Los cortes de ruta activaron el diálogo entre el Gobierno y el Frente Intersindical

 Los cortes de ruta activaron el diálogo entre el Gobierno y el Frente Intersindical
El frente en el que confluyen la CTA, la CGT, Barrios de Pie, la CCC y SITAS, entre otras organizaciones, protestó durante la mañana de ayer con piquetes en distintos puntos de la provincia. Al mediodía, representantes del sector fueron recibidos en la Casa de Gobierno. Esperan respuestas a sus reclamos salariales, sociales y laborales.
Fue necesario que salieran a la ruta para que el Gobierno provincial decida convocarlos a una mesa de diálogo. El Frente Intersindical de Tucumán, que integran la CGT, CTA, CCC, Municipales del Interior, Autoconvocados de la Salud y Barrios de Pie, entre otras organizaciones, protagonizó ayer, desde temprano, una jornada de protesta con una decena de cortes de ruta en toda la provincia. El plan de lucha, que generó caos en el tránsito vehicular, había sido dispuesto por el sector debido a la falta de respuestas oficiales a una batería de reclamos laborales, salariales y sociales. Entre otros pedidos, el Frente exige un salario mínimo de 5000 mil pesos; un aumento en la cantidad y el monto de los planes sociales; la eliminación del impuesto a las Ganancias sobre el salario; la actualización de las asignaciones familiares y su pago sin topes de haberes; la titularización de personal contratado en municipios y comunas, y el pago del 82 por ciento móvil para los jubilados.

Miles de tucumanos se vieron forzados a utilizar caminos alternativos debido a los cortes de rutas, que se realizaron en el puente Barros, que comunica a la Capital con el Aeropuerto; en la ruta 38, a la altura de Alberdi, Aguilares, Concepción, León Rougés y Monteros; en la Curva de Los Vega, en la ruta provincial 314, en Cevil Redondo; y sobre la ruta nacional 157, en La Madrid. Los piquetes, que en la mayoría de los casos se iniciaron a las 6.00, fueron levantados a las 13.00.

La respuesta del Poder Ejecutivo frente a la protesta llegó en horas del mediodía, cuando fue convocada la conducción del Frente Intersindical a una audiencia con los ministros de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Desarrollo Social, Enrique Zamudio.

"Hemos sido recibidos pero extemporáneamente, hace tres meses que hicimos el petitorio, hay problemas que quedan pendientes, hay un paro para el 20 de noviembre, movilizaciones sociales, lo que no se arregla en una reunión", dijo al finalizar el encuentro Salvador Agliano, de la CTA.

El sindicalista ponderó el llamado al diálogo por parte de los funcionarios, aunque aclaró que "será positivo en la medida en que se mantenga en el tiempo y con cierta continuidad. Ahora, si solamente este es un diálogo coyuntural, porque hay que levantar un corte de ruta, será una reunión coyuntural. Esperemos que el gobierno tome cartas en el asunto y se involucre en los problemas de la sociedad tucumana", argumentó.

Respecto a la serie de planteos realizados por el sector, Agliano dijo que el compromiso asumido por los ministros es "trasladarle las inquietudes el gobernador (José Alperovich), lo que ya conocemos como termina, y de ahí en más continuar el diálogo. Confiamos en continuar con la mesa del consenso, si se hace continuo o permanente podemos ir arribando a algunas soluciones", insistió.

Por su parte, Gastón Gómez, de Barrios de Pie, expresó: "No entendemos por que el gobierno nos llevó a realizar esta medida de fuerza que complica la cotidianidad de todos los tucumanos, si venimos solicitando audiencias desde hace un mes. Lo importante es que fuimos recibidos por el ministro coordinador y pudimos expresar los reclamos de los diferentes sectores", destacó.

Al referirse a la reunión con Jiménez y Zamudio, dijo que "se comprometieron a hacer llegar los reclamos al gobernador Alperovich y generar una agenda para buscar soluciones a los reclamos expresados. Por nuestra parte vamos a esperar la respuesta del ejecutivo pero mantenemos el Estado de Alerta y Movilización. Hay reclamos urgentes que deben ser atendidos, por lo que les solicitamos a los funcionarios celeridad en la organización de la agenda de trabajo prometida", aclaró, para terminar.

Comentá la nota