Crece la puja gremial por el control interno en Lear

Crece la puja gremial por el control interno en Lear

Con el aval de la empresa, el Smata buscará hoy desplazar a los delegados de la izquierda; intervino Tomada

Dicen que la asamblea gremial de hoy podría definir la suerte de laautopartista Lear en el país y el futuro de sus 525 empleados. Así lo afirman fuentes de la firma de capitales norteamericanos y la cúpula del gremio de los mecánicos del Smata. Empresarios y gremialistas coinciden en que la actual comisión interna, vinculada a los partidos de izquierda, tiene un único fin: el conflicto.

Por eso hoy, en un contexto de suspensiones y despidos, el Smata intentará desplazar a los delegados disidentes de la fábrica. Se trata de cuatro personas que fueron reincorporados ayer a partir de un fallo judicial después de haber sido despedidas en julio.

La izquierda denunció una serie de irregularidades en la convocatoria del Smata. Una de ellas, argumentada en un fallo judicial en el que exige "no innovar en el cargo gremial y condición de delegados gremiales", es decir, que no se modifique la comisión interna que representaba a los empleados antes de la ola de despidos y suspensiones.

El líder del Smata, Ricardo Pignanelli, hace unos días dejó en claro su postura en una entrevista con Ámbito Financiero: "Su objetivo [por los delegados de izquierda] no son las reivindicaciones, la estabilidad laboral o pelear por los salarios. Quieren la lucha continua. La anarquía en el movimiento obrero. Por culpa suya, Lear está evaluando irse del país".

Ayer, desde la empresa, que provee de mazos de cables para fábricas como Ford, el mensaje fue parecido: "Queremos que los 525 empleados trabajen y que la empresa se quede en el país".

El conflicto de la autopartista se volvió en un foco de tensión para el Gobierno. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se refirió ayer al asunto. "La prioridad es salvar los puestos de trabajo. Es un conflicto más o menos clásico con dos posiciones sindicales", dijo el funcionario en Radio Del Plata. Y sobre la asamblea de hoy, agregó: "Ha cumplido los requisitos reales, aunque tengo en claro que los miembros de la comisión interna la han impugnado".

Los delegados de la izquierda están dispuestos a desconocer la validez de la asamblea. "La vamos a impugnar desde lo legal. El Smata y Lear tienen un acuerdo para avanzar en una rebaja salarial de hasta el 40% a todo el personal", dijo Silvio Fanti, uno de los cuatro delegados despedidos en julio y que se reincorporó a la planta.

Fanti y los otros tres delegados retomaron ayer sus actividades. Debían ingresar a la fábrica a las 6, pero lo hicieron tres horas y media después porque se les exigió un control médico. Dentro de la planta, se les prohibió el ingreso a determinadas áreas y sufrieron el "hostigamiento de la patota verde del Smata", según denunciaron los delegados.

El Smata integra la CGT oficialista y es uno de los sindicalistas más cercanos a la Casa Rosada. Desde la CGT opositora, Hugo Moyano no quiso mantenerse pasivo: les dio su respaldo a la comisión interna de Lear a pesar de no comulgar con las ideas de la izquierda..

Comentá la nota