El Correo Argentino levantó el paro y se reanudó la actividad

El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. La empresa acordó la devolución de las horas descontadas a los trabajadores en el marco del conflicto. Durante casi dos semanas estuvo paralizada la distribución de miles de cartas, correspondencia y encomiendas. La situación se irá normalizando con el correr de los días.
Tras trece días de paro en reclamo de mejoras salariales, los trabajadores del Correo Argentino levantaron ayer la medida de fuerza y se normalizó la atención en Mar del Plata. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, que fue acatada por la Federación de Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones (Foecyt), y la empresa estatal acordó la devolución de las horas descontadas a los empleados en el marco del conflicto.

La huelga se inició el pasado viernes 29 de noviembre en reclamo por una actualización del valor de las horas adicionales, congelado en 4,30 pesos hace 6 años. Así, durante casi dos semanas estuvo paralizada la distribución de miles de cartas, correspondencia y encomiendas en la ciudad. Muchos usuarios de distintos servicios se vieron afectados al no recibir las facturas correspondientes. Frente a esta situación, las empresas recomendaron a sus clientes acercarse a la casa central para realizar el pago de la boleta.

?La intervención del Ministerio de Trabajo en el conflicto arrojó un resultado satisfactorio. De hecho, los descuentos a los trabajadores fueron devueltos ayer a la mañana. Y se acordó armar una mesa de trabajo y diálogo entre todas las partes a partir del 18 de diciembre para discutir una serie de puntos sobre la jornada laboral?, dijo el secretario general de Foecyt, Jorge Váttimo.

Ayer, se reanudó las actividad en el edificio del Correo, ubicado en la avenida Luro y Santiago del Estero, pleno centro de la ciudad. A lo largo de todo el día se formaron largas colas, lo que generó fuertes quejas y malhumor entre la gente. "La situación se va a ir regularizando con el correr de los días. La empresa seguramente tendrá que diagramar un plan de contingencia con refuerzo de personal para que se normalice el servicio postal después de tantos días de paro. Creemos que antes de las fiestas todo volverá a la normalidad", estimó Váttimo.

Los empleados nucleados en distintos sindicatos, que reclamaban el pago de horas descontadas y la actualización de la hora laboral que excede a las 36 semanales, se reunieron el miércoles en el Ministerio de Trabajo para intentar destrabar el conflicto. Hubo un principio de solución: tras la conciliación obligatoria, la empresa acordó retrotraer a agosto los descuentos de hasta 2.500 pesos que los trabajadores habían padecido en algunos casos.

En el marco de la conciliación negociarán una suba en el valor de 4,30 pesos que perciben actualmente los trabajadores por horas adicionales. Se trata de dos horas extra diarias, agregadas al convenio de trabajo desde la privatización del Correo, pero que se conservaron al regresar a la órbita estatal.

El gremio dispuso la medida de fuerza en reclamo al congelamiento del monto de 4,30 pesos que abona las horas diarias establecidas como extensión de jornada. Hasta que se decidió ampliar el día laboral de los empleados del Correo, trabajaban seis horas diarias. Por esa determinación pasaron a trabajar 48 horas semanales y esto derivó que las horas extendidas se pagaran 4,30 pesos cada una.

La medida respondía también a que la empresa realizó un "descuento indebido" en los sueldos, en un promedio de 2.000 pesos en concepto de presentismo, dijeron los trabajadores.

El conflicto nació hace varios meses, cuando desde la conducción del Foecyt a nivel nacional pidieron la actualización del valor de la hora laboral que excede a las 36 semanales. Hasta octubre los trabajadores percibían 4,30 pesos la hora excedente y completaban un total de 48 horas semanales. Esta cifra no fue actualizada desde el 2007 y por ese motivo los trabajadores decidieron comenzar a trabajar desde octubre sólo 36 horas semanales, según el convenio colectivo de trabajo, a la espera de que las horas adicionales fueran correctamente remuneradas. En principio desde el sindicato de trabajadores postales se mantenían en alerta y movilización, pero esta situación cambió al recibir el cobro de sus haberes con descuentos de entre $1.500 a $2.500, según las categorías. Esto derivó en la medida de fuerza, que incluyó el corte de la avenida Luro a la altura de Santiago del Estero.

La protesta se extendió durante casi dos semanas no sólo en Mar del Plata, sino también en distintas provincias del país. La medida mantuvo paralizadas unas 13 millones de piezas (entre encomiendas, cartas y mercadería) y no hubo atención al público en lugares clave, como por ejemplo donde se reciben las comunicaciones para el cobro de planes sociales.

Debido al paro, los trabajadores del Correo admitieron que están "muy atrasados" con el envío de algunos vencimientos y que a partir de estos días tratarán de ponerse al día. El efecto de la huelga se sintió también en los correos privados, donde se registraron demoras para enviar encomiendas ante el fuerte aumento de la demanda durante la medida de fuerza.

Coment� la nota