La Corriente Federal rechazó los "diez puntos" del Gobierno

La Corriente Federal rechazó los

El decálogo para el consenso impulsado por el macrismo "es una farsa que insulta la inteligencia del pueblo argentino" dicen los gremios combativos de la CGT.

La Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), base del Frente Sindical para el Modelo Nacional que nuclea entre otros gremios a La Bancaria, Camioneros, Gráficos Bonaerenses, Docentes Privados, Pilotos y Canillitas, rechazó en duros términos los diez puntos sobre los cuales el gobierno nacional busca un "acuerdo de gobernabilidad" con la dirigencia opositora e incluso con los propios representantes sindicales, y lo consideró "un aval para la Deuda Externa, la Reforma Laboral, la Reforma Previsional, y otras políticas de su plan de mayor ajuste".

En un comunicado, el sector crítico de la actual conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) afirmó que "el “decálogo de gobernabilidad” lanzado por la Casa Rosada es una farsa que insulta la inteligencia del pueblo argentino. Faltando siete meses para abandonar el gobierno, y luego de llevar al país a la ruina, el presidente Macri convoca a sectores de la oposición a convalidar las políticas económicas y los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional por su administración, como si la responsabilidad de tales decisiones hubiera sido compartida por todos los sectores políticos de la Argentina".

Para los gremios combativos aliados  del moyanismo "la crisis económica terminal y la situación financiera insostenible, no son otra cosa que el lógico resultado de una política neoliberal aplicada de manera inconsulta y a espaldas de las grandes mayorías populares, para favorecer de manera expresa a sectores oligárquicos asociados al capital financiero internacional".

A la vez que cargó frontalmente contra la dirigencia opositora que se mostró proclive a firmar un acuerdo de este tipo. "Ningún partido político de la oposición, por más inconsecuente que haya sido con los intereses de las causas populares, puede rebajarse a la ignominia de un “acuerdo de gobernabilidad” que implicaría consentir el sometimiento total a las políticas del FMI", dice el comunicado, que agrega que "es imprescindible que la oposición se articule en torno a un Programa alternativo de salvación nacional y, a la vez, le exija al gobierno que deje de dilapidar el patrimonio estatal y financiar la fuga de capitales con el dinero que le envía el FMI". Y exhortaron "a todos los sectores de la oposición a no prestarse a facilitar una farsa que sólo puede prolongar la agonía que padece nuestro pueblo".

Coment� la nota