Cristina con CGT Alsina: se quejó por pedidos de paritarias 2013 (y evitó Ganancias)

Cristina con CGT Alsina: se quejó por pedidos de paritarias 2013 (y evitó Ganancias)
La presidente Cristina de Kirchner recibió en compañía del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, al titular de la CGT, Antonio Caló, y la mesa chica de la central sindical, en Casa de Gobierno. En el encuentro la mandataria se quejó por lo que evalúa pedir la central gremial en las paritarias 2013 y no hubo definiciones por la modificación del mínimo no imponible del impuesto de Ganancias.
Fuentes sindicales aseguraron a ámbito.com que la Presidente se molestó por los futuros reclamos. Dijo que escuchó "cifras muy altas" que van a solicitar escudándose en la inflación y llamó a la moderación.

En tanto, el secretario de prensa de la CGT, Héctor Daer, al término de la reunión señaló que "de a poco se van logrando soluciones". Y apuntó a una solución por Ganancias para 2013 al indicar que "el año que viene, antes de paritarias, se va a tratar el tema de impuestos a las Ganancias y el mínimo no imponible".

La reunión se inició en el despacho de Abal Medina con la presencia de los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de Economía, Hernán Lorenzino, y luego se sumó la Presidenta.

"Se avanzó en muchas cosas", reafirmó Daer, tras la reunión de casi dos horas, en la cual se abordaron tópicos como obras sociales.

Contó que en el encuentro hicieron "un repaso de todos los temas pendientes" y agregó que "con la quita del impuesto a las ganancias y la mejora en las asignaciones familiares" con el último aguinaldo "se hizo un combo en el que se mejoró el ingreso de los trabajadores".

"La resolución del impuesto a las ganancias es a partir del 1 de enero de 2013", completó Dáer, quien acompañó a Caló junto a Gerardo Martínez, Omar Viviani y José Luis Lingeri, entre otros.

• Reunión en la UOM

Al mediodía del lunes el Consejo Directivo de la CGT Alsina terminó de delinear su proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias durante un almuerzo encabezado por Caló en una de las sedes de la UOM.

Los retoques al proyecto se dieron en el marco de un almuerzo en el salón de actos de la sede ubicada en el barrio porteño de Villa Lugano, donde la plana mayor de la CGT oficialista, más algunos invitados, aprovecharon también para despedir el año.

Además del anfitrión Antonio Caló, estuvieron Héctor Daer (Sanidad), Omar Viviani (Taxistas), Andrés Rodríguez (UPCN) y Armando Cavalieri (Comercio), entre muchos otros.

En declaraciones a la prensa, el secretario general del gremio de Sanidad, Daer, explicó que en el asado que compartió el Consejo Directivo en la sede de los metalúrgicos, se avanzó con el proyecto de Ganancias y se debatieron temas "administrativos".

En ese sentido, agregó que un grupo de integrantes del Consejo Directivo está a cargo de las propuestas en las que principalmente se plantea que este tributo "impacte en los salarios muy altos y se cambie la ponderación porcentual a partir de que se empieza a pagar el impuesto, que no sea directamente el valor por el máximo como pasa hoy".

Asimismo, el Consejo Directivo de la CGT alineada con el Gobierno nacional analizó cómo ordenarse "institucionalmente", con el objetivo de "recaudar fondos, para que tenga funcionamiento y toda la administración ordenada".

En ese sentido, uno de los puntos más importantes es la creación de una sede propia y Daer explicó que están evaluando opciones para alquilar un lugar, aunque evitó brindar mayores detalles.

Por último, el titular de Sanidad criticó la convocatoria que Hugo Moyano realizó a sectores de la oposición política para la marcha a Plaza de Mayo del próximo miércoles al afirmar que "hay que tener en cuenta qué sectores defienden el interés genuino de los trabajadores".

"Creemos que hoy hacer una especie de aglutinación en la oposición no es el camino correcto, creemos que hay muchísimo espacio para recorrer con el Poder Ejecutivo que tiene tres años de mandato y encontrar las soluciones que tienen que ver con los intereses de los trabajadores", consideró.

Y concluyó: "Más allá de que el diálogo con todos los sectores políticos no hay que vetarlo, hay que tener en cuenta que esos diálogos no terminen transformándose en hechos políticos que compliquen la resolución de los trabajadores".

Comentá la nota