Ate convoca a un paro provincial para el 1 de agosto

 Ate convoca a un paro provincial para el 1 de agosto

La Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) llevará a  cabo un cese de actividades el 1 de agosto a nivel provincial y el 11 de agosto a nivel nacional en reclamo de mejoras salariales, el pase a planta permanente de los trabajadores salarias, mejoras edilicias en los hospitales públicos y en rechazo a las declaraciones del ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, que aseguró que “el salario de los trabajadores de la Provincia están por encima de la inflación”.

En diálogo con el programa radial de Política del Sur, el secretario general de ATE provincial, Hernán de Isasi, confirmó la medida de fuerza que llevará a cabo el gremio junto con el sindicato de docente UDOCBA y señaló que en los próximos días dialogarán con el Frente Gremial Docente para que también se sumen a la movilización y al paro de actividades.

Apuntó que las paritarias de los trabajadores estatales “se cerró hace pocos días en 13,8 por ciento” y criticó que el salario quedó rezagado a lo que se estima que llegará la inflación interanual que es casi del 50 por ciento.

En este sentido, el delegado de ATE en el Hospital Presidente Perón de Avellaneda, Rubén Preissler, recalcó: “Estamos reclamando los problemas históricos que trascienden los tiempos políticos, seguimos reclamando la actualización salarial porque los compañeros estatales no escapamos de la realidad que está viviendo el país”. Reclamó que no son escuchados por el Ejecutivo provincial y manifestó que “ATE es un gremio marginado porque para la patronal es conveniente sentarse a charlar con otros gremios afines a sus intereses”.

En este marco, de Isasi apuntó contra las medidas del gobierno nacional al señalar que “hoy hay una inflación y se suma una recesión, aunque puede haber recesión con control de la inflación pero en los dos casos hay que optar por lo menos horrible”, a lo cual, advirtió: “El problema es que estamos de un gobierno que tomó una decisión política y consciente porque están representando los intereses económicos de los grupos concentrados de poder y buscan ir a fondo con el ajuste mientras les dure el consenso que ganó en las últimas elecciones”.

Analizó que desde el gobierno nacional “necesitan cambiar las condiciones política haca el 2017, mientras le dure el consenso electoral, por eso primero van a fondo con el ajuste junto a otros dos elementos que es la fragmentación de la oposición política que encima hacen mucho para fragmentarse y tratando de no evitar la conflictividad social porque saben que no la van a poder” e instó a “construir un frente social contra el ajuste porque hoy la unidad es fundamental para combatir las políticas en detrimento del pueblo”.

Bajo la misma línea, Preisslersubrayó las problemáticas que está padeciendo la salud pública en la provincia de Buenos Aires al contar que “faltan recursos humanos en los hospitales porque se observa un crecimiento de la demanda debido a que muchos pacientes recurren al hospital público porque se quedaron sin trabajo y perdieron su prepaga entonces hoy los ves haciendo una cola para solicitar uno de los escasos turnos que se pueden dar”.

“Hoy vemos como se manifiestan las pandemias sociales, gente que se viene a refugiar del frio en los hospitales. En la crisis del 2001, nosotros le dábamos un mate cocido con un pedacito de pan a los pacientes que venían a buscar un turno, y el lunes lo volvemos a usar lamentablemente porque muchos vienen en ayuna o a las 4 de la mañana a hacer una fila para conseguir el turno”, denunció.

Por último, de Isasi opinó soba la reunificación de las tres centrales generales de los trabajadores y el papel que tendrán los “nuevos” dirigentes gremiales en el escenario político, económico y social que comienza a desplegarse, a lo cual, diferenció que “en la CGT como en todas las centrales hay miles de dirigentes y delegados que sueñan con cambiar la relación de fuerza para beneficiar a los trabajadores pero en segundo lugar la CGT garantizó a partir de no haber parado el dia posterior al veto la gobernabilidad” y advirtió “las medidas que tome la CGT van a salir por presión de las bases más que por voluntad o convicción de quien la encabeza”.

Apuntó, a su vez, que “existe un grupo de gremios como son los ligados al FIT o que no están en ninguna central y las dos CTA que plantean un debate en el seno del movimiento obrero para discutir el tipo de modelo sindical que se quiere tener y que garantice la libertad y la democracia sindical”.

Comentá la nota