Continúa la polémica con los gremios de Aerolíneas

En medio de la fuerte polémica que mantiene con el Gobierno, el jefe del gremio de técnicos aeronáuticos (Apta), Ricardo Cirielli, admitió ser un “provocador profesional” como lo llamó el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, pero explicó que lo hace para que “Aerolíneas Argentinas sea más eficiente”.
“Cuando me dicen que soy un provocador profesional, voy a decir que sí, estoy tratando de provocar una reacción para que inviertan”, afirmó Cirielli, quien subrayó que “con lo que digo quiero provocar que Aerolíneas sea eficiente, rentable, se bajen los costos, que hagan hangares nuevos y no sigan mandando aviones a reparar al exterior”.

Así pretendió justificar sus declaraciones en las que calificó el comportamiento del Gobierno como “reaccionario, típico de un gobierno militar, no de un gobierno democrático”.

Por su parte, el jefe del gremio de aviadores de líneas aéreas (UALA), Claudio Somoza, abogó por la unidad de los sindicatos aeronáuticos para dejar “los antagonismos atrás” y rechazó el pedido de suspensión de la personería gremial de los técnicos que realizó el Gobierno.

Somoza, quien está enfrentado con Cirielli, sin embargo, pidió a los dirigentes sindicales “iniciar una nueva etapa de unión para sumar con proyectos en las líneas aéreas en pos del servicio de transporte aéreo”.

“Vivimos en un país en democracia y todos tenemos de derecho a reclamar”, señaló el dirigente gremial al cuestionar el reclamo del Gobierno ante la Justicia para suspender la personería del gremio APTA por la cancelación de vuelos en las últimas semanas.

Comentá la nota