“Cuando no haya seguridad, levantaremos los controles”

“Cuando no haya seguridad, levantaremos los controles”
Desde el SUOEM pidieron seguridad para los inspectores de Tránsito, dado que sufrieron dos agresiones en los últimos días. El secretario general adelantó que si no están dadas las condiciones, levantarán los controles

Hay dos tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les que tie­nen car­pe­ta mé­di­ca co­mo con­se­cuen­cia de las agre­sio­nes re­ci­bi­das en la ca­lle por ve­ci­nos iras­ci­bles.

Tras el úl­ti­mo he­cho, ocu­rri­do el lu­nes, des­de el Sin­di­ca­to Uni­co de Obre­ros y Em­plea­dos Mu­ni­ci­pa­les (SUOEM) pre­sen­ta­ron una de­nun­cia a la Jus­ti­cia y exi­gie­ron al ti­tu­lar del área las con­di­cio­nes mí­ni­mas que ga­ran­ti­cen la tran­qui­li­dad de los tra­ba­ja­do­res mien­tras ha­cen los con­tro­les en la ca­lle.

“El mar­tes a la tar­de nos reu­ni­mos con to­do el per­so­nal de Trán­si­to y acor­da­mos re­cla­mar se­gu­ri­dad. No es­ta­mos ha­blan­do de au­men­to, si­no de cui­dar la in­te­gri­dad fí­si­ca de los com­pa­ñe­ros”, di­jo Ru­bén Que­ve­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio.

Por esa ra­zón, se co­mu­ni­có con el responsable de Seguridad Ciudadana, Héc­tor Ber­sa­no, y man­tu­vo una reu­nión con las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

“Pe­di­mos co­nos, cha­le­cos nue­vos y más adi­cio­na­les de Po­li­cía. Cuan­do se ha­cen con­tro­les gran­des, no pue­de ha­ber un só­lo agen­te. No al­can­za”, in­di­có.

Por esa ra­zón re­sol­vie­ron es­tar en aler­ta y an­te ca­da con­trol en el que no es­té ga­ran­ti­za­da la se­gu­ri­dad, “el en­car­ga­do sa­be que tie­ne que le­van­tar­lo”, di­jo.

Pi­dió a la ciu­da­da­nía res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con­du­cir y evi­tar así las in­frac­cio­nes que siem­pre son el mo­ti­vo de las pro­tes­tas y las agre­sio­nes.

“Ano­che -por el miér­co­les- es­tu­ve vien­do los con­tro­les y los mu­cha­chos ya te­nían los co­nos, el cha­le­co y el adi­cio­nal”, re­mar­có.

Los he­chos

“Los in­sul­tos ya son nor­ma­les, pe­ro las agre­sio­nes se es­tán re­pi­tien­do y eso es preo­cu­pan­te”, in­di­có Que­ve­do.

Una de las úl­ti­mas ocu­rrió el vier­nes, cuan­do agre­die­ron al ins­pec­tor Juan Pon­ce, en un con­trol so­bre bu­le­var Sar­mien­to. “En esa opor­tu­ni­dad, el co­che se dio a la fu­ga, lle­van­do por de­lan­te a Pon­ce y con el fa­ro le hi­zo un ta­jo en la ma­no”, re­la­tó.

El úl­ti­mo he­cho fue el lu­nes, cuan­do dos jó­ve­nes a quie­nes el ins­pec­tor -y de­le­ga­do- Héc­tor Pe­rey­ra les re­tu­vo la mo­to por fal­ta de cas­co, se re­ti­ra­ron del lu­gar co­mo pa­ra ir a bus­car el mismo, pe­ro des­de las vías le arro­ja­ron pie­dras.

Con el tra­ba­ja­dor en el sue­lo, pro­duc­to del gol­pe, los chi­cos vol­vie­ron y se lle­va­ron la mo­to que es­ta­ba re­te­ni­da.

Hoy, Pe­rey­ra tie­ne cin­co días de re­po­so y la ca­ra mo­re­tea­da, mien­tras que Pon­ce si­gue con car­pe­ta mé­di­ca y una ma­no ven­da­da. No quie­ren que es­to su­ce­da más.

Comentá la nota