Cristina a la CGT oficialista: “Si no los paran, van por ustedes”

Cristina a la CGT oficialista: “Si no los paran, van por ustedes”

Se los dijo en una reunión secreta el lunes. Fue refiriéndose a Moyano y Barrionuevo.

En medio de las deliberaciones en el Consejo del Salario, el lunes cinco integrantes de la CGT oficialista se escabullerondel Ministerio de Trabajo durante una hora para reunirse en privado en la Casa Rosada con la Presidenta. Fue una clara señal política de Cristina Kirchner a la central sindical aliada apenas cuatro días después del paro general del sindicalismo opositor. Los sindicalistas aprovecharon el actual contexto para insistir con su polémico reclamo para que se limiten los traspasos de las obras sociales sindicales a las prepagas. Es más: le entregaron a la Presidenta un borrador de un decreto elaborado por ellos que apunta a restringir severamente esos traspasos. Ella fue clara con una advertencia: les dijo que si no paraban al sindicalismo opositor, “van a ir por ustedes”.

Los sindicalistas se retiraron de la Casa Rosada conformes. “Nos dijo que iba a estudiar el decreto y que nos contestaba. Interpretamos que nos estaba dando una señal casi positiva”, confió a Clarín un dirigente de la CGT que participó de la reunión con Cristina Kirchner.

Los dirigentes interpretaban el comentario de la Presidenta como “casi un sí” porque con otros reclamos fue directamente lapidaria.

Ocurrió, por ejemplo, cuando los sindicalistas plantearon la necesidad de modificar Ganancias. Cristina les contestó que“no”. Y agregó: “No es el momento, no veo ninguna posibilidad de tratarlo”.

Durante el encuentro la CGT igual insistió con que no alcanza con la actualización del mínimo no imponible sino que se deben modificar las escalas de Ganancias. Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, incluso le comentó a la Presidenta que para evitar los descuentos en Ganancias hay cada vez más trabajadores que piden cobrar adicionales en negro.

Hacia casi siete meses que la Presidenta no recibía a la cúpula cegetista. El lunes cuando la discusión en el Consejo del Salario se empantanó -Trabajo proponía una suba del salario mínimo del 29 por ciento, algo “inaceptable” para los gremios- Gerardo Martínez llamó a la Casa Rosada y acordó la reunión.

Además del jefe de la UOCRA fueron José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), el estatal Andrés Rodríguez, el metalúrgico Antonio Caló y el taxista Omar Viviani. Según la versión cegetista, en esa audiencia con la Presidenta se consiguió que la suba total del salario mínimo sea del 31%.

La Presidenta, dijeron fuentes confiables, estaba muy enojada por el paro que habían organizado Hugo Moyano y Luis Barrionuevo. En ese contexto les advirtió a los gremialistas oficialistas que “si no paran” a los sindicalistas críticos, “irán por ustedes”.

El borrador del decreto que limita los traspasos entregado a Cristina fue elaborado por Lingeri. El texto establece que los afiliados deberán permanecer por lo menos un año en la obra social de su actividad, que los traspasos sólo podrán producirse durante dos períodos al año y que el padrón de una obra social no deberá superar en más de un 20% a los trabajadores de su actividad.

Los cambios, que no serán retroactivos, apuntan a impedir que los trabajadores de más altos ingresos sean pasen a obras sociales que tienen acuerdos con prepagas.

Comentá la nota