En Córdoba, el paro pasa (casi) de largo

Los gremios cordobeses decidieron no subirse al camión de Hugo Moyano, por lo que el acatamiento al paro general decretado para el miércoles que viene sería mínimo en esta provincia. Sólo el gremio de los trabajadores de Crese, el Surrbac, decretó que se sumarán a la medida de fuerza, por lo que ese día no habrá servicio de recolección de residuos.
El reclamo formal es que haya una suba en el mínimo no imponible para el pago del impuesto a las Ganancias. El de fondo, la cinchada entre Moyano y el kirchnerismo por el control de la CGT, que renueva sus autoridades el próximo 12 de julio.

Ayer, la CGT “nacional y popular” –controlada por Mauricio Saillén, líder de los recolectores de basura de Córdoba– se reunió. La idea de los moyanistas era que un abanico de gremios pesados, Luz y Fuerza y el Suoem, entre otros, decretaran la adhesión al paro. Pero no pasó eso.

Saillén debió conformarse con anunciar que los camiones se sumarán a la medida dispuesta por su líder, y admitió que el plenario de gremios pasaría a un cuarto intermedio a la espera de los otros sindicatos.

La logística del paro recibió otro golpe mortal: UTA y Aoita no se unen al paro, por lo que habrá transporte urbano e interurbano. “No podemos perjudicar a todo el mundo, por lo que el miércoles iremos la conducción del gremio a Plaza de Mayo”, dijo Miguel Herrera, de Aoita. Y rápido aclaró: “No estamos en contra de la Presidenta”.

El Suoem también se bajó: los municipales van a protestar recién el viernes, junto con otros gremios estatales. Aún no definieron cómo lo harán, es decir si habrá asambleas, paro o sólo una movilización de cuerpos orgánicos.

Los gremios cordobeses ven el “aprovechamiento” de Moyano para salvarse de una probable derrota como secretario general de la CGT. Lo explicitó José Pihen, legislador, líder del SEP y a cargo de la CGT Córdoba: “No hay duda que el reclamo (por Ganancias y la suba de las asignaciones familiares) es compartido por todos los trabajadores, otra cosa es el fortalecimiento político de Moyano, eso el tiempo lo va a decir”, dijo.

La CGT Córdoba se reunirá el lunes para decidir qué harán el miércoles. La dilación es una señal de esta central obrera, que tiene como socio al Smata.

Luz y Fuerza también adelantó su poco entusiasmo con apoyar a Moyano, aunque sí reclamarán por Ganancias: “Vamos a adherir a la marcha nacional, pero la mayoría nos vamos a quedar aquí en Córdoba, vamos a ver qué otra actividad se puede desarrollar”, dijo Santiago Clavijo, segundo del gremio. El lunes, Luz y Fuerza dictaminará cuál es esa “otra actividad”.

Los docentes, agremiados en la UEPC, tampoco pararán el miércoles, aunque reclaman la modificación de Ganancias.

El viernes, marcha. Los principales gremios estatales cordobeses (SEP, UEPC, Suoem, Judiciales) marcharán el próximo viernes: presentarán ante la delegación de la Afip un petitorio para que cambie el piso no imponible del impuesto a las Ganancias. Luego, no está definido, irían al Centro Cívico a reclamar por las asignaciones familiares.

Los que le harán el aguante a Hugo

En principio, la CGT de Hugo Moyano marchará a la plaza acompañado por el gremio de camioneros, los sindicatos barrionuevistas de la CGT Azul y Blanca, por la Federación Agraria y por Carbap, que prometieron plegarse a la huelga. En tanto, el sector opositor de la CTA que encabeza Pablo Micheli adherirá al paro, pero adelantó que no participarán de la movilización.

También prometieron estar los rurales de Gerónimo Venegas, los municipales de Amadeo Genta, los gremios marítimos y portuarios como Dragado y Balizamiento, así como un sector de la Unión Ferroviaria. Acompañarán también los pilotos de Jorge Pérez Tamayo, los técnicos aeronáuticos de Jorge Cirielli, los judiciales de Julio Piumato, los bancarios de Eduardo Berrozpe, los panaderos de Abel Frutos, los trabajadores del Peaje de Facundo Moyano, los petroleros y los canillitas.

Los que le dirán “osoo” a Moyano

Desde la vereda de enfrente, el sector de los denominados “gordos” que nuclea a los grandes gremios como empleados de comercio, Luz y Fuerza y Sanidad adelantaron que no se plegarán al paro que convocó Moyano, mas allá de coincidir con los reclamos de la CGT.

Respecto del sector de los “independientes”, los gremios industriales como la UOM de Antonio Caló (foto) –el candidato K para suceder a Moyano en la CGT– o el Smata no participarán del paro. Al igual que la UTA de Roberto Fernández, la UPCN de Andrés Rodríguez, la Uocra de Gerardo Martínez y los taxistas de Omar Viviani, todos gremios que quieren la salida del camionero de la conducción de la CGT. Tampoco hará paro el gremio de La Fraternidad a cargo de Omar Maturano. Por su parte, el oficialista titular de la CTA, el docente Hugo Yasky, adelantó que no participará del paro.

.........................................................

Macri le tiró un centro a Moyano

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, criticó ayer la “soberbia” del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y calificó al paro y movilización convocado por la CGT como “un llamado de atención para la Presidenta”. “Los Gobiernos con soberbia no nos conducen a ningún lado. Espero que la Presidenta escuche este llamado de atención”, enfatizó.

En esa misma línea, evitó cuestionar a Moyano al señalar que el paro y la movilización “son un llamado de atención para un Gobierno que a menos de seis meses de asumir ha generado semejante nivel de intolerancia”.

En tanto, otras fuerzas como la UCR, el FAP, la Coalición, el peronismo disidente y Proyecto Sur respaldaron los reclamos, aunque casi todos no marcharán sino que concentrarán sus fuerzas en impulsar proyectos en el Congreso.

Comentá la nota