La Corriente Sindical no rompe en el Concejo

La ruptura con el FpV de los diputados provinciales de la Corriente Sindical, Eliseo Cisneros (Luz y Fuerza) y José Luis Quintana (Camioneros), que conformarán su bloque propio “Lealtad Peronista”, no tendrá réplica en el Concejo Deliberante local, donde el acuerdo preelectoral del kirchnerismo con el sector de los trabajadores llevó a la banca a Mario Soto (de los estatales provinciales).
Concejal Soto: “el mensaje de la Presidente fue clarito con respecto a unificar, integrarnos y trabajar en conjunto”.

El mismo Soto ratificó ayer su alineamiento con el proyecto nacional y popular y la gestión de Néstor Di Pierro al indicar que trabajará en forma mancomunada para poder darle al Ejecutivo las herramientas que necesita para reconstruir el tejido social.

“Tenemos una visión muy clara desde el movimiento obrero del que provengo. La Corriente Sindical es algo que se ha venido fracturando hace tiempo, si bien no lo debíamos llevar a los hechos dado que estábamos esperando una definición a nivel nacional y el mensaje de la Presidente fue clarito con respecto al tema de unificar, integrarnos y trabajar en conjunto” explicó el dirigente, extendiendo que ese es el mismo mensaje que entendió Martín Buzzi.

Desde su rol, garantizó además que la Corriente Sindical no buscará ambiciones o propósitos particulares sino que irá en beneficio de la sociedad en general y las pautas que indudablemente marcará también el trabajador, que no escapan a la necesidad general de la gente, específicamente el tema de viviendas, por ejemplo.

“Bajo ningún punto de vista nos vamos a alejar del alineamiento del intendente Nestor Di Pierro, de Martín Buzzi y Cristina Fernández. No hay otro bloque” subrayó, y añadió que no mantuvo diálogo con Cisneros ni Quintana, y dijo de ellos que se trata de “compañeros” que conforman una CGT, y cada uno tiene el derecho de alinearse donde corresponda.

“Lo que sí creo que tenemos que tener en claro es lo que la gente está pidiendo: que unifiquemos un criterio porque necesitamos salir todos juntos adelante. La división creo que no le sirve a nadie”, apuntó.

Tras ello, recordó que la gestión recién comienza y restan aún cuatro años, por lo que recomendó que se deje “pasar agua bajo el puente”, e indicó que a medida que se avance se logrará la unificación que la sociedad requiere. “Lo demás, la interna sindical, es una cosa que viene de años y la vamos a respetar porque son compañeros que no piensan de la misma manera”, culminó.

Comentá la nota