreso de la Nación y la segura puesta en vigencia de la Ley Antiterrorista, ya que fue iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional, ha motivado que desde distintos sectores de la oposición y de, muy en especial, de los sectores gremiales levanten sus voces de protesta en contra de la norma.

"Un nuevo y gravísimo intento de avance represivo por parte del Poder Ejecutivo Nacional ha tomado cuerpo con la sanción por parte del Congreso de la llamada nueva ley "antiterrorista", lo manifestó el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) - Tucumán, Salvador Agliano.

"La norma amplía groseramente el campo de criminalización de la protesta, inaugurado con la ley 26.268 sancionada en el año 2007 y que tipificaba los delitos de "asociación ilícita terrorista" y "financiación del terrorismo", lo señaló el dirigente.

"En este sentido, no es menor que sea una ley para combatir el "terrorismo", ya que hasta hoy no se ha podido definir jurídicamente qué se entiende por "terrorismo" y esto no es casual si tenemos en cuenta que siempre se ha utilizado éste calificativo para demonizar al opositor político y para justificar su persecución", lo sostuvo Salvador Agliano.

"Este tipo de leyes configura lo que se llama ley penal en blanco; los cuales son aquellos preceptos penales que contienen la pena pero no consignan íntegramente los elementos del supuesto hecho delictivo; puesto que remiten esos elementos a otras disposiciones legales" argumentó el dirigente a la hora de rechazar la puesta en vigencia de la Ley sancionada por el Congreso Nacional.

Por otra parte el dirigente dice que "vemos de ésta manera, que éstas leyes vulneran principios fundamentales del derecho penal como es el de legalidad y una consecuencia del mismo que es el principio de tipicidad".

"Desde la CTA consideramos cuanto menos peligroso el avance en la criminalización de la protesta social, el acotamiento a las libertades civiles individuales y colectivas y la limitación del derecho a huelga y movilización; todos los cuales constituyen una forma de expresión colectiva válida como señal de descontento ante las injusticias por las políticas de estado", lo destaca el dirigente.

Agliano sostiene que desde las organizaciones sindicales "consideramos además que, ampliar tipos penales y agregar discrecionalidad en la tipificación de las conductas pasibles de represión por parte del Estado, son costumbres que nuestro país debería dejar de lado en aras de una plena vigencia de los derechos constitucionales, y el respeto irrestricto a los mismos".

Militantes de distintas organizaciones sociales enfrentadas con el Gobierno y referentes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora se manifestaron en los últimos días del año pasado en la Plaza de Mayo en rechazo a la Ley Antiterrorista impulsada por el Ejecutivo y aprobada por el Congreso.

El referente nacional de la central obrera Pablo Micheli coincidió en que con la iniciativa se busca "un cheque en blanco para que jueces repriman a los luchadores".

"Es la legalización de la represión sobre la protesta social. A partir de ahora todos estamos sospechados de terroristas", agregó el referente de la CTA, quien encabezó una movilización entre el Obelisco y la Plaza de Mayo de la que participaron además el Partido Obrero (PO) y Libres del Sur. "La CTA tiene que estar en la calle contra esta ley y seguiremos con otras acciones. Pedirle a Cristina que la vete es ya imposible pero ojala la Corte Suprema de Justicia sí la anule", señaló Micheli

La CTA ha iniciado a nivel nacional, junto a diversas organizaciones gremiales, políticas, de derechos humanos, un plan de acción unitario, para luchar por la derogación de la ley antiterrorista, que es un grave ataque a nuestros derechos constitucionales, de huelga, protesta y también a la libertad de prensa.

Desde la CTA Tucumán, está convocando a una reunión abierta, a todos los que se quieran sumar a esta lucha, para mañana miércoles 4 de enero, en su sede de General Paz 925, de la Capital provincia a las 18.00 para debatir entre todos los pasos a seguir.

No se descarta que en la oportunidad se discutan otros aspectos gremiales como mostrarse disconformes con las pretensiones del Poder Ejecutivo nacional de poner piso y techo a las paritarias.

"Desde el gobierno saben que con la reducción de subsidios a los servicios públicos, el poder adquisitivo quedará acotado. Cada gremio vive distintas realidades. Algunos consiguen más y otros menos, de acuerdo a los ingresos. También no es la misma condición económica la de las cámaras empresarias", lo sostuvo Agliano al considerar la posibilidad de que las negociaciones salariales se vean restringidas a un techo y a un piso.

"No podemos meternos en el bolsillo de los trabajadores. Que cada sector tenga la libertad de poder negociar sus salarios, pues ellos saben sus realidades. No podemos permitir la intromisión del gobierno" acotó el dirigente gremial.-

Comentá la nota