Crece la tensión entre el Gobierno y ATE

Crece la tensión entre el Gobierno y ATE
El gremio profundizó las medidas de fuerza tomando edificios públicos. Las protestas en Cipolletti se concentraron en Desarrollo Social y en el hospital. Weretilneck aseguró que "atentan contra la vida de las personas".
Desde las primeras horas del día de ayer trabajadores rionegrinos afiliados a ATE realizaron tomas en distintos edificios públicos de la provincia. Las medidas en Cipolletti tuvieron lugar en la delegación del Ministerio de Desarrollo Social y en el Hospital Pedro Moguillansky.

Tras conocer tal situación, el gobernador Alberto Weretilneck salió rápidamente a criticar las medidas de fuerza iniciadas por los estatales, asegurando que “atentan contra la vida de las personas".

“Ruego a Dios que no suceda ninguna muerte en un hospital a consecuencia de las medidas dispuestas por ATE”, remarcó el mandatario.

A su vez, recordó que el gremio dispuso intensificar las medidas de acción directa a pesar de que el Gobierno provincial consideró que se está cumpliendo con todas las pautas que respetan el trabajo del empleado público.

“Que no se complique ningún parto y que ninguna ambulancia llegue tarde a una emergencia. Si desgraciadamente sucediera, serán responsables los dirigentes de ATE que no dudan en dejar a los rionegrinos indefensos, cuando existe la obligación legal y laboral de garantizar las guardias mínimas para la prestación de servicios esenciales para la comunidad”, remarcó Weretilneck.

“Cada cual deberá hacerse responsable de lo que le corresponda. Los llevaremos a la Justicia y deberán pagar las consecuencias”, sentenció.

Desde el Gobierno provincial sostuvieron que las medidas de fuerza que vienen llevando a cabo algunos empleados en hospitales y reparticiones públicas, “además de ser arbitrarias, llevan un mensaje confuso, son ilegítimas y carecen de sustento legal”.

Es por eso que ratificaron la postura de “respetar y garantizar el derecho de los trabajadores públicos previstos en las leyes vigentes”.

Ayer, luego de una asamblea, los hospitalarios cipoleños resolvieron profundizar las medidas de fuerza y cortaron, durante parte de la jornada, el tránsito vehicular sobre la calle Naciones Unidas.

El gremio apunta contra el Ejecutivo

La toma de edificios públicos iniciada ayer abarcó, además, a las ciudades de Allen, Roca y San Antonio Oeste. Desde ATE indicaron que “estas acciones se orientan en la demanda al Gobierno provincial de un aumento salarial real, el cese y la devolución de los descuentos percibidos en los haberes y la apertura de las negociaciones por una recomposición salarial para todos los estatales”.

En ese sentido, el secretario general de la entidad sindical, Rodolfo Aguiar, señaló que "por un capricho del Gobierno, hoy miles de rionegrinos no cuentan con servicios esenciales que debiera garantizar el Estado. Ya hemos manifestado que estamos abiertos al diálogo, pero como respuesta han desatado una brutal persecución gremial, política e ideológica sobre los trabajadores. Llama la atención de un Gobierno que dice defender a ultranza los Derechos Humanos”.

Comentá la nota