Datos alarmantes: En Argentina seis de cada 10 jóvenes no tienen empleo formal

Datos alarmantes: En Argentina seis de cada 10 jóvenes no tienen empleo formal

“Las cifras de pobreza e indigencia en las juventudes alarman y deberán ser el reto de las políticas públicas de los próximos años”, indicó en un trabajo la Fundación SES y el Centro de Estudios Atenea, en un informe privado.

Tras un informe privado revelado el sábado, en Argentina seis de cada diez jóvenes de entre 18 y 24 años carecen de un empleo formal y el 40% se encuentran en situación de pobreza. Señalaron que la indigencia se duplicó entre 2018 y 2019, en rango de edades.

El trabajo elaborado por la Fundación SES y el Centro de Estudios Atenea, en base a estadísticas del INDEC del tercer trimestre de 2019 menciona que “las cifras de pobreza e indigencia en las juventudes alarman y deberán ser el reto de las políticas públicas de los próximos años”.

En detalle, el 10% de los jóvenes se encuentra en situación de indigencia, un 35% de entre 18 y 24 años no completó la escuela secundaria. Seis de cada 10 jóvenes no estudia actualmente, mientras que el 10% de adolescentes (16 y 17 años) directamente no asiste a la escuela. Respecto a la universidad, sólo el 27,4% de quienes pertenecen al estrato bajo lo logra, mientras que esta cifra asciende al 33,9% y 47% en el caso de los sectores medios y altos respectivamente. En los centros urbanos, la tasa de desocupación juvenil casi triplica a la de los adultos (20,7% versus 7,30%).

“El acceso a la educación básica cuenta con determinantes socioeconómicos, ya que 5 de cada 10 jóvenes de sectores bajos poseen el secundario incompleto, mientras que en los sectores altos esta relación se reduce a 3 de cada 10”, indicó el informe.

Cecilia López Chapato, socióloga y coordinadora de fundación, explicó que esta situación “dio paso a las desigualdades y ampliación de brechas de acceso y oportunidades”.

Apenas un 7% de adolescentes (16 y 17 años) se declaran activos en el mercado de trabajo, de los cuales un 20% se asume como “desocupado”. La desocupación de los jóvenes de hogares de ingresos bajos es tres veces mayor a la de los hogares con ingresos altos (31,2% vs 10,2%), según el trabajo.

López Chapato concluyó que para acceder al mercado de trabajo es necesario terminar la escuela: “La finalización del secundario es importante; la formación para el trabajo se concibe fuera y dentro de la escuela. Aquí las políticas como el Plan FinEs y Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, o las Becas Progresar, fueron clave e ilustran correctamente esta nueva perspectiva”, consideró.

Comentá la nota