Crisis en el área de seguridad municipal

Crisis en el área de seguridad municipal
Escribe OMAR BELLO - (seguilo en twitter @lavidaesbello) - A un año del 10M, desatado por la muerte de Karen Campos, sólo Andrés Rosa parece controlar la situación.
En declaraciones a LT20, Sergio Avalle, presidente del Colegio de Abogados de Junín dijo sentirse sorprendido por la nota de LA VERDAD donde se hablaba sobre el pedido de un posible Jury (suerte de juicio político) para juzgar la conducta del fiscal Ángel Quidiello y su “jefe”, el Fiscal General Juan Manuel Mastrorilli, por haber archivado en pocos días la causa de María José (preservamos su apellido) de 26 años quien junto a su madre habría sido atacada por Rubén Recalde (IPP 2681/2013), asesino de Sandra Colo y Paola Tomé:

“A nosotros nos sorprendió esta publicación, porque lo único que tuvimos alrededor de ocho o diez días atrás fue una presentación verbal…”.

Claro que omitió un pequeño detalle al que nuestro diario tuvo acceso: la presentación verbal a la que Avalle le restó importancia habría sido hecha nada más y nada menos que por Andrés Rosa, responsable de la Oficina de Asistencia a la Víctima quien en un acto de valentía civil (no es su obligación) y después de consultarlo con su familia, decidió presentarse al Colegio de Abogados dado que su conciencia no le permitía dejar pasar algo tan grave que, sabía, todos querían ocultar: el archivo de una causa que de haber prosperado pudo salvar la vida de Paola Tomé.

Es valorable que un funcionario público quien hasta donde sabemos habría tomado esa decisión en absoluta soledad política (esto es sin consultar al intendente Mario Meoni) se anime a semejante acto de valentía. De la misma forma resulta cuestionable que Sergio Avalle le quite entidad a través de un medio masivo de comunicación. ¿Cuál es el sentido de negar algo que realiza un funcionario de alto rango? ¿Por qué intentaron minimizar la situación?

“A mí me quemaron el auto”

María del Rosario Coria es la madre de Karen Campos quien fue asesinada hace un año en el kiosco “Carlitos”. La mujer preservó una actitud muy responsable durante los acontecimientos que tuvieron en vilo a la ciudad (10M), evitó echar leña al fuego y respetó al intendente Mario Meoni (lloraron juntos la noche misma del velatorio). Claro que la vida de esta señora no fue sencilla desde entonces. Si bien gracias al rápido accionar del fiscal José Alvite Galante se aprendió al asesino (Juan Carlos Ledesma) y fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal Número 1, además del dolor de la pérdida tuvo que soportar una serie de acontecimientos dolorosos posteriores.

Primero, el único que la habría acompañado a lo largo de este año sin flaquear fue, justamente, Andrés Rosa; segundo, en un reunión privada que mantuvo con el Secretario de Seguridad del Municipio Víctor Knappe, éste habría tenido el poco tacto de decirle a la mamá de Karen: “A mí me quemaron el auto”, desubicación que, por supuesto, no fue bien recibida por esta señora que no sólo lucha con el dolor de haber perdido a su hija sino que tendría un objetivo sobre el que todavía no encuentra respuesta: ¿Qué pasará con Fernando Alaniz, dueño del kiosco “Carlitos” donde ocurrió el crimen? Después de todo habría sido él quien le dio a la chica la picana y gas pimienta, verdadera bomba de tiempo en una menor que, al ser dotada de semejante arma, en cierta forma está siendo “obligada” a reaccionar cuando el sentido común asegura que lo que debe hacerse en esos casos es mantener la calma y evitar resistirse.

Junto a esto ocurrieron otros hechos como el robo de la moto de Karen (la misma Coria se habría ocupado de buscarla en la casa de un personaje cuyo alias es Pitufo), y el supuesto arresto de uno de sus hijos sin causa aparente.

Esta misma semana María del Rosario le habría pedido al Intendente una reunión que tiene por único objetivo hacerle la siguiente pregunta: ¿Por qué “repatrió” a Arigüel?

