Continúa la tensión por el paro en el PAMI

Las medidas de fuerza no cesan y el descontento de los afiliados al PAMI cada vez es mayor. Hoy el paro también será de 7 a 14, con atención reducida
Ayer las medidas fueron similares. Las puertas de la sede local (en calle 20 de Febrero) estaban abiertas, pero con un cordón policial en la vereda para garantizar que no se generen situaciones irregulares.

El reclamo comenzó hace tres semanas tras el despido de un trabajador del área contable, Omar Nisiche, separado de su cargo hace casi un mes y medio.

Ayer, largas colas de afiliados se formaron frente a los pocos mostradores en los que había personal trabajando y, pese a que no hubo ninguna clase de disturbios durante la jornada, se podía observar a los jubilados muy molestos por la lenta atención. “Yo vengo a hacer autorizar una receta para poder comprar un medicamento. No es gran trámite y sin embargo tengo que esperar mucho tiempo acá, estoy desde muy temprano”, dijo Elsa, una señora que esperaba ser atendida. Rubén, otro jubilado, señaló: “Nos dicen que esto forma parte de un reclamo por una injusticia... y yo me pregunto, ¿acaso es justo que nosotros tengamos que estar acá esperando de esta forma? Ni siquiera tenemos la seguridad de que nos vayan a atender”.

Mientras tanto, el resto de los trabajadores estaban reunidos en una asamblea en el piso de arriba, “para no interrumpir a quienes sí estaban trabajando”, según dijo Luis Aguirre, delegado de los trabajadores y del gremio UTI.

Respecto a la información que circuló por estos días en los medios de prensa locales que afirmaba que el juez federal Leonardo Bavio dictó una medida cautelar que garantizaba la atención a los jubilados, dijo: “A mí jamás me llegó ninguna notificación. Sospecho que esa sea una información falsa”, denunció el gremialista en diálogo con El Tribuno. “De todas maneras, sí se está prestando atención a los afiliados”, aseguró, y agregó luego que confía en que se llegue a una pronta resolución del problema y que, finalmente, se reincorpore a Nisiche. “Es muy probable que se llegue a una conciliación porque intervendrá el Ministerio de Trabajo”, dijo.

Comentá la nota