Críticas por el paro de transporte

Críticas por el paro de transporte

Miatello pidió que se tomen medidas porque "están indefensos los choferes y los pasajeros". Chale subrayó la "vulnerabilidad" municipal en términos de control. Desde el gremio, Cornejo aseguró que se "evitó una batalla campal".

La decisión de la UTA de parar el Transporte Público de Pasajeros el domingo después del clásico, luego de la agresión a un chofer de la línea 102 durante un robo, motivó la reacción de concejales opositores quienes apuntaron a provincia y municipio como responsables de la situación. El concejal Osvaldo Miatello (Compromiso con Rosario) pidió implementar otro tipo de medidas porque "están indefensos los choferes y los pasajeros". El edil agregó que el gremio "había advertido sobre las condiciones de seguridad del día del partido y desde el Ministerio de Seguridad provincial no hay ninguna respuesta". El concejal Sebastián Chale (Bloque Radical) planteó que "la situación de vulnerabilidad que tiene el municipio frente al sistema es notable en términos de control". Según el edil, "hay que sentarse y diseñar alguna modalidad, no podemos dejar a la ciudad sin transporte". Desde la Municipalidad, en tanto, reconocieron que hay que "aceitar" los operativos de seguridad.

Ayer, el titular de la UTA local, Manuel Cornejo, señaló que la medida adoptada por el gremio evitó "una batalla campal" si hinchas de Central y Newell`s se encontraban en el centro de la ciudad después del partido. "Ya lo habíamos anunciado. No estamos dispuestos a que agredan a un trabajador, no queremos que le rompan la cabeza a nadie", agregó el dirigente gremial. "Si lastiman a un chofer o agreden una unidad, seguro que vamos a cortar el servicio", advirtió.

Para el concejal Miatello la medida de fuerza "no contribuye, castiga al usuario que no tiene nada que ver", pero que a pesar de las claras advertencias del gremio sobre las condiciones de seguridad del día del partido, no ve una actitud del Ministerio de Seguridad para resolver este tema. "Hay que implementar otro tipo de medidas porque esto molesta a la gente; era el día de la madre, había muchísima más gente en el calle que un día normal, y aparte no tenía nada que ver con el partido", apuntó.

El edil justicialista subrayó que cada vez que hay partidos "los colectiveros tienen que aguantar a los hinchas que no pagan, que van colgados; esto excede al tema de transporte y tiene que ver con la política de seguridad. Están indefensos los colectiveros, los pasajeros, y si bien uno puede exigir que cumplan porque es un servicio público, ellos también tienen derecho a exigir protección por parte del Estado".

Miatello aclaró que el poder concedente del municipio es con las empresas y por ende no tienen un poder disciplinario sobre el trabajador: "Podemos exigirles a las empresas que cumplan, pero cada vez que lo hacemos nos plantean que hay una situación de fuerza mayor por el paro de los trabajadores. Estamos en un círculo vicioso, para romperlo hay que comenzar a instrumentar acciones por parte del Ministerio de Seguridad para ver cómo se transporta a la gente a las canchas". El concejal Chale, quien junto a su compañera de bancada María Eugenia Schuck solicitó la semana pasada a la Municipalidad que garantizara el servicio el domingo, dijo que a pesar de los mensajes tranquilizadores enviados en los días previos por el Coordinador de Seguridad en Competencias Deportivas, Pablo Farías, sobre los operativos planificados para el clásico, le quedan muchas dudas sobre "qué se hizo o qué no se hizo, parecía que el viernes Cornejo estaba anunciando lo que iba a suceder el domingo".

El edil radical destacó que cualquier trabajador tiene derecho a trabajar en condiciones de seguridad, aunque consideró que el transporte público "no es un servicio más", por lo que la actitud, tanto del sindicato como del municipio y la provincia, "no debiera ser de avisarse por los medios qué es lo que van a hacer". Desde el Bloque Radical preparaban ayer un pedido de informes sobre lo que sucedió el domingo. Además, evaluaban la presentación de un plan que contemple "un esquema rotativo de alguna división policial que apunte a la disuasión".

El secretario de Gobierno, Fernando Asegurado, uno de los primeros funcionarios municipales en informar el domingo a través de las redes sociales el paro de la UTA, dijo ayer no estar sorprendido por la medida de fuerza decretada por los choferes al término del clásico. A pesar de los hechos de violencia, Asegurado rescató que los rosarinos pudieron disfrutar del partido, un maratón, y el día de la madre. De todos modos, el funcionario señaló a Radio Dos que hay que "aceitar" los operativos.

Comentá la nota