Cruces por las demoras en el avance de la Planta Potabilizadora

Cruces por las demoras en el avance de la Planta Potabilizadora

La obra para Río Grande sigue parada por la demora en el giro de fondos del fideicomiso. El Municipio aportó 35 millones de fondos propios para la reactivación, a la espera de la devolución de ese dinero para avanzar ya que ahora la empresa PROALSA, encargada de la obra, pide una readecuación de los precios debido a la inflación.

 La obra para Río Grande sigue parada por la demora en el giro de fondos del fideicomiso. El Municipio aportó 35 millones de fondos propios para la reactivación, a la espera de la devolución de ese dinero para avanzar ya que ahora la empresa PROALSA, encargada de la obra, pide una readecuación de los precios debido a la inflación.

La gobernadora Rosana Bertone -consultada sobre el tema- sugirió hacer un traspaso a otra empresa que se haga cargo de los trabajos. “Propusimos la alternativa de que se rescinda ese convenio y se haga uno nuevo porque si vamos a estar todo el tiempo pagando intereses improductivos no vamos a avanzar nunca, una obra judicializada no le conviene a nadie”, dijo.

Pero, además Bertone sostuvo que sería más ágil la gestión “si el contrato lo tuviera la provincia con la empresa”. Y consideró que podría resolverse con “una rescisión voluntaria de la empresa, que tiene el contrato con la Municipalidad, porque lamentablemente no es con la provincia”.

Asimismo dio a conocer gestiones realizadas esta semana Buenos Aires para destrabar 110 millones del Fideicomiso Austral, y de ese total se devolverían los 35 millones a la ciudad de Río Grande.

Bertone sostuvo que “a un ritmo normal de obra, si se normalizaran los pagos, llegaran los certificados en tiempo y forma, y si el Tribunal de Cuentas municipal hiciera todo rápido, si todo fuera súper bien, el plazo restante es de dos años aún”.

El intendente Gustavo Melella salió rápidamente al cruce y descartó de plano traspasar la obra de la planta potabilizadora. “Se va a hacer y la vamos a terminar como corresponde”, indicó y remarcó que “esperemos que esto no sea parte de una campaña política que se viene”.

“Si el gobierno quiere que le dé la obra, que me lo digan; que llamen y me lo digan”, desafió el intendente de Río Grande.

En este orden expresó que “estamos pronto a entregar viviendas, el 7 de julio inauguramos el centro de salud de Margen Sur y no vamos a esperar. Todo esto se va a hacer, que los vecinos de Río Grande se queden tranquilos, porque la planta se va a terminar y nuestro deseo es terminarla cuanto antes”.

“Si están tan interesados en algo, podrían colaborar, agilizando, acelerando el pago, porque el gobierno provincial es parte del Fideicomiso. O que nos paguen la coparticipación y terminamos la obra nosotros”, apuntó.

Comentá la nota