Cruje la unidad en acción del sindicalismo opositor

El paro nacional con movilización y múltiples piquetes realizado ayer por la CTA disidente escenificó en toda su dimensión la amenaza de quiebre que rodea el futuro de la estrategia de “unidad en acción” acordada entre esa central y la CGT de Hugo Moyano para profundizar su enfrentamiento con el Gobierno.

Sin la adhesión de la central moyanista, la medida de fuerza perdió en contundencia y capacidad de movilización en comparación con las protestas conjuntas de las dos entidades, situación que pareció motivar el reproche de Pablo Micheli, que en medio de paro criticó la decisión del camionero de privilegiar su estrategia política por sobre el reclamo gremial. “No especulamos si es un año electoral o nó para salir a la calle a luchar”, se quejó Micheli, aunque remarcó su decisión de seguir apostando a la acción conjunta con el camionero.

“Abandonar la calle no es el camino correcto, pero no hay ruptura entre la CTA y la CGT. Moyano cree este año que hay que estar concentrado en la disputa electoral y yo no”, abundo el dirigente de ATE ante las consultas de la prensa.

Es que el acompañamiento de Moyano apenas se percibió en la participación casi testimonial de algunos grupos del gremio de Camioneros que marcharon junto a las corrientes ceteístas y a organizaciones sociales a Plaza de Mayo.

La medida de fuerza se inició temprano por la mañana con diversos piquetes que bloquearon los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires, generando trastornos en el tránsito. En el interior se repitieron las marchas a las sedes de los respectivos ministerios de Trabajo, donde se destacaron las columnas de trabajadores estatales provinciales y municipales.

Ya al mediodía la protesta se trasladó al centro porteño y culminó con un acto en Plaza de Mayo, donde Micheli renovó los principales reclamos sindicales y volvió a cargar duro contra la administración kirchnerista. También admitió desde el palco la menor adhesión que registró la protesta: “No hay que desesperarse porque hoy somos un poco menos que el otro día”, pidió. Y añadió:“Somos menos, pero somos más dignos”.

La medida fue respaldada por el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, y diversas agrupaciones sociales y políticas como la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pié, la FUBA, el Polo Obrero, el Movimiento Teresa Vive, la Conadu Histórica y más de una veintena de organizaciones sindicales.

Comentá la nota