“Cuando contratan a los porteros de edificios, una de las condiciones es no afiliarse”

“Cuando contratan a los porteros de edificios, una de las condiciones es no afiliarse”
El secretario gremial de SUTERyH, Pedro Echebarne, lamentó las trabas que algunas administraciones les ponen a los encargados de edificios una vez que empiezan a trabajar.
La lucha sindical no sólo pasa por obtener salarios más rentables para sus trabajadores. La búsqueda constante de mejores condiciones laborales y la posibilidad de afiliarse, para que conozcan en detalle sus derechos, son otras de las improntas manifiestas.

Justamente, Pedro Echebarne, secretario gremial de SUTERyH, lamentó que una de las condiciones para ingresar a trabajar sea no afiliarse al sindicato, como si eso fuera un pecado.

-Antes, el encargado era el auxilio de cualquier inquilino y propietario. Ahora, ¿cambió esa imagen?

-Cambió mucho. Más que nada por un tema económico. Por ejemplo, está muy de moda la contratación de empresas de limpieza. Que, en sí, les sale más barato que tener un encargado. Pero no es el único problema: la contratación es de cuatro horas. Entonces, ahí nace el problema de los propietarios con el encargado. Empiezan a ver las expensas, cuánto gana, se preguntan por qué trabaja sábado y domingo. Lo más cómico es que ha habido casos donde, una vez contratada la empresa de limpieza, volvieron a llamar al encargado porque el edificio se hacía inmanejable. Actualmente, Mar del Plata tiene unos 4 mil edificios, de los cuales la mitad de los trabajadores no está afiliado a SUTERyH.

-¿Por qué pasa eso?

-Porque cuando toman al encargado, una de las condiciones pasa por no afiliarse al gremio. No pasa en todas las administraciones, por supuesto, pero hay muchas que sí lo hacen.

También Echebarne se mostró preocupado por la no construcción de una vivienda para los encargados, sobre todo en los edificios nuevos, más allá de que exista la categoría del encargado sin vivienda.

En consecuencia, desde el gremio adelantaron que están trabajando en un proyecto para que “las nuevas construcciones las tengan obligatoriamente”. Proyecto que primero debería ser aprobado en el Concejo Deliberante de General Pueyrredon, donde buscarán “prohibir” la venta o alquiler de esas unidades. Antecedentes en Capital Federal y/o algunos municipios de la Provincia avalan el pedido.

En la misma línea, Echebarne subrayó que “cuando el encargado termina su trabajo, hay muchas administraciones pícaras que le dicen a los consorcistas que alquilen la vivienda. Eso no se puede. Está prohibido. La portería está declarada como un espacio común”.

Además hizo foco en otra problemática: “Cuando hay edificios con más de 25 unidades (departamentos), hay que poner un ayudante de media jornada. Y cuando tienen más de 35, es necesario un ayudante de jornada entera. Nadie lo cumple. Entonces, un encargado tiene que hacer el trabajo de dos personas”.

-¿El encargado está facultado para alquilar departamentos?

-No. Sucede por la confianza que tiene el propietario con el encargado. Prefiere dárselo a él que a una inmobiliaria. Es una actividad del Martillero y Corredor Público.

No obstante, en compañía de los apoderados del gremio, Héctor Seri y Oscar Serodino, coincidieron en que “el acto de contratar es una libertad de raigambre constitucional. Lo único que nosotros les decimos a los encargados es que ellos deben tener la autorización por escrito de los copropietarios. Si la tiene, nadie se puede oponer. Cada un contrata con quien quiere”.

-En cuanto al acoso laboral, ¿el afiliado se acerca al gremio a plantear su problemática?

-Siempre está el temor en aquella persona que recién comienza a trabajar y el acoso ya se hace presente. Tiene miedo, pero finalmente no duda al venir hasta el sindicato. Se da mucho en Mar del Plata por la cantidad de edificios que tenemos en la ciudad y la cantidad de gente que vive ahí. En mi caso, fui encargado durante 37 años y no digo que antes no ocurrían este tipo de situaciones, pero nada que ver como ahora.

Comentá la nota