Ctera pide un 42% y la Nación anticipa que podría fijar el aumento por decreto

Con pocas expectativas de acuerdo, el Gobierno y los gremios se sientan a negociar
Funcionarios del gobierno nacional y dirigentes de los gremios docentes se sentarán hoy a discutir la pauta salarial para el ciclo lectivo 2014. Las partes llegan a la mesa de negociación con posturas tan disímiles que un acuerdo aparece, a priori, como un escenario muy poco probable. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, salió ayer a ‘avisar’ que “si existe acuerdo, se suscribe y se hace público. Si no hay acuerdo, puede existir una propuesta de carácter unilateral por parte del Estado nacional”. En otras palabras, anticipó que si los gremios rechazan la oferta gubernamental el Gobierno la haría efectiva a través de un decreto. Las declaraciones del jefe de ministros apuntan a dos frentes relacionados entre sí. En primer lugar, se sabe en la Casa Rosada que la posibilidad de firmar un acuerdo es remota y, en ese marco, ya se baraja otorgar el aumento por decreto. Por caso, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), el mayor gremio docente del país, realizó ayer la reunión de su junta ejecutiva y los secretarios generales de todas las provincias decidieron pedir hoy que el piso salarial pase de los 3.416 pesos actuales a 4.860 pesos, lo que equivale a un incremento del 42,27 por ciento. El 23,5 por ciento que ofertó el Gobierno en la reunión informal que mantuvo hace un par de semanas con los sindicatos está lejos de ese reclamo, y lejísimo de los 5.500 pesos de sueldo inicial que solicitan los otros cuatro gremios nacionales, es decir, la Uda, Amet, Sadop y Cea. En segundo término, el Ejecutivo nacional está fuertemente presionado por los gobernadores, quienes, con el inicio de clases a la vuelta de la esquina, están esperando definiciones urgentes para comenzar sus propias negociaciones. Esa presión llevó en la víspera al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a tomar cierta distancia de las futuras paritarias provinciales. “Las negociaciones a nivel nacional en el sector educativo sólo establecen un parámetro de referencia, la política salarial docente corresponde a cada una de las jurisdicciones”, dijo el titular de la cartera laboral, y remarcó que “lo que hace esta paritaria (la nacional), es decir que no puede haber en la Argentina ningún docente que gane menos de tal cifra”. OTROS PUNTOS Pero más allá de porcentajes, la distancia que separa el reclamo docente de la postura gubernamental se profundiza en otros puntos, no menores. Continuando con las conclusiones del plenario de la Ctera realizado ayer, los secretarios generales de las distintas provincias -entre los que estuvo el del Suteba bonaerense, Roberto Baradel- decidieron pedir que la mejora salarial sea retroactiva al 1° de febrero, que se otorgue en el primer semestre del año y que se incorpore una cláusula de revisión o monitoreo que permita hacer un seguimiento de las variables que inciden en el poder adquisitivo de los salarios. En el Gobierno hablan de “acuerdo anual” y de un porcentaje de suba de sueldos cercano al 25 por ciento. LA PROVINCIA En la Provincia, el gobernador Daniel Scioli y su gabinete ya están sacando cuentas de cara a la dura paritaria que se avecina (ver aparte). En esa instancia, que según Baradel podría concretarse el martes, el Frente Gremial Docente Bonaerense ya dejó entrever que irá con un reclamo de incremento “muy superior al 35 por ciento”. También pide una cláusula de revisión, y cuestiones propias de la Provincia que “aún no han tenido respuesta”, como los “salarios adeudados del 2013”, entre otras. 4.860 La Junta Ejecutiva de Ctera, integrada por representantes de todas las provincias del país, definió que pedirá un piso salarial de 4.860 pesos, retroactivo a febrero y a pagarse en el primer semestre del año. Ese monto implica una mejora del 42% respecto al actual salario inicial del sector

Comentá la nota