La cooperativa de Sadowa repudió “la coacción a los concejales”

La cooperativa de Sadowa repudió “la coacción a los concejales”
Los trabajadores pidieron la nulidad de la ordenanza votada bajo la presión de una barra colmada por la CGT, que no cesó en cantos, amenazas e insultos. Incluso, la puerta al recinto quedó rota
Los ex trabajadores de Sadowa, nucleados en la cooperativa Recuperar Ltda., cuestionaron la aprobación de una modificación en la ordenanza que -votada por unanimidad un mes atrás- establecía la utilidad pública y sujetos a expropiación de los bienes muebles del frigorífico en quiebra. El cambio central introducido -por pedido del Sindicato de la Carne- marca que la normativa entrará en vigencia recién cuando quede firme la imposibilidad de venta en conjunto de la empresa, que es a lo que apuesta el gremio.

En la sesión del viernes del Concejo Deliberante se introdujo a último momento una temática a tratar. Desde temprano estaban en la Municipalidad los dirigentes de la CGT -Pedro Lacuadra Montiel (Carne), Fabián Giovanniello (SEC), Pedro Fernández (UTA) y Néstor Nardone (Guardavidas)- quienes mantuvieron reuniones con Horacio Tettamanti, secretario de la Producción, y el edil del Movimieto Peronista, Mario Lucchesi.

Pasado el mediodía, cuando continuaban las reuniones de presidentes de bloque, ingresaron a la barra los hombres y mujeres de la CGT, que habían llevado preparados carteles para la ocasión. “Un candidato a intendente que votó esto es impresentable”. “Los concejales no saben nada”. “Ojo, se vienen los escraches”. “Políticamente se incineraron”. “Beresiarte qué negocio tenés con las cooperativas”. El tono de los carteles se acrecentó con los cantos. Cuando la demora hacía presumir falta de acuerdo, cantaron que iban a ir buscar a los ediles. La presión era evidente. Incluso, la puerta del recinto quedó rota por lo atolondrado y la violencia de la entrada.

“Ante los lamentables y antidemocráticos hechos protagonizados por los integrantes del Sindicato de la Carne y la CGT donde en forma violenta y bajo coacción forzaron a los concejales a votar una ordenanza que intenta derogar la Nº 14.442, los ex-trabajadores nucleados en la cooperativa repudiamos estas acciones típica de las patotas que atentan contra el pleno ejercicio de la democracia y el estado de derecho”, señala un comunicado firmado por Carlos Vega, presidente de la cooperativa Recuperar.

Además, adelantaron: “Formularemos la correspondiente denuncia penal por el delito de coacción agravada y consecuentemente pediremos al intendente Gustavo Pulti que no convalide estos hechos con la promulgación de la Ordenanza votada bajo estas condiciones. En caso de hacerlo, pediremos la nulidad de la misma ante la Justicia”.

Uno de los obreros de la carne, Fabián Costas, planteó: “No sé qué validez le encuentra el Sindicato de la Carne, dado que el juez Vidal el 9 de febrero no respetó que había una ordenanza vigente, así que no sé de qué les sirve la papelería que les dieron ayer (por el viernes)”.

Enseguida, interrogó: “¿Por qué el Sindicato de la Carne, si lo acompaña la CGT, tiene derecho a hacer y deshacer y de romper cosas como hicieron ellos? Me parece que es una vergüenza”.

Costas indicó que los trabajadores que integran la cooperativa continúan trabajando a nivel provincia en busca de la expropiación del inmueble. “Está en Labor Parlamentaria, y hay media sanción adentro. Nosotros seguimos trabajando y en una muy buena posición”, sostuvo.

Además, mencionó que el inmueble no puede rematarse a un precio menor que el fijado en la última subasta, que quedó sin oferentes el pasado 9 de febrero. “No se puede vender en menos de 10 millones de pesos, porque la tasación fiscal del año 84 es de 10 millones. Sobre eso no se puede bajar”, sostuvo y marcó que reina la incertidumbre ante lo que pueda decidir el magistrado.

“Nosotros seguimos trabajando, luchándola. En ningún momento nosotros hemos hecho incidentes en la Municipalidad, tampoco hemos apretado concejales como se ha hecho. La verdad que el gremio ha dejado mucho que desear en la forma en que se movió. Lo mismo pasó el 9 de febrero cuando gente del Sindicato le pegó a nuestro compañero”, recordó.

“Nuestro único objetivo es que el frigorífico vuelva a funcionar y recuperar el trabajo para todos los compañeros. No queremos que se venda, tener trabajo unos meses y después que vuelva la quiebra. Los trabajadores lo podemos recuperar y a eso apostamos”, concluyó.

Comentá la nota