“Cuando el Gobierno no escucha, la protesta es la vía para conseguir respuestas”

“Cuando el Gobierno no escucha, la protesta es la vía para conseguir respuestas”
Con esas palabras, el vocero del Frente Intersindical, Jesús Pellasio, salió al cruce de las expresiones del ministro Edmundo Jiménez, quien había cuestionado la movilización anunciada por los gremios disidentes para mañana. El sector está dispuesto a dialogar, aunque advirtieron que si no son convocados seguirán adelante con su lucha.
El Frente Intersindical de Tucumán, que integran la CTA disidente, la CGT, ATE y municipales del Interior, entre otras entidades distanciadas con el Gobierno, realizará un plenario este mediodía, en la sede del gremio de Visitadores Médicos (avenida Sáenz Peña 570), para tomar una decisión respecto a la movilización convocada para mañana.

El sector reclama, entre otros aspectos, un salario mínimo, vital y móvil de 5 mil pesos, la eliminación del impuesto a las Ganancias, el pago de asignaciones familiares sin tope, la derogación de la Ley Antiterrorista y medidas contra la inflación y el trabajo en negro.

El último fin de semana, en diálogo con EL SIGLO, el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, dijo que se está analizando el petitorio que elevó el FIT el último viernes, aunque cuestionó el hecho de que el sector haya anunciado una marcha a la plaza Independencia antes de recibir una respuesta oficial.

"Vamos a estudiar el petitorio y se verá qué tipo de respuesta se puede dar. Pero no corresponde hacer ningún tipo de movilización, porque los reclamos y pedidos se hacen por otra vía. Hacer una marcha como la que anunciaron sería una excusa de este sector para protestar", había advertido el funcionario. Además, Jiménez aclaró que "muchos de los aspectos que plantean desde ese sector tiene que ver con cuestiones más bien nacionales" por lo cual, adujo, la Provincia no estaría en condiciones de dar respuesta a los mismos.

Réplica sindical

Los dichos de Jiménez generaron una rápida respuesta del FIT, que ahora espera una convocatoria por parte del Poder Ejecutivo, a partir de los dichos del Ministro.

"Si nos convoca el Gobierno podríamos posponer la marcha, porque nuestra vocación es de diálogo y no buscamos la confrontación. Lo que sí, esperamos que nos reciba el gobernador José Alperovich, que es a quien le pedimos una audiencia, porque es el único que está en condiciones de dar respuestas a nuestros planteos", dijo ayer a este diario Jesús Pellasio, referente de la CGT y vocero del Frente.

El dirigente precisó que en el plenario convocado para hoy se va a definir si la movilización se realiza o no. "Si el Poder Ejecutivo nos convoca, vamos a ir a la Casa de Gobierno para analizar las respuestas y ver los pasos a seguir, pero si no nos convocan seguiremos adelante con las medidas anunciadas", precisó.

Además, aclaró que este mediodía el sector evaluará su "adhesión a la protesta nacional convocada por la CGT y la CTA para el miércoles, con la posibilidad de que viaje un grupo de representantes nuestros a Buenos Aires".

De todas maneras, Pellasio criticó los dichos del titular de la cartera política y encargado de las negociaciones con el sector gremial respecto al accionar del FIT. "Esta respuesta del Gobierno a través del diario demuestra que no quieren que nos unamos como entidades sindicales que tenemos los mismos objetivos y reclamos en defensa de los trabajadores", opinó.

Sin respuestas, habrá protestas

El dirigente recordó que "acá están representadas la CGT, la CTA y muchos otros sindicatos que deben ser tenidos en cuenta. Vamos a hacer lo que corresponda para que se escuchen nuestros reclamos, y si eso implica movilizar, lo vamos a concretar, porque se trata de una medida que está contemplada en la Constitución Nacional. Cuando el Gobierno no escucha, la protesta es la vía para conseguir respuestas, y estas no son excusas", disparó Pellasio, en réplica a Jiménez.

