La Corriente Federal y el sindicalismo de izquierda salen a la calle y le meten presión a la CGT

La Corriente Federal y el sindicalismo de izquierda salen a la calle y le meten presión a la CGT

Por separado, ambos espacios anunciaron marchas para esta semana, criticaron a la conducción de Confederación General del Trabajo por su "inacción" contra el macrismo y los tarifazos. La Corriente Federal marcha el miércoles con la CTEP, mientras que la izquierda lo hará el jueves hacia Plaza de Mayo.

Con un par de horas de diferencia y unas cuadras de distancia, distintas agrupaciones de sindicatos brindaron sendas conferencias de prensa para anunciar marchas esta semana y, además, meterle presión a la Confederación General del Trabajo (CGT), a la que le piden mayor acción ante la situación de los trabajadores argentinos y contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri.

A la tarde, los titulares de alrededor de treinta sindicatos que integran la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) deliberaron en la sede de la Federación Gráfica Bonaerense y resolvieron enviar una misiva a la conducción de la CGT reclamando la urgente convocatoria a un Comité Central Confederal con el propósito de definir un plan de acción. Del mismo modo reclamaron que se reúna el Plenario de Secretarios Generales de las CGT regionales que vienen desarrollando una serie de movilizaciones en todo el país contra los tarifazos.

En la conferencia de prensa posterior, los dirigentes señalaron que participarán de la movilización pautada para este miércoles 13 de febrero, convocada por el triunvirato de organizaciones sociales compuesto por el CTEP, la CCC y Barrios de Pie, a la que ya se sumaron representantes de la CTA Autónoma y Ate Nacional lideradas por Ricardo Peidró y Hugo “Cachorro” Godoy. Del mismo modo aseguraron sumar sus fuerzas a toda acción contra los tarifazos que se produzca incluyendo la convocatoria realizada por entidades Pymes e intendentes del Conurbano para el próximo 26 de febrero en el teatro Astral. Para los dirigentes, la suba de las tarifas, afecta la rentabilidad de la industria y en particular de las Pymes comprometiendo miles de puestos de trabajo.

Antes del mediodía, el turno había sido de los dirigentes del Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC), que agrupa a los sindicatos y comisiones internas conducidos por la izquierda y el clasismo, quienes se había reunido en la sede del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA) para puntualizar los detalles de la jornada de movilización que desarrollarán el próximo jueves 14 de febrero a partir de las 16 desde la Secretaría de Trabajo hasta la Plaza de Mayo.

El primero en hacer uso de la palabra fue el dirigente de la Seccional Haedo de la Unión Ferroviaria, Rubén Sobrero. El “Pollo”, tal como se lo conoce, señaló: "La movilización es en respuesta a la traición de la CGT que mira para otro lado mientras miles de trabajadores salen a luchar. Dicen que no se puede pelear pero es mentira, como lo demuestran los trabajadores de la educación que derrotaron a Soledad Acuña en su intento de cerrar las escuelas nocturnas".

El dirigente ferroviario, además, llamó "a la población" a que los acompañe para “repudiar los acuerdos con el FMI que implican la baja de las jubilaciones y los tarifazos”.

Las voces de la Corriente Federal

Uno de los principales dirigentes, Walter Correa, titular del sindicato de Curtidores señaló: “Perdimos 170 mil puestos de trabajo y vamos a perder 40 mil más. Este gobierno pretende un pre-peronismo, un país sin industria”. Y se quejó: “Las convocatorias que hace el gobierno a los empresarios son sólo para precarizar la situación de los compañeros. Nosotros actuamos en defensa no de los patrones pero sí de la industria y de los puestos de trabajo”.

Héctor Amichetti, titular de la Federacion Gráfica Boneaerense, y uno de los principales dirigentes del agrupamiento, señaló que las patronales “quieren imponer la precarización sobre la base de una extorsión a los trabajadores por los puestos de trabajo”.

El dirigente gráfico explicó: “Hemos hecho una presentación para que la CGT entienda. La conducción, con el acuerdo firmado en noviembre, le ha dado pie al gobierno para tomar aire y avanzar. Deben convocar a las instancias orgánicas para que todo el movimiento obrero pueda deliberar y darse una política en común.”.

Al mismo tiempo explicó: "Participaremos de la movilización del miércoles convocadas por los trabajadores de la economía popular y preparamos nuestra participación en una marcha a mediados de marzo que ha sido impulsada por otros sectores sindicales pero es en defensa de la industria y allí estaremos”.

El dirigente aclaró: “no formamos parte de la conducción pero somos orgánicos. Por eso queremos que todo se discuta en la CGT porque facilita el camino. Ese es el rol que debe cumplir la CGT, si no lo toman se canalizará por donde sea”.

Por su parte el dirigente de La Bancaria, Eduardo Berrozpe aclaró: “No vamos a estar inactivos sino muy activos. Le reclamamos a la CGT que cumpla el papel que tenga que cumplir. La política económica tiene que cambiar y, vale la aclaración, no podemos esperar las elecciones. El problema está en la permanencia de este gobierno y esta política económica cuyas consecuencias pagan hoy millones de pibes y trabajadores".

Consultado por la prensa sobre qué actitud tomarán en caso de que la conducción desoiga sus reclamos, Héctor Amichetti señaló: “El dialoguismo extremo de la CGT con el gobierno ha fracasado. Si no hubiera respuesta del Consejo Directivo, tenemos el antecedente de la resolución que adoptó el Frente Sindical para el Modelo Nacional (en referencia a la marcha a Luján del 20 de octubre de 2018). Por ahora haremos un reclamo a la CGT, lo que no salga por allá saldrá entre las organizaciones que queremos un plan de acción”.

Las voces del sindicalismo combativo

Ileana Celotto, secretaria general de la Asociación Gremial Docente de la UBA, explicó: “Reclamamos un paro de 36 horas y marchamos con un programa integral que va desde la defensa del salario hasta el no pago de la deuda externa. Porque no tenemos que ser los trabajadores los que paguemos la crisis”.

Guillermo Pacagnini, titular del gremio de médicos bonaerenses, CICOP, destacó: “La movilización se hace en medio de una inspección del FMI. Mientras, la CGT cacarea para posicionarse en la interna del peronismo y nos dice que no se puede pelear y que hay que esperar a las elecciones.”. El dirigente, además, destacó: "Hay una salida distinta a la que nos quieren imponer el gobierno, los gobernadores y la oposición pejotista que no difiere en lo esencial en su subordinación al FMI y el pago de la deuda".

Alejandro Crespo, titular del SUTNA, destacó: “A pesar de ser un año electoral arrancaron con un fuerte ajuste. Todas las empresas piden preventivos de crisis, es lo que estamos atravesando en FATE, la principal fábrica del neumático propiedad de Madanes Quintanilla. Este gobierno, que es muy favorable a los capitalistas, lo ve como una oportunidad para reformar convenios. Nosotros como sindicato vamos a dar una pelea contundente pero el ataque es contra todos los gremios. La CGT tiene que convocar a un paro activo de 36 horas”.

Según explicó el dirigente, la movilización también se realizará, entre otros lugares, en Neuquén, Córdoba y Rosario.

De la conferencia también participaron, entre otros, dirigentes del sindicato docente Ademys, de seccionales del SUTEBA, del sindicato de radio Nacional ATRANA, de las minorías de las Comisiones Directivas del sindicato telefónico Foetra y del subterráneo AGTSyP y dirigentes de comisiones internas estatales como la del INTI. También expresaron su apoyo y participación los dirigentes de organizaciones de trabajadores desocupados como el Polo Obrero.

Coment� la nota