Cooperativas de trabajo hicieron un piquete en las puertas del IPV

Los mismos manifestantes que el martes recorrieron las calles céntricas de Trelew en reclamo por el pago de un bono de 2500 pesos en concepto de incentivo anual por producción –por no llamarlo aguinaldo-, en la mañana de ayer protestaron fuera del edificio del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (IPVyDU) en Rawson, con lo cual los trabajadores desalojaron las instalaciones. Hubo presencia policial aunque no se desarrollaron disturbios ni incidentes.
Desde las 9 horas y hasta las 14 horas se desarrolló la protesta que implicó una gran quema de cubiertas en las puertas del edificio provincial en reclamo por el concepto de 2500 pesos antes de la fiestas de fin de año para los trabajadores de la construcción bajo la Federación de Cooperativas de Trabajo del Chubut que se desempeñan en la construcción de viviendas para el IPV. Se trata de 450 personas que aguardan el cobro del incentivo para fin de año.

Vale destacar que a mediados de año los trabajadores percibieron una cifra de mil pesos en reemplazo de lo que sería el aguinaldo, razón por la cual exigen y consideran un derecho adquirido percibir una cifra equivalente a un salario a lo largo de todo el año, teniendo en cuenta que perciben un salario mensual de alrededor de 3500 pesos que les abona el IPV.

Respuesta oficial

La presidenta del IPV, Graciela Galli, recibió a un pequeño grupo de manifestantes y volvió a insistir sobre la situación financiera provincial que impide el pago del concepto en reclamo, destacó que no son empleados del IPV aunque reconoció que trabajan durante todo el año en la construcción de viviendas para ese instituto, además valoró que hacen bien su trabajo.

Sin embargo, la funcionaria aseguró que realizará las gestiones pertinentes en vías de intentar conseguir fondos para el pago aunque no dio certeza alguna sobre esta alternativa y aseguró que al día de hoy no están los fondos.

Cabe recordar que el IPV contrató alrededor de 15 cooperativas de trabajo para realizar la edificación de viviendas sociales, en línea con el proyecto nacional de fomentar el cooperativismo y las empresas sociales como una generación de empleo aunque independientes del Estado.

El reclamo de los trabajadores

Los cooperativistas aseguran que fue el propio Ricardo Trovant, actual ministro Coordinador de Gabinete y ex titular del IPV, quien les había prometido de palabra que a fin de año gozarían de una suma adicional y que ahora “no quieren pagar”.

Así, en diálogo con El Diario, Dino Pizzo de la Federación de Cooperativas de Trabajo del Chubut aseguró que la protesta fue “pacífica y con educación”, a diferencia de lo manifestado por Galli que aseguró que fue violento porque perdieron un día de trabajo.

Además el cooperativista aseguró que “nos retiramos tranquilamente y educados, como buscamos que sean las protestas de los trabajadores” aunque aseguró que el plan de lucha sorpresivo continuará y que hoy seguramente seguirán con medidas de fuerza que podrían incluir cortes de rutas.

Por otro lado, Pizzo aseguró que la propia presidenta del IPV les aseguró que “para ella son una molestia las cooperativas, está dispuesta a procurar los medios para que las empresas constructoras absorban a las cooperativas, esto es contrario a lo que promueve el modelo nacional que fomenta el cooperativismo” e indicó que “nosotros no pretendemos ser empleados del IPV ni de las empresas, pretendemos crecer a través del cooperativismo, Galli no entiende que nosotros tenemos empresas sociales y desconoce de qué se trata una cooperativa, se ve que no se ha detenido a leer el estatuto de ninguna de nuestras cooperativas”, aseguró Pizzo en alusión a los valores de solidaridad y ayuda mutua que promueven las entidades de tipo social.

Comentá la nota