Continuaba el paro de la 60 pero el acuerdo estaría cerca

Los choferes, que no acataron la nueva conciliación obligatoria, pusieron como condición que se les liquide lo adeudado. Para el ministro de Trabajo, “hay incumplimiento de la empresa”.

Los choferes de la línea 60 habían resuelto ayer continuar con el paro por tiempo indeterminado, a pesar de que el Ministerio de Trabajo había decretado la conciliación obligatoria en el conflicto que mantienen con la empresa de transportes Monsa, a la que le reclaman que reconozca las diferencias salariales y la representatividad del cuerpo de delegados. No obstante, levantaron el corte de la colectora de la Panamericana en Ingeniero Maschwitz.

El delegado Daniel Farella, fundamentó la decisión: “No nos parece correcto que nos hayan dictado esta medida nuevamente, ya que tuvimos una conciliación obligatoria en abril y la empresa sigue sin pagar lo que nos adeuda.” Hasta anoche, una comitiva de trabajadores de la línea se encontraba reunida con autoridades de la cartera laboral y se especulaba con la posibilidad de un principio de acuerdo que pudiera destrabar el conflicto.

“Para que eso pase, la empresa debe comprometerse a pagar, sacar la patota armada de la empresa y reconocer al cuerpo de delegados”, declaró Farella a Tiempo Argentino. “Pero aunque hagamos un acta, no tenemos seguridad de que se vaya a cumplir”, advirtió.

El martes a la noche, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, dictó la conciliación obligatoria por un plazo hábil de 15 días en el conflicto que por diferencias salariales mantienen los trabajadores de la línea 60 y la empresa. Según informó la viceministra, “se intimó a la empresa a no adoptar represalias, se le impuso una auditoría contable para liquidar de forma correcta esas diferencias salariales y se decidió que en el plazo de cinco días la compañía abone 600 pesos a cada trabajador, a cuenta de esa supuestas erróneas liquidaciones”. Los trabajadores habían anunciado en la madrugada de ayer que no acatarían la medida, en principio porque no habían sido notificados, aunque la situación cambió con el correr del día. Más tarde, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, manifestó su preocupación ante la continuidad del conflicto y, tras señalar que “hay incumplimiento por parte de la empresa”, advirtió que el paro por tiempo indeterminado “no es la manera” de contribuir a resolverlo. <

Comentá la nota