"Los datos son mentirosos"

"Pretendemos recuperar lo perdido, pero el gobierno nos ofrece lo que perderemos a futuro", reflexionó Ricardo Araujo. El mayor punto de conflicto no es el porcentaje de aumento sino el plazo del acuerdo. "Lo que el gobierno plantea para todo el año, nosotros lo queremos en el primer semestre", aseguran.
En medio de la áspera disputa con los gremios estatales por el reclamo de recomposición salarial, el gobierno provincial publicó en el último Boletín Oficial los haberes vigentes desde febrero de este año para el personal de la Administración Pública. "Esos datos son mentirosos, porque ni el gobernador (Oscar Jorge) gana 15.000 pesos ni nosotros percibimos los 4.800 que dicen desde el gobierno. Un empleado de la categoría mínima está hoy en 3.800 pesos con un componente en negro, y uno de la categoría 5 (con 30 años de antigüedad) cobra alrededor de 4.200 pesos. Queda claro que un trabajador pasa toda su vida como empleado del Estado, pero avanza muy poco en términos salariales", denunció Ricardo Araujo.

El secretario general de ATE añadió que "la circulación de dinero también repercute en los comercios locales porque los estatales no se gastan la plata fuera de la provincia, sino que invierten su salarios haciendo compras en Santa Rosa".

Mientras tanto, Edgardo Gigena, delegado del área de Salud Pública, advirtió que "la actual pirámide salarial es un muy chata, porque en realidad se alcanzan los salarios que publica el gobierno con los pagos de guardias pasivas, que representan una situación de vulnerabilidad para el trabajador porque no hay una norma para otorgarlo y resulta fácil manejar al empleado de esa forma".

"Recuperar lo perdido".

De acuerdo a la conducta mostrada por el Ejecutivo Provincial, las expectativas de la Mesa Intersindical para la reunión conciliatoria del miércoles no son muy alentadoras. "Aspiramos a recuperar lo que perdimos" manifestó Araujo, para quien "el gobierno tiene que mostrar un postura superadora a la que rechazamos, porque la conciliación obliga a las dos partes, a los gremios y a las autoridades". "Nosotros aspiramos a recuperar lo que perdimos, pero el gobierno nos quiere dar lo que vamos a perder a futuro", reflexionó.

En cuanto a la negociación propiamente dicha, los estatales "no reclamamos más de lo que el gobierno ofrece, simplemente pretendemos que el porcentaje que nos quieren otorgar se formalice para el primer semestre y no para todo el año, para poder negociar luego el segundo semestre. El gobierno hace un ofrecimiento a octubre y nosotros lo queremos a junio", afirmó José Rodríguez, de UPCN.

A su turno, Aldo Bafundo, representante de los empleados legislativos (APEL), opinó que "no es un capricho reclamar un 19 por ciento para el primer semestre. En junio cobramos el medio aguinaldo y desde la Intersindical consideramos que si el aumento se otorga en ese lapso, repercutirá directamente en el bolsillo del trabajador. La discusión no pasa tanto por el número, como por el plazo" del acuerdo, concluyó.

Comentá la nota