El dirigente consideró que con la postura adoptada por el Ministro de Gobierno el PE "busca ejercer una presión, a la que se le va a responder con más deliberaciones y nuevas medidas. Seguiremos peleando para que se nos de una respuesta a los puntos planteados", advirtió.

Sobre la aclaración de Jiménez sobre el carácter nacional de varios de los planteos realizados por el sector, cuya resolución no estaría en manos del Gobierno provincial, Pellasio aclaró que "en el documento entregado a las autoridades nosotros separamos los puntos que se consideran como del orden nacional y los del plano local".

A propósito, puntualizó que "acá hay reclamos estrictamente sociales y laborales que tienen que ver con una realidad provincial, porque no hay políticas antiinflacionarios ni para combatir empleo en negro e infantil por culpa de la burocracia que existe en la Secretaría de Trabajo, que no realiza las inspecciones como corresponde".

En el mismo sentido, el referente del FIT planteó que "hay miles de trabajadores en negro en el Estado, no solo en los municipios y comunas, sino también en el propio Ejecutivo, con cientos de empleados contratados y precarizados, lo que demuestra que no está trabajando el Gobierno contra la informalidad laboral".

Para finalizar, Pellasio aseveró que "es mentira que el Gobierno no actúe de manera autoritaria y que no interfiera en la vida sindical, porque así como manejan la Justicia y la Legislatura también quieren hacer lo mismo con el movimiento obrero, y eso es evidente en Tucumán. Pedimos respeto por la división de poderes y la no interferencia del gobierno en la vida sindical", completó.

El diputado Juan Casañas defendió la lucha del Frente Intersindical

El diputado nacional por Tucumán, Juan Casañas (UCR), salió en respaldo a las medidas de acción anunciadas por el Frente Intersindical de Tucumán (FIT) y que fueron cuestionadas por el Poder Ejecutivo (ver nota central).

"No es el gobierno quien dice o decide quiénes representan auténticamente los intereses de los trabajadores salvo cuando se refiere y prefiere a cierta dirigencia que ha sido adocenada y atada a un morral a cambio de la inacción sindical. Y así le va al trabajador, que muchas veces se siente traicionado y por ello busca dirigentes dispuestos a luchar por sus intereses como los que conforman el FIT", disparó el parlamentario opositor.

Casañas, en respuesta a las declaraciones del ministro Edmundo Jiménez, advirtió que "el Gobierno no entiende que la movilización es la única herramienta que tienen los trabajadores para hacer escuchar sus reclamos. Al gobernador Alperovich le molesta que tucumanos salgamos a la calle a expresar o reclamar políticas de Estado", espetó.

Por otro lado, el diputado radical opinó que "a los reclamos de temas como la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, la aplicación inmediata del pago del 82% para los jubilados, la derogación de la Ley Antiterrorista, o un salario mínimo, vital y móvil de 5 mil pesos; el Gobierno los considera cuestiones nacionales para desentenderse de ellos cuando en realidad debería hacerlos suyos e instruir a sus diputados y senadores nacionales, a los legisladores oficialistas, a todos sus genuflexos que acompañen esta lucha para comenzar a tener un Tucumán digno y para todos", espetó.

Para el representante tucumano en la Cámara baja, "muchas veces la única lucha que hace el Gobierno es desde la AFIP o la Secretaría de Trabajo y consiste en perseguir a quienes protestan o se suman a otra movilización, pretendiendo frenar coercitivamente toda actividad opositora. A esto lo padece a diario la actividad agropecuaria y, para el caso, quienes apoyamos a los trabajadores de la Intersindical", acotó.

Finalmente, planteó que como diputado se ve en "la obligación de estar junto a estos trabajadores y a todo sector que se sienta desprotegido o abandonado por este Estado, que carece de capacidad para atender las cuestiones más básicas de la sociedad".

Comentá la nota