“Cuando un trabajador muere nos cabe una responsabilidad”

“Cuando un trabajador muere nos cabe una responsabilidad”
El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, se refirió a la muerte del empleado del EPEN. Sobre el conflicto, dijo que se trasladaron cuestiones políticas que no lo permitieron resolver a tiempo.

“Cuando un trabajador muere decimos que nos cabe una responsabilidad porque sería necio querer negarlo o no decirlo”, afirmó el secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, en referencia al fallecimiento del obrero del EPEN Jorge Villalba.

En relación al conflicto, dijo que se trasladaron cuestiones políticas y que aparecieron “factores extras” que prolongaron las negociaciones en el tiempo.

En otro orden, se refirió al quiebre en el UNE por la postura de los diputados Raúl Dobrusín y Alfredo Marcote de pasarse al partido nacional Unidad Popular que impulsa Víctor de Gennaro y que cuenta con el aval de uno de los fundadores de UNE, Julio Fuentes.

“Creo que no le están siendo fieles al UNE, por lo que tendrían que dejar ese lugar para que asuman otros compañeros”, sentenció el gremialista.

En cuanto al 2012, lo definió como un año “de mucha pelea y crecimiento de ATE” en el cual se afiliaron mil trabajadores y donde, por primera vez, se realizaron ocho cortes de ruta en forma simultánea en toda la provincia.

¿Quién se hace responsable de la muerte del obrero del EPEN?

Lo hemos discutido en el marco de la conducción y nosotros no podemos hacernos los distraídos y mirar para otro lado. Cuando un trabajador muere decimos que nos cabe una responsabilidad porque sería necio querer negarlo o no decirlo. Nosotros arbitramos los medios para defenderlo de las acusaciones de sabotaje, pero más allá de eso, entendemos que tenemos una responsabilidad. El Gobierno también tiene su cuota de responsabilidad por haber dejado llegar el conflicto hasta ese punto por retrasos en las discusiones porque cuando las mesas de diálogo están abiertas nos vamos a poner de acuerdo. Se tardó en convocar a los espacios de negociación y se llegó a esta situación en la que con mucho dolor perdemos a un compañero.

¿Qué pasó en ese conflicto?

No había situaciones similares desde hace años en el EPEN. Hubo diferencias y factores extras que hicieron que se estirara el conflicto en el tiempo y no se resolvieran en el momento debido. Se trasladaron cuestiones políticas al conflicto, lo que se vendió como una interna sindical aunque no fue así. Los trabajadores estaban con un reclamo genuino que era la recomposición salarial y por ahí otros actores se confundieron. La conducción de ATE siempre fue respetuosa de lo que resolvieron las asambleas y la Junta Interna que comandó esas asambleas. Al final, tomamos posición más firme respecto al conflicto porque creíamos que había que buscar un parate a la cuestión salarial y poder seguir discutiendo la cuestión de fondo.

¿Quiénes se confundieron y qué buscaron los representantes del EPEN hablando de internas en un plenario que se hizo en la calle con la participación del secretario general de ATE Julio Fuentes y el diputado Raúl Dobrusín?

Tal vez buscaron tener una adhesión mayor para ese partido que quieren construir. (Se refiere al partido Unidad Popular). Y en eso se metió a la gente. Marcote es integrante de la junta interna, pero el diputado Dobrusín tuvo alguna injerencia cuando sabemos que no tiene relación con nuestra organización porque se alejó totalmente. Su participación y la de alguno más alejado de la realidad de los trabajadores, con una visión distinta, hizo posible que el conflicto se alargue.

Participó en las últimas dos negociaciones. ¿La conducción de ATE pensaba en que había que arreglar porque la situación no daba para más?

Seguro, porque en un momento y a pedido de los trabajadores intervenimos para contribuir a encontrar un arreglo en lo salarial y dejar la puerta abierta par discutir cuestiones de fondo que interesan a la empresa. Acá, hay trabajadores que quieren saber por qué el vaciamiento o cuál es la política que vamos a impulsar los trabajadores para que se logre el cobro de la deuda con las cooperativas que es parte del financiamiento con el que la empresa va a tener un mejor servicio, va a estar equipada y que va a allanar la discusión salarial.

¿Le molestó que los diputados de UNE se pasen al partido nacional Unidad Popular?

Hay compañeros que decidieron que hay que construir la nueva fuerza. Están en la libertad de hacerlo, pero tienen que ser respetuosos de la fuerza política por la que llegaron a los cargos que ocupan. Si están construyendo otra fuerza dejarán el partido que los llevó. Si el UNE los llevó ahí, deberían discutir en el UNE y no crear otra fuerza política. Creo que no le están siendo fieles al partido, por lo que tendrían que dejar ese lugar para que asuman otros compañeros. Si uno llega por una fuerza política debe ser respetuoso de la misma y no aprovecharse de la situación.

En 2012 hubo tres incidentes ente trabajadores y la Policía donde el motivo de la represión fueron las gomas quemadas. ¿Esa forma de protesta va a continuar?

Nosotros vamos a seguir llevando adelante lo que resuelvan los trabajadores en asamblea. Somos respetuosos de los mandatos. Se dieron por primera vez casos de represión que fueron innecesarios. Tal vez, algunos funcionarios pensaron que nos podían disciplinar en ese sentido y se demostró que no se podía. La mejor forma de resolver el conflicto social es sentándonos en una mesa y sincerar los números que era el relamo en esos momentos. Al margen de la represión, lo que buscamos siempre fue constituir una mesa de diálogo y cuando se conformaron esos espacios pudimos llegar a acuerdo. Fue innecesario aplicar la fuerza pública.

¿Que análisis hace de la aparición de la coordinadora de gremios estatales?

Fue una cuestión del Gobierno que anunciaba que era imposible recomponer salarios. ATE discutió sobre el presupuesto provincial, donde demostramos que sí había posibilidades. Como veían que en el marco de la CTA y ATE se daba ese debate, el gobierno creó una coordinadora con la intención de aislarnos y dejarnos solos tildándonos de violentos y que no contribuíamos a la paz social. La mayor satisfacción fue haber hecho desaparecer a la organización que venía de la mano del Gobierno. No eran organizaciones que decidieron representar a sus compañeros, sino que era una orden emanada de algunos ministros para intentar aislarnos, pero la capacidad de movilización de ATE dio por tierra esa coordinadora de gremios que duró una marcha y luego desapareció abandonando a los trabajadores.

¿Cómo evalúas el 2012, donde la discusión salarial se inició en enero y finalizó en diciembre?

Fue un año de mucha pelea y crecimiento de ATE producto de los conflictos y la organización durante el año. Hemos tenido más de mil nuevos afiliados. Un ejemplo es en Educación donde más de 500 compañeros ingresaron al sindicato. También estuvo la inclusión de RTN como nuevo sector y la representación en la Legislatura provincial. En cuanto a la conflictividad que existió durante el año creo que disminuiría si se crean espacios de diálogo para discutir una pauta salarial anualizada y políticas de Estado en relación con los trabajadores.

Comentá la nota