Daniel López advirtió que “son momentos cruciales para el sindicalismo argentino”

La Confederación General del Trabajo (CGT) elegirá su nueva conducción el próximo 12 de julio. En este marco, el titular de los Madereros e integrante de la conducción gremial en Tandil, Daniel López, lanzó que “va a haber un consenso” y que “la madurez del movimiento obrero va a perdurar”, más allá de las diferencias entre los distintos sectores.
De cara a la elección de la nueva conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT), que se realizará el próximo 12 de julio, el titular de los Madereros e integrante de la conducción gremial a nivel local, Daniel López, manifestó en diálogo con El Eco Multimedios, que “se está trabajando estratégica y fuertemente para lograr la unidad”, aunque reconoció que “siempre hay disidencias”.

Explicó que “hay que tener en claro que son momentos cruciales para el sindicalismo argentino, más cuando Moyano (Hugo) en este último período ha salido con un discurso donde habla sobre las necesidades de cambiar algunos roles que hacen a las mejoras de los trabajadores”.

Anticipó que “el 12 de julio va a haber un consenso, más allá de las diferencias que hay -si no hay diferencias no hay debate- y en él tienen que salir las coincidencias, y en esto la madurez del movimiento obrero va a perdurar”.

López reconoció además que “es bueno que los mismos trabajadores se den cuenta cuáles son las situaciones en las que se han diferenciado los distintos sectores”. Respecto a esto, señaló que “Moyano ha tenido una cordura, una postura firme de no consensuar algunas reglas, ya que estos mismos sectores que hoy hablan y ahora están en la oposición, son los que aceptaron en la Cámara de Diputados aquella famosa ley de trabajo, donde se regalaron muchos convenios que iban en contra de los mismos trabajadores”.

El modelo

Según el titular de Madereros, esto provoca que “todavía haya sectores que se resisten a un cambio donde si bien hay que hacerle ajuste al modelo, nos permitió poder estar mejor y recuperar algunas situaciones como las paritarias, que no existían. Este modelo nos permitió eso y obviamente eso trae aparejadas estas diferencias –hasta ideológicas- de cómo empezar a debatir en torno al rol de la CGT y porqué ésta tiene a veces un discurso un poquito duro”, pero reconoció que “es lo que se necesita porque si no estaríamos hablando de obsecuencia, y no es nada bueno”.

El debate en Tandil

En cuanto a la situación sindical local, y del porqué no se puede lograr la unidad en Tandil, López contó que “estamos trabajando fuertemente –acá en Tandil nos conocemos todos- los secretarios generales siempre hemos tenido un acercamiento por distintas situaciones, entonces creo que más allá de todo la discusión tiene que estar en el debate y el consenso de ideas”.

Por último, explicó que “presentamos un proyecto que era distinto al que tenían otros compañeros, y lógicamente que se van a resistir hasta último momento porque nunca quieren aceptar que haya otro que venga con otras ideas”, al tiempo que señaló que “nosotros que ahora oficialmente estamos a cargo de la conducción de la CGT estamos trabajando para que esa unidad –aún sin ser monolítica- pueda ser y transmitir algunas cuestiones de fondo de los problemas de los trabajadores, como el tema de la vivienda, salud, seguridad, el trabajo en negro; cosas que debatiremos en conjunto para empezar a interpretar cuáles son las resoluciones para las familias de los trabajadores”.

Comentá la nota