Constructores pidieron a Capitanich y Ayala metodologías administrativas que no atenten contra la rentabilidad

En el transcurso de la cena con la cual la filial Chaco de la Cámara Argentina de la Construcción despidió el año, el sector a través de sus autoridades pidió al gobernador Jorge Capitanich y a la intendenta de Resistencia, Aída Ayala, metodologías administrativas que no atenten contra la rentabilidad.
Ambos funcionarios fueron los invitados especiales de la cena, en la que el titular de la entidad Jorge Arzuaga destacó el fortalecimiento de la actividad en los últimos años, y que la capital provincial atraviesa una etapa de transformación fundamental para el desarrollo de la sociedad. Asimismo planteó la necesidad de “aplicar metodologías de administración que no atenten contra la rentabilidad de las inversiones de los empresarios que apuestan a la obra pública o privada en la provincia”, apuntando este mensaje a que “se garantice el cobro del trabajo a un precio justo y en tiempo”.

El empresario de la construcción realizó un balance positivo de la evolución que ha mostrado el sector y que tanto el gobierno provincial como el municipio promocionaron inversiones trascendentes en materia de obra pública y los instó a seguir por ese camino.

Consideró como esperanzador el próximo año teniendo en cuenta el plan de obras del gobierno y destacó que “queremos participar con proyecto e ideas de inversiones en áreas de viviendas para clase media”, adelantando que están trabajando en propuestas para la industrialización de materiales básicos para la construcción. Además señaló que se proyecta la presentación de una propuesta de modernización de la Ley de Obras Públicas que incluye la necesidad de generar un espacio para la discusión de un sistema provincial, que garantice el cobro del trabajo a un precio justo y en tiempo. “Confiamos plenamente en la gestión de este gobierno y en la predisposición del gobernador y sus funcionarios” indicó.

Año promisorio

El gobernador anticipó un año promisorio para el sector de la construcción y destacó como desafío que las empresas locales puedan participar en la construcción de las obras realizadas con financiamiento internacional. “La obra pública genera un círculo virtuoso”.

En su discurso el gobernador, que estuvo acompañado del presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (Ipduv) José Benítez, realizó un resumen de las obras realizadas en los primeros cuatro años de gestión y de las que están en ejecución, y resaltó la implicancia que tuvieron en el sector de la construcción.

En cuanto a desafíos específicos para el sector, el primer mandatario anticipó un trabajo en conjunto para lograr que las empresas locales puedan participar en obras financiadas por organismos internacionales como la Corporación Andina de Fomento y el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros. Explicó que el Estado siempre elige este tipo de forma de financiar las construcciones porque en ellas la provincia no tiene contrapartida financiera y no contrae deuda pública, además de que se garantiza el flujo de dinero. “Es la mejor fuente de financiamiento”, consideró.

Además detalló como un objetivo para el sector lograr que el certificado de la curva de inversiones de las obras y la expresión del ingreso garanticen rentabilidad a las empresas y previsibilidad al sistema para el Estado. “El empresario pretenderá siempre maximizar la rentabilidad, nosotros pretendemos minimizar el costo y garantizar que la obra se ejecute en tiempo y forma”, detalló y remarcó que se deben analizar las obras por su envergadura, por la capacidad de financiamiento y por los mecanismos racionales de asignación de recursos.

Además Capitanich subrayó como meta en el tema de vivienda resolver la demanda insatisfecha de la clase media que tiene cierta capacidad de ahorro y empleo formal, a la cual -según dijo- actualmente solo se llega con créditos individuales que hoy representan una cantidad muy reducida. Adelantó que en el predio donde hoy funciona el Hospital Pediátrico (en Resistencia) se construirán para este sector tres o cuatro torres; el Estado capitalizará el terreno para subsidiar la cuota proporcional de capital e intereses. El proyecto generará trabajo para los obreros chaqueños y las empresas constructoras locales que podrán licitar la obra.

Comentá la nota