Corrientes, entre las provincias con más empleados públicos del país

Corrientes, entre las provincias con más empleados públicos del país

Figura en tercer lugar en el país con un 46% de personal excedente, debido a la falencia de un sector privado fuerte que absorba mano de obra. Esta inversión debería incrementarse en un 32% en los próximos nueve años para aliviar el gigantismo estatal en la provincia.

Mientras que entre 2003 y 2013 la población argentina aumentó en un 11 por ciento, el empleo público de todas las provincias lo hizo en el 43 por ciento. Entonces, resulta interesante estimar cuál hubiera sido la dotación "ideal" u "óptima" de trabajadores estatales si la misma hubiera crecido a la misma tasa que la población desde el año 2003, lo que se considera una trayectoria más razonable.

Resulta así que calculando el cociente entre la planta excedente y la óptima, el mayor sobredimensionamiento se presenta en Catamarca que posee una planta un 63 por ciento mayor a la necesaria. Luego continúa Tierra del Fuego y en tercer lugar Corrientes, con un 46 por ciento de personal excedente.

Es una manera de ponerle números a lo que conceptualmente se dice desde siempre: en la medida en que no se establezcan industrias en la provincia que agreguen valor a su materia prima, y otras inversiones privadas, el Estado tiene que jugar el rol de empleador forzoso de personas que de otro modo serían desocupadas.

En cuanto a los mayores impactos del empleo estatal excedente sobre las tasas efectivamente registradas, las mayores brechas porcentuales se exhiben en Catamarca con una diferencia de 12,9 puntos porcentuales (pp) entre la situación con y sin planta pública en exceso, siguiendo Tierra del Fuego con 9,8 pp y Corrientes con 6,3 pp.

Para 15 provincias el aumento necesario de firmas privadas se encuentra por arriba del 7 por ciento promedio, destacándose Catamarca que debería crear un 51 por ciento más de empresas (lo que le llevaría 14 años), Corrientes (32 por ciento-9 años) y Santiago del Estero (25 por ciento-6 años).

Los mayores incrementos de personal estatal se dieron entre los años 2008 y 2010, con 4.694 y 4.364 puestos nuevos. En la actualidad existen casi 65.000 personas que trabajan en el Estado. Según datos de la consultora NOAnomics, si bien la provincia del Chaco encabeza la lista de las estadísticas nacionales, Salta fue la tercera provincia del país con más empleados públicos.

El informe destacó que en el ciclo comprendido entre 2008 y 2013, la tasa de crecimiento promedio anual del empleo estatal pasa a duplicar a la del privado: 3,1 por ciento contra 1,6 por ciento.

El informe

Mientras que entre 2003 y 2013 la población argentina aumentó en un 11 por ciento, el empleo público de todas las provincias lo hizo en el 43 por ciento. Entonces, resulta interesante estimar cuál hubiera sido la dotación "ideal" u "óptima" de trabajadores estatales si la misma hubiera crecido a la misma tasa que la población desde el año 2003, lo que se considera una trayectoria más razonable.

Según esta metodología durante la última década se han creado un total de 434 mil puestos públicos excedentes, que en porcentaje significan una plantilla que se ubica un 28 por ciento por encima del "óptimo" que estaría en torno a los 1,5 millones. Calculando el cociente entre la planta excedente y la óptima, el mayor sobredimensionamiento se presenta en Catamarca que posee una planta un 63 por ciento mayor a la necesaria.

Asimismo, con importantes excesos se presentan Tierra del Fuego (55 por ciento), Corrientes (46 por ciento), Salta (38 por ciento), Buenos Aires (37 por ciento) y Jujuy (35 por ciento). También por arriba de la media y alrededor del 30 por ciento se alistan Santiago del Estero, Chubut, Tucumán, Caba y Chaco.

Si los estados provinciales no hubieran incorporado personal en demasía la tasa de desempleo del tercer trimestre del año pasado habría llegado al 9,1 por ciento en lugar del 6,6 por ciento observado, es decir 2,5 por ciento puntos porcentuales (pp) más. La provincia en sufrir la mayor tasa habría sido Catamarca con el 20,6 por ciento versus el 7,7 por ciento efectivamente registrado, siguiendo Tierra del Fuego con 17,7 por ciento versus 7,9 por ciento y Salta con un 13,8 por ciento versus el 10,2 por ciento obtenido.

En cuanto a los mayores impactos del empleo estatal excedente sobre las tasas efectivamente registradas, las mayores brechas porcentuales se exhiben en Catamarca con una diferencia de 12,9 pp entre la situación con y sin planta pública en exceso, siguiendo Tierra del Fuego con 9,8 pp y Corrientes con 6,3 pp. Para Santiago del Estero, Chaco, Jujuy, Chubut, Neuquén, La Rioja, Salta y Río Negro el empleo público excedente reduce la tasa de desocupación entre 5 a 4 puntos porcentuales.

Por último cabe preguntarse cuánto tendría que crecer el sector privado de cada provincia para absorber el empleo público sobrante, o lo que es lo mismo cuántas empresas privadas adicionales deberían crearse para emplear (en blanco) a los trabajadores estatales superabundantes.

En función del promedio de ocupados por empresa privada de cada provincia serían necesarias un total de 45 mil empresas privadas adicionales para incorporar a las 434 mil personas no absorbidas por los Estados provinciales, es decir un 7 por ciento más de firmas que las cerca de 650 mil existentes en la actualidad.

Comentá la nota