Gris de ausencia

Para entender qué pasa en la municipalidad basta con el siguiente dato: Agustín Pinedo, Secretario de Obras Públicas, llevaría dos meses sin hablar con Mario Meoni, y el propio Víctor Knappe apenas se comunicaría con él vía email. Salvo Rosa, que aunque no quiso hablar con la prensa es evidente que está actuando sin esperar recibir órdenes para evitar mayores catástrofes, el resto estaría medio perdido, sin saber qué hacer ni para dónde direccionar sus acciones.

Es sabido que a Meoni no le gustan las reuniones relacionadas al tema seguridad, pero durante los últimos tiempos éstas se habrían reducido a cero y, en términos prácticos, la municipalidad estaría siendo manejada por Javier Gabrielli.

La repatriación de Marcelo Arigüel, ex Jefe de la Policía Distrital y actual director de seguridad, es un movimiento que no sólo preocuparía a la mamá de Karen Campos (“Si no pudo manejar una comisaria cómo va a solucionar los problemas de la ciudad”), sino que sería mal vista por todas las fuerzas policiales.

“Con la ausencia de Mario Meoni y un Arigüel que es rechazado por todos sus pares, manejar la seguridad del municipio resulta imposible”, aseguró un funcionario municipal de alto rango.

Hasta los Jefes Policiales más moderados estarían en contra del director de seguridad y querrían hacerle la misma pregunta que, por estos días intentaría realizar María del Rosario Coria: ¿Por qué? Sin duda, traer al hombre que no pudo manejar el 10M parecería de mínima ilógico, de máxima una provocación.

Jefe se necesita

Si las cosas siguen así es probable que los funcionarios más comprometidos (Andrés Rosa es un ejemplo) terminen yéndose del municipio por decisión propia. No sólo él sino todo un grupo de gente que trabaja bien está cansada de remar contra la corriente. Es cierto que no todo puede solucionarse pero la presencia del “jefe” es esencial, y la comunicación con Mario Meoni un factor que no puede resolverse. ¿Dónde está?, pregunta uno y lo más grave es que las respuestas son múltiples. Desde que anda en Buenos Aires atendiéndose por problemas de salud hasta corriendo detrás de Sergio Massa, hay de todo y para todos los gustos.

Para colmo de males todavía no está claro cuál es el lugar que Mario Meoni ocupará en la estructura de Massa. Entre las PASO y el proceso eleccionario cumplió un rol excepcional. Sergio Massa le habría dado el manejo del dinero desplazando en el tema a su socio más antiguo: Gilberto Alegre, intendente de Villegas. Todos los hombres de Massa que trabajaron en la zona habrían pasado por las oficinas del intendente de Junín quien repartía los fondos (no hay nada más importante en política). A partir de ahí las versiones se multiplicaron. Dejando de lado el problema de salud, algunos aseguran que Massa lo envió a una suerte de misión imposible (unir a los radicales dispersos) y que le estaría pidiendo algo que, de solo escucharlo, altera la paciencia de don Mario: que vuelva a presentarse como intendente en un nuevo período con el fin de preservar el territorio juninense. Harto de estar al frente de la municipalidad y con todas las fichas puestas en un cargo a nivel nacional, Meoni no nadó hasta acá para morir en la orilla…

Lo cierto es que en este contexto la seguridad juninense atraviesa su crisis más profunda en muchos años: más allá de la respuesta fuera de lugar a la mamá de Karen (“A mí me quemaron el auto”), ya va resultando evidente que a Knappe le falta cintura política. Ni hablar de la situación de Arigüel ¿Cómo hace un Director de Seguridad para relacionarse con fuerzas que no tendrían respeto ni simpatía por él? Todo esto sin mencionar la continuidad (tampoco comprensible) de Daniel Kelly en la Agencia de Seguridad Vial, hombre cuya permanencia también sería muy discutida.

Quizá no se trate de reemplazar a nadie (aunque en algunos casos parecería obvio) sino de promover mayores reuniones que permitan trazar líneas de corto y largo plazo, algo que según todas nuestras fuentes no está ocurriendo ni siquiera de manera superficial. O sea, no hay comunicación básica que, de mínima, genere una sensación de gobierno.

A un año del 10M estamos otra vez dependiendo de pocas personas y la cordura de una sociedad que aguanta. La pregunta es: ¿Hasta cuándo?

Misa por Karen Campos

Mañana, domingo, a las 20, se oficiará una misa en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús de Barrio Belgrano, para pedir por el eterno descanso de Karen Campos.

Comentá la nota